Gritos, mugidos y susurros

Me resulta sorprendente la noticia: “Francia declara los toros patrimonio cultural inmaterial”, siguiendo para ello los criterios definidos por la UNESCO. Bueno, lo sorprendente en sí no es la información: sé que en el sur de Francia la tradición taurina, aunque reciente, es extraordinariamente fuerte y sólida; lo curioso es contrastarla con la reciente prohibición de las corridas de toros en Cataluña, que se hará efectiva a comienzos del año próximo.

¿Cómo la misma tradición es objeto de elevación a la categoría de patrimonio cultural y de prohibición al mismo tiempo, y con una diferencia espacial tan inmaterial como una frontera en la Europa actual? Mucho me temo que ni una ni otra abordan con mesura la cuestión taurina en el siglo XXI. Sigo pensando que las expresiones de cultura antropológica, esas que reflejan el pasado y el devenir de los pueblos, deben subsistir en la medida en que dispongan de gentes que les den vida, sean procesiones –incluidas las de Filipinas-, “picaos”, caza del zorro o corridas de toros. Es la propia evolución de las sociedades y los pueblos los que mantienen la identificación ancestral con determinadas prácticas culturales o las suprimen avergonzadas.

Lo que siempre he tenido meridianamente claro es que el camino nunca es la prohibición. Los cambios culturales apoyados exclusivamente en medidas legales prohibicionistas, no son perdurables y sobre todo, generan heridas de difícil cicatrización. Hay gentes que en la discusión y el debate aman el ruido, el grito el empujón. Admiro a quienes aman el comedimiento, el sosiego y el susurro.

Al igual que los problemas mal resueltos, este de los toros retornará.

(no os olvidéis de suscribiros al blog, es muy fácil, sólo tenéis que escribir vuestro mail donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha, y recibiréis un aviso con cada nuevo post)

8 Comments

Filed under polémica

8 Responses to Gritos, mugidos y susurros

  1. Josemaria Torrijos

    Completamente de acuerdo contigo, Robert. Pero ya sabes que los españoles disfrutamos mucho cuando vamos no “a favor” de algo, sino “contra algo”. Y en esto, como en otras muchas cosas, los catalanes han sido ostentosamente españoles.

  2. Basta que prohíban algo para hacerlo mas atractivo e interesante… Ole!

  3. IñinDigo You

    No está mal la reflexión, pero puede llevar a engaño. Eso de que “…las expresiones de cultura antropológica, esas que reflejan el pasado y el devenir de los pueblos, deben subsistir en la medida en que dispongan de gentes que les den vida…” se puede interpretar a favor de la ablación como expresión de cultura antropológica.
    Lamento esta interpretación y entiendo que aunque dispone de gentes que le dan vida o mejor dicho que le dan muerte (al clítoris) estás de acuerdo con la su erradicación. Tal vez si prohíbe otros lo querrían declarar patrimonio.
    Se que me desvío del tema pero creo que no está prohibido y si lo estuviera quizá me desviara más.
    http://bottup.periodismohumano.com/2011/03/08/ablacion-la-tradicion-de-la-mutilacion/

    • Los derechos humanos no están en discusión, al menos por mi parte nunca lo han estado. Por eso no confundo la ablación de clítoris con los toros, ni los derechos de los animales con los de las personas. Obviamente sé que sabes esto y que la utilización de ese argumento es propio de otro tipo de debate.

  4. Maguil

    Vaya por delante mi “antitaurinidad”, por lo que mi opinión proviene de este hecho. No creo que se deban prohibir las corridas de toros…pero tampoco promocionar una práctica de maltrato animal solo por que nuestros antepasados así lo hicieran…no todas las tradiciones son cultura..hay temas religiosos, atávicos, casi mágicos en todas las prácticas sociales. pienso. En Portugal NO matan a los toros, no se si en Francia en todos los lugares les acaban matando…pienso que se pueden manterner algunos aspectos visuales, estéticos, de las corridas sin dar muerte al animal…¿y las razones medioambientales?…soy un gran viajero por la dehesa salmantina y extremeña…estaban hace unos días que se salían de hermosas!!! ahí mantienen un tipo de economía sostenible, medioambiental..eso es lo que hay que proteger…¿cómo? no lo se…quizá haya que fomentarlo mediante descuentos fiscales sobre beneficios, por medio de fundaciones, etc..en Polonia hay bisontes y no es debido a que se mantienen para “corridas de bisontes”…tb hay osos en España (pocos) lobos (bastantes, parece) linces (muy pocos)…ahí hay un camino a explorar…seguramente se debiera discutir de este tema sin tanto atavismo…de igual manera pienso que por ahora el tema toros debe salir del paraguas de Cultura y seguir en Interior + Medio Ambiente…hasta que haya un consenso sobre el tema…¿una conferencia nacional sobre el tema? pues a lo mejor era bueno…con gente a favor y gente en contra que debatan de forma lo más ciéntífica posible…
    seguro que no acaba aquí el tema…Salud, maestro!!!

    • Ah, Maguil, qué sería de estas cosas sin tus sabias y moderadas opiniones. Cuidado, que moderadas, hoy, es un loa, eh. Porque nuestro histórico problema es la aparentemente insalvable dificultad para establecer debates profundos, ordenados y fructíferos, sin que se miente a la madre del otro o se salga tirando a Úbeda.
      En cuestiones relacionadas con la cultura, insisto, entendida desde la perspectiva antropológica, los cambios si quieren ser democráticos, no impuestos, se sustentan en la educación, en la comprensión del otro, en la empatía, no en la represión. El resabio de la excomunión, la amenaza de los cuatro jinetes del apocalipsis cada vez que las opiniones, sensibilidades o gustos ajenos chocan con los nuestros, es expresión de inseguridad, carencia de argumentos y, lo que es peor, de falta de interés por acceder a razones otras, miradas otras, perspectivas distintas. Falta de interés, en definitiva, por crecer, y ser más rico, mejor; por ser intelectualmente apolineo, vamos.
      Así que me apunto a la idea de que para este y otros cuantos temas sería muy oportuna una suerte de conferencia. Y maestro usted, oiga. Un abrazo fuerte.

  5. Pedro A. Garcia

    Sr Muro, por caminos secundarios e inteligentes como el que usted describe, los ingleses se adueñaran de las tapas y el jerez, y los franceses de Picasso y Dali. Los americanos de Montserrat y Placido.Y los dubaities del Getafe.
    Pero aparte de la rapacidad natural de nuestros vecinos cercanos y lejanos, el caso de los toros es patetico y lamentable. Porque nada tiene que ver su persecucion en Cataluña con la proteccion de los animales , sino con la carcoma , cultural, social y economica del nacionalismo empobrecedor.
    Que todo lo sacrifica en aras de lo excluyente.
    Al menos la enfermedad economica nacionalista nos la va a desactivar la sra Merkel que ya bastante tiene con pagar los desaguisados griegos como para pagar otros de caracter autonomico. La cultural , esa ya es cronica e insalvable.

    • Ah, don Pedroviajero, cuánta verdad brota de sus tecladitos neuronales. Pero hay una en que disiento: en lo de la enfermedad cultural. Y no por aplicar términos médicos a realidades ajenas a la ciencia, sino porque la cultura -depurada de sus parámetros económicos, en no pocas ocasiones poco relevantes para la creatividad y el arte- no va mal. Cada época da lo que da de sí en arte y aportación trascendente al ser humano, y ésta no me parece diferente. Lo que pasa es que la tenemos demasiado encima, tal vez. Pero lo hablamos, oiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *