Mascarell, Ministro de Cultura

Se me ocurren varios ministerios que suprimir antes que el de Cultura, si atendemos a su utilidad, claro. Demagogias baratas aparte, la propuesta recurrente, casi siempre emitida desde posiciones nacionalistas, salta de nuevo esta vez de la mano del conseller de Cultura de la Generalitat Ferrán Mascarell. Otros aplauden con sus orejas neoliberales porque de llevarse a cabo la medida, dejaría la Cultura en su conjunto más cerca de ser regida en exclusiva por el mercado.

En realidad, mi opinión sobre este tema es que el Ministerio de Cultura debería recuperar algunas de las competencias entregadas a la gestión autonómica y  algunas nuevas que incrementaran notablemente su peso en la política nacional y en la presencia de la cultura española en el exterior. Más madera; no menos.

Aun jibarizada la acción cultural central,  es hoy insustituible. Entren en la web del ministerio y vean sus competencias y líneas de acción. Y vean si no se les ocurre a algunas más que asumir. Incluso que compartir con otros ministerios, como ocurre con el de Exteriores y el Instituto Cervantes.

La clave de la decisión es si estamos hablando de un país o de una confederación a la que nada une sino el nombre. Y solamente desde posiciones cercanas a la aldea gala de Asterix se defenderá que lo que hoy se denomina España es tan solo una suma de peculiaridades, y niegue el potentísimo común denominador cultural, lingüístico e histórico por el que somos reconocidos en el mundo. Basta ya de dar más relevancia a la diferencia que a  lo que une.

Por eso es imprescindible e insustituible una institución consciente de que la cultura, la lengua, las industrias culturales, e incluso las diferencias culturales internas, han de ser convertidas en política cultural que nos haga querernos y conocernos más a quienes vivimos dentro de las fronteras españolas, y que haga conocer mejor a los españoles y tener más presencia a su cultura fuera de ellas. Sea cual sea el nombre que reciba la institución.

(no olvidéis suscribiros al blog, es muy fácil, sólo tenéis que escribir vuestro mail donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha, y recibiréis un aviso con cada nuevo post)

3 Comments

Filed under Cultura, Opinión, polémica, Políticas culturales, Reflexión

3 Responses to Mascarell, Ministro de Cultura

  1. Santiago

    Mi muy querido Robert… Que estamos en verano, que la gente le han dado ya el anestésico generalizado del fútbol y para colmo, como estamos regidos por algunos «pensadores» que tienen el título universitario pero que la Universidad ni ha pasado por ellos, les ponemos las «tertulias» de gente gritando -quién grite más 10000 euros- como gran valor de la inteligencia. Cuando has leído algún discurso de estos próceres que sea digno de estar en las páginas de algún periódico. ¿No sientes envidia de los discursos de Obama, por ejemplo? Pretenden quitar pues no saben para que valen tantos tornillos -decía el niño al armar el cochecito- Pues eso, que esperas de personas que prestan más atención al fijador del pelo que a saber si las estrellas lucen.

    Un fuerte abrazo

  2. Maguil

    Muy de acuerdo, Robert. Creo haber escrito en algún lugar que en un país totalmente federal (Suiza, Alemania) quizá no se necesitara ministerio de cultura, pero en un país de autonomías que ejercen las competencias por delegación, aún es necesario..mejorado, claro…asumiendo más competencias de coordinación (como hace Sanidad) representación exterior (asumiendo el liderazgo del Itto Cervantes, Red de Centros Culturales Españoles)…quizá ya no tienen tanto sentido las «unidades de producción» de actividades…unas sí, otras…de acuerdo en que hay regiones que debían devolver las competencias que no quieren o no pueden ejercer…la mía entre ellas..unas del PP otras del Psoe y alguna de partidos como el de Cascos…que desmantela en Asturias TODO, no solo lo que no funcionaba!!

    Un reto para la acción exterior: ¿cómo integrar la cultura en catalán, en gallego o en euskera en el Itto Cervantes?…por potenciar la diversidad cultural española, que en mi opinión es un gran activo.

    Un abrazo

  3. Pingback: Gracias a la vida. Manifiesto contra el pesimismo | el blog cultural de robert muro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *