¿Atrapados en la red? Redes sociales y cultura

Acabamos de ser atrapados por las redes, las sociales, claro. Y el fenómeno no ha hecho más que empezar. Asistimos a un nuevo modelo de relaciones –evidentemente no solo – que desarrolla notablemente la capacidad de intervención horizontal de personas y entidades en el devenir. Eso afecta a todos y cada uno de los ámbitos, públicos y privados, en que se desenvuelven las sociedades capitalistas, también a la cultura, que es nuestra ocupación.

En general, la entrada de las organizaciones culturales en la web social ha sido hecha –está siéndolo- sin reflexión previa en torno a los porqués y paraqués de abrir perfiles propios,  en torno a quiénes iban a responsabilizarse de ellos en cada organización, y sobre todo, a qué objetivos estratégicos de comunicación de la entidad sirve. Da la impresión de que el seguidismo modal (lo hacen todos: hay que hacerlo), afecta tanto la las redes como a otros instrumentos y herramientas de comunicación como blogs y webs. La consecuencia de implementar un  perfil sin reflexión previa puede ser que estemos  creando a las organizaciones un nuevo problema sin dar solución a ninguno.

Parece necesario que en la decisión sobre el perfil social se definan, en primer lugar los objetivos. Porque no es lo mismo que tenga una finalidad informativa, de captación, de creación de grupos de presión u opinión, de marketing… Es imprescindible, al mismo tiempo, fijar los contenidos específicos con que va a dotarse el perfil, tanto para ofrecer  claridad como diferenciación. Otra cuestión claves es fijar la responsabilidad concreta sobre el mantenimiento del perfil, y las características específicas de la persona o personas que se van a hacer cargo de la tarea.

Para las organizaciones culturales las redes sociales pueden ser una herramienta para ampliar sus formas de relación con clientes y seguidores, pero al mismo tiempo han de servir para escucharlos, para conocerlos, para atenderlos. La saturación unidireccional de información y el autismo son dos previsibles males que pueden aquejarnos. La rentabilidad solamente será una consecuencia de su interés.

Leave a Comment

Filed under Gestión cultural, redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *