Brindis personal por Antonio Gala

Como un trueno llega la noticia de la batalla contra el cáncer en que anda Antonio Gala. Él mismo es el mensajero. Y se me vienen un poco cosas encima del alma. Así que escribo este post para conjurar públicamente a ese tridente que le amenaza de enfermedad, quimio y radio, como el dice. Y los conjuro haciendo presentes algunos recuerdos buenos.

El primero cuando, como editor de la Colección Homenaje de Fundación Autor, preparaba la publicación de una de sus obras teatrales menos conocidas, El caracol en el espejo. De esta obra, nunca estrenada, produjimos una preciosa lectura dramatizada en SGAE, dirigida por Verónica Forqué. En ese proceso conocí sus coqueterías, sus timideces y sus prontos. Y quedé seducido por su forma de ser en corto. Con él, la conversación privada, en calma, es inolvidable y exigente. Un figura.

El segundo es el de su paso por el Jurado Nacional de los Premios Buero de Teatro Joven, al que le invite a participar y que aceptó gustoso por su pasión por la juventud.  Muchas veces ha votado pero nunca ha podido acudir al coincidir la reunión con su estancia anual en Alhaurín.

El tercero se refiere al Kit de supervivencia que recibe puntualmente cada enero y en el que le deseo las cosas mas guapas que se me ocurren y que le gustan. Y cada enero él me responde con el mismo afecto. El de este año rezaba: “Que para ti, querido Robert, este año entumecido y asustadizo pase de puntillas y corriendo. Pero te haga feliz sin darse cuenta.” Todavía no he podido decirle que este año canalla me reservaba sorpresas chungas, pero que les gané la partida.

Cuando ayer leí su “Tronera” de El mundo, sentí que lo gritaba para no estar solo.  Mi deseo es que de nuevo venza al mal, que le gane la partida. Se lo merece. Nos lo merecemos.

Leave a Comment

Filed under General, Inspiración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *