Cultura y vida más allá del miedo al final: una nueva fe civil

Una de las preocupaciones más verdaderas/genuinas que me atormentan y que creo que a cada uno de los seres humanos debería atormentarle cuanto antes, es la de la salud del planetaEn tiempos de tanto ruido las palabras se desgastan velozmente y la realidad parece reclamar sencillez. Sí, la vida del planeta; por lo tanto, también la nuestra. La calidad de la vida, el sabor de la vida, el olor de la vida, la duración de la vida, el futuro de la vida. Que no es otra cosa que nuestro absoluto presente: el futuro hoy. Y me preocupa, supongo, porque cada vez me afectan menos las pequeñas cosas y más las grandes, pocas; y ésta es una gran cosa: la más grande que tiene entre manos la humanidad desde que tiene memoria de sí misma. Es tan grande como un elefante que tenemos a diez centímetros: no lo vemos, no sabemos lo que es.

Cuando leo los famosos e intonsos Objetivos de Desarrollo Sostenible que Naciones Unidas declararon para el mundo, me debato entre el escepticismo y la credulidad. Lo primero lo reclama el lenguaje políticamente correcto, la cierta grandilocuencia de las metas multinacionales, un aire que podríamos denominar “buenista” que atraviesa los diecisiete objetivos. Una especie de “portémonos bien” brindado al sol. Lo segundo, la credulidad, o más bien la fe, deviene obligación: necesito, necesitamos, creer firmemente en que es posible cambiar la dirección de la historia de la humanidad (Para algunos, bastaría como éxito ralentizar su evolución negativa). Cuesta creer, es cierto, que un modelo económico triunfante, ya indiscutido y sin oposición, el capitalismo, basado en la acumulación progresiva en menos manos del poder económico, y que tiene como motor el consumo desaforado y como consecuencia el incremento imparable de la desigualdad, cuesta creer, digo, que cambie de dirección o se paralice, e incluso que vaya a ralentizar su desarrollo. En su corta historia tan solo los conflictos militares mundiales han servido para desacelerar temporalmente la marcha del llamado impropiamente progreso. (Progreso, un concepto sobre el que hay que volver una y otra vez de la mano de Walter Benjamin para des-estimarlo.)

Pero necesitamos creer en que otro futuro es posible, porque sin creer en ello lo que resulta imposible es hacer algo ahora, cualquier cosa para cambiarlo; y cunde el desánimo. A menudo pienso que mezclamos conscientemente el plástico con el cristal y otros residuos en la misma bolsa no por desconocimiento, que también, sino por falta de fe. Una fe civil, claro. Lo que hagamos hoy pensando en mañana no sirve solo para el futuro, nos sirve ya hoy porque introduce algo guapo en nuestras vidas, en nuestro día a día.

Y no obstante siento que los llamados ODS son extraordinariamente importantes a pesar de lo dicho. Porque inoculan el valor del desiderátum, de lo deseable. Además, claro, del interés que tiene marcar metas cuantificables, aunque sean pocas y todos sepamos que si no se cumplen ningún culpable pagará por ello. El deseo es lo que mueve el mundo y las personas. Una buena meta, perseguir el deseo.

Leave a Comment

Filed under Sin categoría

Retorno a las no andadas

Retomo el blog como expresión de opinión ante lo que vivo con un cierto vértigo, después de casi un año sin visitarme a mí mismo. No, no ha sido por falta de temas: sobran cuestiones sobre las que lo difícil es no tener una opinión. Tal vez explique el silencio una especie de “fatiga de alma” producida por mi propia inadecuación a unos tiempos que circulan demasiado rápido sobre lo inane y extraordinariamente despacio sobre lo verdaderamente importante. ¡Qué difícil es atender al verso de Machado: ¡A distinguir me paro las voces de los ecos…!

Quizás me sobraba arrogancia para opinar y proponer soluciones y me faltaba humildad para re-conocer mi debilidad, mi fragilidad, mi pequeñez para aplicarlas.

Ese tiempo no ha pasado, pero sí me siento capaz de hablar de algunas cosas, tal vez desde otra posición, desde la del observador sentado en el banco que, ante el atisbo del más mínimo encono en su mirada, cambia la posición de la cabeza para que sus ojos se detengan sobre otras cosas. O para renovar la mirada. ¡Hay tanto que ver, que disfrutar, que vivir, que compartir, de lo que charlar!

Así que valga esta mínima entrada para anunciar que vuelvo a las andadas, o mejor, a las no andadas. A escribir sobre la cultura, entendida ampliamente, pero cambiando constantemente de posición y de perspectiva.

Hasta mañana

2 Comments

Filed under Sin categoría

Hoy es fiesta… de supervivencia

_MG_2035

Déjenme hoy hablarles de algo que vivo de una manera muy personal. Hoy celebramos la fiesta del Kit de supervivencia elmuro 2018. Ya van 12 años produciendo ese regalo que elmuro hace a sus amigos cada fin de año y que persigue alimentar el alma con fragmentos elegidos de obras de teatro, novelas, ensayos o poemas, cosechados a lo largo de todo el año. Un compendio y una loa a la diversidad, en el que, además del español,  están presentes el euskara, el catalán y el gallego.

Cuando alguien me pregunta que porqué una empresa, una pequeña empresa cultural, gasta energía y dinero en producir varios miles de estos regalos, mi única explicación de fondo es que el Kit dice más lo que es elmuro que cualquier web, cualquier anuncio, cualquier campaña de comunicación o cualquier presentación. Dice que somos una empresa en cuyo ADN está dar y aportar valor a todos cuantos se acercan a nosotros. Sin avergonzarnos. Nos gusta hacer bien nuestro trabajo, sí, pero nos gusta dejar recuerdo bueno a las gentes aunque simplemente pasan a nuestro lado. Algo así como perfumarse para que a quienes rocemos les demos un segundo de alegría; algo así como tener limpia la terraza por galantería con la luna, que es la única que la ve limpia.

Este año el Kit de supervivencia se hace por primera vez solidario: quien quiera comprar uno o varios kits para regalar sus mensajes a sus amigos podrá hacerlo comprándolos, y el beneficio irá a la Asociación de escritores solidarios Cinco palabras, impulsada por Mar Olayo, que destina los recursos que consigue a apoyar causas que lo merecen. Caídos del Cielo, otra ong orientada a combatir desde el teatro la exclusión social cuenta también con nuestro apoyo.

Y lo hacemos en el teatro Tribueñe, esa coqueta sala en la que el amor apasionado al teatro de sus habitantes se junta con exquisita armonía con su arte para dar espectáculo únicos, personales, de una belleza inaudita.

Unos versos de Claribel Alegría en el Kit para terminar: “Es extraño este huésped/ este amor,/ cuanto más me despoja/ más me colma.”

Sí, para nosotros hoy es fiesta.

1 Comment

Filed under El Blog Cultural de Robert Muro

Apenas un año para ponerlo en marcha: El Consejo Municipal de Cultura como expresión de la participación en el común

participacion-ciudadana-elmuro

El impulso de la participación de los ciudadanos en la actividad política, más allá de los periodos electorales, es un signo inequívoco de democratización profunda en los modos de hacer política. El nivel de participación estable y activa es el verdadero termómetro de la democracia municipal. En cultura no se han dado pasos reales en esta dirección, porque el camino es largo y lento, y porque la participación suele tornarse incómoda para los poderes cuando, más allá de ser noticia, se profundiza en su práctica. En realidad, la participación efectiva se traduce en que el control externo a la gestión política se incrementa por parte de los ciudadanos, se descentraliza, lo cual es inquietante para los políticos. Un ejemplo: nos encaminamos ya hacia el final del tercer año de gobierno de Ahora Madrid, y no se ha dado un solo paso en la constitución del Consejo Municipal de Cultura. Un organismo que reúna las voces representativas, personales y organizativas, activas en cultura; que pueda actuar de fuerza de asesoramiento y debate previo para enriquecer propuestas e incluso para generarlas; que pueda proponer reformas al equipo de gobierno; que rinda su supervisión sobre la acción política municipal. Un Consejo que actúe como voz viva y activa de la ciudadanía entre elección y elección. Y veintiún consejos más: cada distrito de Madrid debe contar con su estructura participativa permanente, que aporte vida en cada barrio y acerque y descentralice hacia ellos la capacidad de intervención ciudadana.

Todavía estamos a tiempo, y sería una verdadera aportación que el Ayuntamiento constituyera el Consejo de Cultura de Madrid antes de las próximas elecciones municipales. Implicar establemente a unos cientos de personas en la marcha del común no es baladí.

 

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos en twitter @elmuroenred o dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook )

1 Comment

Filed under El Blog Cultural de Robert Muro, Políticas culturales

La democracia municipal y participación: mucho más que el voto.

Ciudadania_participacion_elmuro

El concepto de participación política tiene en el ámbito municipal un territorio casi virgen por explorar, algo así como el corazón de África en el siglo XIX. Es, la ciudad, el escenario posible y apropiado para desarrollar experiencias y prácticas en las que los ciudadanos jueguen un papel relevante. La participación no es solamente una actividad consistente en la recogida de opinión o el voto en momentos puntuales sobre aspectos concretos de la gestión: eso es bueno, y el Ayuntamiento de Madrid ha dado pasos adecuados en esa dirección, aunque con poco calado y un tanto formales. Es, también, la cesión orgánica y organizada de cuotas de poder, que pasan a estar descentralizadas y en manos de los ciudadanos directamente. Y si me apuran, todavía más importante, en esencia la participación es una práctica que contribuye a “hacer” ciudadanía, a formar ciudadanos.

En mi opinión, en los procesos participativos, lo verdaderamente importante es informarse, entender, acercarse al cómo se toman las decisiones, al cómo se manejan los presupuestos, a la profundidad más que a la superficie. Ello llevará a que los ciudadanos que acudan a esos procesos, sean más cada vez y más “ciudadanos”: gentes críticas y con opinión que contribuirán sin duda a hacer de la vida política territorio de regeneración, mucho más allá del voto cada cuatro años.

Porque entender la participación únicamente como el número de personas que en vivo o a través de internet han elegido entre una o varias alternativas prefiguradas, y no siempre de sencilla diferenciación, es una apuesta por la superficialidad y la nadería. O la manipulación.

P.S: ¡Última hora! ¡Último ejemplo! El Pacto de Gobierno del Ayuntamiento de Barcelona se acaba de romper. Ada Colau (por cierto, sin siquiera dar su opinión públicamente sobre el tema), sometió a votación de los inscritos en Barcelona en Comú, la continuidad del acuerdo. Votaron a favor de romper el pacto 2.059 personas y 1.736 por mantenerlo. Votaron menos de la mitad de los inscritos en Barcelona en Comú, que son una minucia sobre el número de todos sus votantes, y esos pocos decidieron la ruptura de un acuerdo clave para la estabilidad de una gran ciudad y millones de ciudadanos. En mi opinión ese concepto de democracia y participación es un fraude y una manera de malbaratar la democracia como principio profundo, no utilitarista.

3 Comments

Filed under El Blog Cultural de Robert Muro, Políticas culturales

¿Recuerdan a Santiago Eraso? Cristalino…

exdirector-arteleku-santi-eraso_ediima20150328_0312_24

En este repaso evaluativo que vengo realizando sobre lo hecho en cultura por el gobierno municipal de Madrid, resulta inevitable hablar de la transparencia, como decía en el post anterior. Y con ella, del caso de Santiago Eraso. Eraso, gestor de instituciones culturales con una muy larga y apreciada trayectoria, llegó a Madrid Destino, Cultura, Turismo y Negocio, empresa pública de gestión del Ayuntamiento de Madrid, de la mano del equipo de Ahora Madrid tras las elecciones. Quienes le nombraron buscaban que aportara mirada estratégica, y que pusiera coto a la gestión privada de la cultura y a la conversión de los equipamientos municipales de Madrid esencialmente en recursos para multiplicar ingresos.

Lo preocupante no es tanto que de su casi año y medio de trabajo no haya quedado apenas nada; bueno, más allá de sus controvertidas opiniones o las medidas en torno a la cabalgata de Navidad. Con nada, me refiero a que Madrid Destino sigue donde estaba: una estructura ciclópea, sin el más leve rasguño; que ni siquiera se dio a conocer el Plan Estratégico que preparó para la entonces concejala de Cultura, Celia Mayer, y que no llegó a ver la luz.

El fichaje estrella del equipo de Manuela Carmena, que como dije entonces sin acritud (porque conocía los tiempos en que los nuevos responsables municipales se movían), llegó por designación directa, sin convocatoria ni contrato programa, hizo mutis por el Foro como si llevara zapatillas de felpa, sin el más mínimo ruido y sin dar explicaciones a la ciudadanía. Ni él, ni quien le nombró. Un caso más, éste en la izquierda, que muestra lo extraordinariamente fácil que es predicar, y lo enormemente difícil que es dar trigo. Transparencia, bendito deseo.

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos en twitter@elmuroenred o dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook )

Leave a Comment

Filed under El Blog Cultural de Robert Muro, Políticas culturales

¡Todavía quedan más naves en el Matadero! Se ceden a buen precio y sin explicaciones.

n_sandretto_nave9_matadero_elmuro

Hace apenas un mes buena parte de los ciudadanos de Madrid conocieron la existencia de una fundación italiana dedicada a la cultura y el arte de nombre sugerente aunque extraño: Sandretto Re Rebaudengo. Algunos, estos ya muchos menos, entre los que me encuentro, se escandalizaron porque a esa fundación se le entregaba una de las deseadas naves del Matadero, la 9, a cambio de la rehabilitación, cien obras de arte y algunos programas pedagógicos… por cincuenta (50) años. El problema, (pequeño: una minucia -como ya nos estamos acostumbrando a aceptar que son todos los grandes problemas-), es que llegó sin concurso, sin conocimiento por la ciudadanía, sin debate político, sin nada, y en menos de tres meses desde la primera noticia hasta la firma del contrato.

Mar Espinar, la concejala socialista, en una suavísima crítica decía que debían ser “los madrileños los que decidan qué hacer con sus espacios públicos”, y reclamaba concurso y transparencia. Yo ya casi me conformo con una amplia información previa y debate público, que uno cada vez pide menos.

Sí, la transparencia en la vida pública española deja mucho, pero mucho que desear. Y quien debería dar ejemplo, lo elude en cuanto toca poder, olvidando que en democracia, las formas lo son casi todo. Seguiremos con este tema.

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos en twitter@elmuroenred o dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook )

Leave a Comment

Filed under El Blog Cultural de Robert Muro, Políticas culturales

Carmena, ¿concejala de cultura?

elmuro_Carmena

¿Sabían que Manuela Carmena es la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Madrid? Sí, desde que “dimitió” a la anterior concejala, Celia Mayer, para hacer frente a su ideologizada gestión, y a las múltiples acusaciones de incompetencia y las meteduras de pata que la perseguían, la alcaldesa reunió bajo su vara de mando el área de cultura. A nadie se le escapa que es una mala solución, y que entre la ciudadanía preocupada por la cosa cultural cunde desde hace tiempo la convicción  que esa cartera no puede estar bien gestionada debido a los múltiples esfuerzos que requiere la dirección general de un Ayuntamiento como Madrid. A Manuela se le perdona casi todo.

¡Era tan necesario un cambio político en el ayuntamiento! No quiero ni pensar dónde alcanzaría el grito si un alcalde de cualquier otro signo hubiera hecho esto. No resta responsabilidad recordar, una vez más, que su equipo no se formó pensando en gobernar, y que el gobierno le cayó encima de milagrito del Niño Jesús. Los ciudadanos han ido pagando la cualificación en gestión pública de buena parte de sus ediles a base de prueba y error; y un programa que han ido improvisando sobre la marcha. A los gobiernos, sea cual sea el partido o coalición que lo sustente, hay que exigirles profesionalidad, coherencia, transparencia, participación, gestión democrática… Las gentes merecen ese mínimo respeto.

Mucho me temo que Manuela Carmena seguirá asumiendo la responsabilidad sobre el Área de Cultura . Y con ello su funcionamiento a medio gas, o encomendada a contratados.

De ello hablaremos en los próximos días.

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos en twitter@elmuroenred o dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook )

2 Comments

Filed under El Blog Cultural de Robert Muro, Gestión cultural

¿Qué hay de nuevo, amigos?

Montaje6sedesMadridDestino

Más de un mes sin escribir; me desconozco, porque no será porque no hayan ocurrido cosas. Mi única explicación disponible es que estoy malito de Cataluña y no consigo levantar cabeza y distanciarme lo suficiente. Se trata de un dolor intenso de alma por el desamor que me transmite la “cosa”, y por la epidemia de frases, aseveraciones, exageraciones y banderas arrojadizas que vuelan por doquier, algunas de las cuales reverdecen la memoria de… ¡Franco!!!!! ¡Pero si ese señor lleva más de 40 años en ultratumba y nosotros otros tantos construyendo, con no pocos problemas, democracia y comunidad! O quienes hablan de él, de dictadura, represión, golpe de estado… no vivieron aquel horror oscuro del franquismo o tienen mala voluntad, porque la comparación carece de gracia. Y no sigo por ahí que me sube la fiebre.

Lo dicho, un fantasma recorre Iberia repartiendo mal rollito y desafectos a diestra y siniestra. Me sobrepondré y escribiré, como humilde aportación de continuidad. Esperemos que entre las gentes de bien seamos capaces de encauzar el lío y lamernos las inevitables heridas, y hasta acabemos brindando, al reiniciar el camino juntos, con cava del Penedés. Eso sí, he decidido escribir pero más brevemente, sobre la actualidad de la que conozco algo, la de la Cultura, con especial atención a la que tengo más cerca. El médico me recomienda que además de breves, espacie menos los post, y salga más a menudo a la calle para que me dé el aire, así que igual me tomo dos por semana, a ver si me recupero.

Abrazos para mis lectores. Y vamos con el primer post de esta nueva era.

 

Se buscan seis directores, seis, para los “contenedores” culturales de Madrid

El Ayuntamiento de Madrid acaba de convocar concursos públicos para elegir directores/as para los seis principales contenedores culturales de la ciudad, excluido el Teatro Español. Bienvenida sea la fórmula del concurso, aunque no me resisto a decir, no obstante, varias cosas respecto a este tema.

La primera, que cuando se sustancien los procesos habrán pasado 3 años de legislatura, y que, por lo tanto, tan solo quedará uno para poner en marcha la gestión de los espacios. ¿Qué han hecho hasta ahora para abordar esta cuestión clave cuando ya el tiempo se acaba?

En segundo lugar, haber acabado por las bravas con el concurso público anterior,   -el que eligió al director del Teatro Español-, abre una razonable incertidumbre sobre la perdurabilidad de estos nuevos cargos más allá de las próximas elecciones municipales. El nuevo gobierno, a poco que cambie el signo de la mayoría, tendrá fácil devolver ojo por ojo y director por director. Esperemos que, llegado el momento, talión no prevalezca.

En tercer lugar, sería deseable que los nuevos tribunales que elijan a los nuevos gestores sean indiscutibles profesionalmente e intachables en su neutralidad, que en fin sean los mejores elegidores posibles. Asegurando la no adscripción partidista y el máximo nivel de quienes decidan, se ganará en transparencia y seriedad.

Y cuarta, ¿por qué la convocatoria solo se abre a personas físicas y no a equipos? La complejidad de las tareas y objetivos de dirección, y la necesidad de hacer frente al mismo tiempo a responsabilidades relacionadas con la gestión, la programación artística, y el desarrollo de audiencias, e incluso a la financiación, hace casi imposible que sea una sola persona la que encarne esas capacidades, quedando por tanto cojo alguno de los frentes en que hoy se desenvuelve la mediación cultural.

NOTA: algún lector me informa de que han suplantado la identidad de este blog para enviarle otras informaciones. No me preocupa: quienes me leen saben de mis ideas y con aquellas con las que no “casa”.

2 Comments

Filed under Cultura, El Blog Cultural de Robert Muro, Gestión cultural, Políticas culturales, Públicos

No nos lo merecemos. NO, con mi silencio. No, amb el meu silenci

Ante la situación de enfrentamiento entre el Gobierno de Cataluña y el de España…

elmuro-mafalda

Se avecina imparable un choque de trenes comandados por maquinistas sordos a la lógica, y aliados con el rencor y las cuentas pendientes, unos, y con la inflexibilidad, los otros.

¿Qué hacer, antes de que el choque se produzca y con él heridas muy difíciles de sanar? Por lo menos que se oiga a quienes no se oye: NO CON MI SILENCIO. Levantamos la voz para decir lo que necesitamos:

Necesitamos gobernantes, en la Generalitat de Cataluña y en el Gobierno central, que se sienten a hablar, que se escuchen, que razonen, que piensen en el bien común de los ciudadanos.

Necesitamos gobernantes que entiendan que la ley sin sensibilidad ante las minorías se convierte en corsé rígido e incómodo para ellas.

Necesitamos gobernantes que entiendan que la reclamación de derechos democráticos incumpliendo las leyes, entre ellas el Estatut y la Constitución, pierde cualquier legitimidad.

Necesitamos dirigentes que no basen sus acciones en el rencor hacia el otro y en la negatividad o la inflexibilidad: los queremos que busquen los puntos de acuerdo y de afecto, lo que nos une considerado como motor, no lo que nos separa entendido como brecha insalvable.

Necesitamos gobernantes que busquen mayorías más allá de las gentes que piensan como ellos. Que entiendan la diversidad como valor unitario: humildes y al mismo tiempo orgullosos de defender a TODOS los ciudadanos, no solamente a los alineados con sus propias ideas.

Necesitamos líderes que construyan; rechazamos a los que prefieren o salirse con la suya o que no quede piedra sobre piedra.

Necesitamos líderes que promuevan en la ciudadanía, el orgullo de pertenecer a una misma colectividad: la de gentes que tienen pasado común, en una Europa unida en un mundo global y con un futuro que hacer juntos.

Necesitamos gobernantes que hagan entender a todos los gobernados el valor inmenso de la cultura diversa: los españoles de fuera de Cataluña han de enorgullecerse de la existencia de esa nación, de su lengua, de sus enormes valores y tradiciones. Los catalanes han de entender que frente a lugares comunes interesados, España y lo español no les roba ni les desprecia, sino que les quiere.

Estamos a tiempo: que se sienten a dialogar, a conocerse, a buscar soluciones; pero que se sienten. Para que las heridas de hoy no se hagan más difíciles aún de sanar, el choque no debe producirse. La retirada de la convocatoria del Referéndum debe abrir la puerta a un periodo inmediato de conversaciones que permitan reformar la Carta Magna para que los catalanes que hoy no se sienten reflejados en ella, encuentren nuevas razones para sentir que les acoge.

¡Visca Catalunya, visca España!

 

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos en twitter@elmuroenred o dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook )

Leave a Comment

Filed under El Blog Cultural de Robert Muro, Opinión