Mecenazgo cultural y fundraising

La pasada semana estuve en Barcelona, en el X Congreso de Fundraising que este año desarrollaba, junto al programa general, uno específico destinado a entidades culturales. Tony Myers, José María Gasalla, Colin Tweedy, o Marcelo Iñarra, entre otros, figuraban entre los ponentes. El fundraising, es, resumidamente, la captación de fondos que permitan financiar proyectos o, más a menudo, causas, lo que implica un notable contenido social, tanto de los donantes como de los solicitantes. Los fundraisers”, una actividad profesional muy avanzada en otros países y que en el nuestro está iniciándose,  conectan al sector empresarial y a grandes fortunas con el sector no lucrativo –ONGs y fundaciones-, para la obtención de beneficios mutuos, mediante la donación de fondos, relaciones o influencias.

Me resultó sorprendente la escasa presencia del sector cultural en un evento como este. De los casi 300 asistentes, apenas cuarenta desarrollaban su actividad en el ámbito cultural, la mayoría de ellos del sector público, sobre todo grandes fundaciones tipo Liceu, MACBA, Festival Temporada Alta de Girona…, que son, por otro lado, quienes más avanzada tienen la tarea de captar recursos privados para su acción. El resto, la mayor parte, representaban al sector asistencia y de salud, la cooperación, la solidaridad… Aunque no todas, muchas empresas y fortunas –grandes o pequeñas- pueden ver en el mecenazgo, en la financiación de acciones, programas o causas con un marcado fin social (cultural) una forma relevante de articular su propia presencia en la sociedad. Gentes con conciencia de que retornar una parte de sus beneficios es satisfactorio y rentable de un modo u otro.

En el sector cultural estamos muy verdes en este nuevo ámbito abierto a la financiación. Y debemos prepararnos, conocerlo, dedicar esfuerzos concretos a informar de nuestros proyectos a gentes que puedan aportarles impulso, sea en forma de dinero o de relaciones. Sin dejarse vencer por la inercia que considera cualquier cuestión relacionada con la captación de recursos privados, una labor hercúlea. Actuar como si los fondos públicos fuesen los únicos que pueden contribuir al desarrollo de proyectos culturales en España es, a medio y largo plazo, un suicidio para los que piensen así.

6 Comments

Filed under General, Políticas culturales

6 Responses to Mecenazgo cultural y fundraising

  1. Senso

    ¡Qué clarito lo explicas todo! Gracias por dar un valor añadido a tus opiniones.
    Sí, las empresas culturales deberían considerar otras fuentes de financiación en forma de dinero, relaciones, servicios o bienes.

    El caso es que las “donantes” están algo dispuestas a retornar parte de sus beneficios a la sociedad, si es para fines no lucrativos –sociales- dentro de la llamada RSC (responsabilidad social corporativa), pero son más reacias al apoyo de proyectos culturales de empresas, cuya supervivencia, obvia decir, también depende de sus beneficios.

    Por suerte, estas iniciativas forman parte cada vez más de las estrategias empresariales que buscan crear o mantener una imagen (glamour, modernidad, clasicismo, exclusividad, juventud,…) buscando “emparejamientos” que compartan tipo de clientes o fines no tangibles pero comunes. Así ya lo hacen en cine o deporte.

    …que la mayoría de asistentes del sector lo fueran de las administraciones públicas…; tal vez desde ellas (que también sufren la crisis) ese trabajo de cofinanciación se lleva haciendo desde hace más años. Tal vez las empresas confían más en los beneficios que les ellas les reportan.

    • Robert

      Un generoso primer párrafo, pardiez.
      El refrán sabio y viejo dice que siempre hay un roto para un descosido. La clave es que las solicitudes de donaciones se hagan, también, pensando en el beneficio del donante. Eso exige un ejercicio de empatía que no siempre hacemos, que no siempre es fácil. Como tú, estoy seguro de que muchas empresas, y personas, pueden y quieren contribuir al desarrollo de proyectos culturales -y no solo sociales o asistenciales…-, si al mismo tiempo eso les reporta una satisfacción. Ya sea en forma de reconocimiento, de mejora en su percepción social o de cualquier otro tipo de gratificación. Y otra cuestión relevante es que la consecución de fondos provenientes de mecenazgo es una tarea compleja, larga, profesional, muy, pero que muy alejada de la simple petición de dinero.

      • felip

        Buenas!!!
        pertenezco a una asociación cultural tan puqueñita que no podemos pagar esos precios de inscripción tan altos ya que el dinero es de nuestro bolsillo
        supongo que como nosotros habra mas
        es una cuestión de imagen ….. que vende mas un pajaro bañado en petroleo o un cantante tocando la guitarra??
        esta claro que todo este mundo que se abre para nosotros los pequeños…..las grandes empresas ya hacen años que lo prectican y ya estan posicionadas tanto para repartir dinero como para captar dinero
        para los pequeños luchar sin recursos, en este ambiente, es muy duro si el proyecto es grande, mucho mas
        solo nos queda buscar dinero en empresas pequeñas que estan cerca de nosotros y con la crisis que hay no estan muy receptivas que digamos
        lo de los familiares y amigos lo dejamos para el sorteo de la cesta navidad
        se esta profesionalizando y empresarizando todo, hasta las onl
        salut

  2. Pingback: el blog cultural de robert muro

  3. Pingback: Premiar el doce far niente en Cultura « el blog cultural de robert muro

  4. Pingback: Vergüenza. Pasión. ¿Minucias? No, razones para seguir | el blog cultural de robert muro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *