Innovar en cultura, guauuu

Llevo unos meses estudiando lo que cae en mis manos acerca del tema “Innovación y Cultura”. Complejo asunto, pardiez, en el que tanta palabra superflua se escribe. En fin. Raúl Ramos, mi socio en ese nuevo proyecto empresarial que se llama ASIMETRICA, es un atento seguidor de la literatura sobre gestión cultural y me ha enviado un artículo de Hasan Bakhshi, director de Industrias creativas de NESTA. Una pequeña joyita que plantea con concisión la cuestión clave relacionada con la innovación en cultura, que no es otra cosa que definir de qué hablamos, qué queremos decir con el concepto “innovación”.

Bakhshi propone acotar los campos en los que ese concepto es aplicable compilando lo que las organizaciones culturales y los gestores más reflexivos vienen entendiendo, y con los que me identifico profundamente.

Podemos innovar en el arte, buscando las fronteras actuales y expandiéndolas, llevándolas más allá.

Podemos innovar en todo cuanto se relaciona con los públicos, las audiencias: ampliar la audiencia, estrechar los lazos, diversificar la audiencia.

También podemos innovar en cultura en la creación de valor: las organizaciones pueden desarrollar productos y servicios, buscando con ellos no una suma simple, sino una suma que multiplique. Y este punto es especialmente relevante en un modelo cultural como el español construido entre lo público y lo privado, y en el que las organizaciones pueden innovar creando valor a partir de objetivos que son económicos y que al mismo tiempo no lo son.

Podemos innovar en todo lo relativo a la gestión y dirección empresarial: nuevas estructuras organizativas, nuevos modelos de negocio, nuevos nichos de mercado.

La innovación no es un discurso más o menos astuto vestido de novedad. La innovación en cultura solo tiene sentido si sus aplicaciones cambian la realidad, si en los momentos de cambio consiguen aportar valor, creatividad, diferencia, más y mejor relación con sus públicos, una gestión –pública y privada- verdaderamente creativa… Si sirve, en fin, para enriquecer a la sociedad a la que sirve.

Para la cultura los procesos de innovación no son caminos sencillos, pero en lo que es imprescindible –y la innovación lo es- la dificultad es un añadido inevitable. Y hasta estimulante.

 

(no os olvidéis de suscribiros al blog, es muy fácil, sólo tenéis que escribir vuestro mail donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha, y recibiréis un aviso con cada nuevo post)

2 Comments

Filed under General

2 Responses to Innovar en cultura, guauuu

  1. Pingback: Bienvenidos a Porvenir | el blog cultural de robert muro

  2. Pingback: Algo más que Coleman | el blog cultural de robert muro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *