Arco: o el arte de capturar piezas con máquinas… de fotografía

No suelo perderme ARCO. Y no porque me considere un entendido en arte, cosa de la que estoy realmente lejos. En realidad acudo porque mis ojos se llenan de imágenes de todo tipo que en su conjunto me permiten seguir, aunque sea someramente la evolución del arte hoy. Hace unos años, por ejemplo, resultó para mí un regalo acceder a la creación china, de la que apenas nada conocía.

También me gusta acudir porque me permite observar a la gente, a esos miles de personas que van de uno a otro stand, ya deteniéndose ya avanzando contra el reloj. Me apasiona saber lo que a otros como yo les provoca interés. Este año me ha sorprendido el papel de la fotografía en ARCO. Me explico. Había muchas fotografías y la fotografía era empleada por muchos artistas como base alterada o como técnica expresiva en sí misma. Tanta fotografía que me hizo pensar en la progresiva pérdida de peso proporcional de la pintura o que la fotografía se ha incorporado como un elemento más a la pintura. Y de ahí derivé, en una reflexión que de verdad no quiere ser pedante, a la obra de uno de mis maestros de cabecera, Walter Benjamin, que en  la primera parte del pasado siglo escribió dos obras imprescindibles relacionadas con este tema: “La obra de arte en la época de su reproductibilidad” y Pequeña historia de la fotografía.

Pero lo que verdaderamente me impactó fue la desbordante cantidad de visitantes que capturaban fotografías de las obras expuestas casi sin detenerse a verlas en directo. Como si la retina fuera incapaz de ver al apacible ritmo necesario, y la única opción fuera robar imágenes para -¿quién sabe?- verlas después en tranquilidad. Pero, obviamente, sin su autenticidad primigenia, o como decía Benjamin, sin aura.

El arte como objeto de apropiación física y no emocional, cultural. Me preocupé, no sé porqué, la verdad.

 

PD.: Mi querida Ángeles G. Sinde, anunció,  casualmente poco antes de acudir a ARCO, un Plan para las Artes Plásticas. Cuando lo lea lo comentamos, ¿vale?

(no os olvidéis de suscribiros al blog, es muy fácil, sólo tenéis que escribir vuestro mail donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha, y recibiréis un aviso con cada nuevo post)

Leave a Comment

Filed under polémica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *