Entrar al Museo del Prado: el precio de la cultura

El Museo del Prado ha subido recientemente el precio de sus entradas generales de ocho  a diez euros. Las entradas pasan a servir para todas las exposiciones, temporales y permanentes. Esta medida no altera la política de precios especiales reducidos y de ofertas que por algo más de dinero dan valores añadidos, por ejemplo llevarse a casa La guía del Prado.

Esta decisión está tomada para facilitar las vistas de los públicos que hasta ahora estaban obligados a elegir con antelación un tipo de entrada según los fondos que quisieran visitar. Expresa la estrategia del Prado de estar atento a sus usuarios, de escucharles y facilitar sus visitas, para lo que ha ido modernizando su modelo de gestión, comunicación y relación con los públicos. Expresa, también, la tendencia a acercar algo el precio a la realidad de los costes del servicio ofrecido.

Por eso la medida plantea, de paso, una reflexión sobre el precio de la cultura. No son pocas las personas que en España consideran que la cultura y el arte debe ser gratuito, confundiendo libertad de acceso con gratuidad. Como ya sabemos, y más en los presentes momentos de crisis, todo cuesta y todo ha de ser pagado, venga de los presupuestos de instituciones públicas, de mecenas o patrocinadores, o del bolsillo de los ciudadanos interesados. El precio de las entradas muestra, en parte, el valor atribuido a la cultura. Por la institución correspondiente, y por los públicos. Y hasta ahora, las políticas  de precios cercanas al cero no han contribuido a prestigiar la cultura ni a hacer más público.  Son la educación, una adecuada política de promoción y un modelo de atención a las audiencias que las sitúe en el centro de la actividad de las organizaciones culturales las medidas que darán verdadero valor a la cultura. Aunque el acceso sea algo más caro.

(no olvidéis suscribiros al blog, es muy fácil, sólo tenéis que escribir vuestro mail donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha, y recibiréis un aviso con cada nuevo post)

4 comentarios

Archivado bajo Audiencias, Cultura, General, Marketing Cultural, Políticas culturales

4 respuestas a Entrar al Museo del Prado: el precio de la cultura

  1. Maguil

    Hola…interesante reflexión..que me sugiere otras dos al hilo.
    Primera: los ministerios (yo soy federalista convencido) quizá sean prescindibles en una España federal (realmente soy federalista ibérico, partidario de vincularnos más con Portugal) pero en el momento actual creo que están más preparados que las autonomías del 143 (??) para gestionar la austeridad y por tanto la necesidad de retornos: sociales en forma de espectadores-visitantes y económicos (taquilla)…llevan años -en unos departamentos más que en otros- reduciendo su tamaño…no me extraña que El Prado haya puesto en marcha estas ideas.

    Segunda: hace unas días, a través de la oposición socialista y de IU en el ayto de Valladolid hice la propuesta de poner en marcha un «fiestódromo» en Valladolid. Se pagaría una pequeña cantidad (1 e) para limpieza y mantenimiento y se pagaría por las actuaciones, lo mismo que por la noria!!..Raphael ha cobrado 42.000 euros..el ayto hablaba de 25.000 personas, a 10 euros (barato ¿no?) seguro que 10.000 personas habrían acudido…100.000 euros..solo el PP se opone!!! el objetivo del fiestódromo es evitar comas etílicos..no se pueden introducir bebidas de fuera..como en los grandes festivales…pues NO, populismo con los precios…si quienes dicen tener un discurso liberal no lo ven…vamos mal…

    esto no lo cambia ni la crisis!!!
    salud
    Maguil

  2. Pingback: Mamaaaaá, quiero ser del Praaaado | el blog cultural de robert muro

  3. David

    Para mi está claro que la idea de que lo gratuito no se valora es una realidad en España (a la educación y/o la sanidad me remito). Esto unido al evidente hecho de que los artistas tienen derecho a vivir de su arte, a ser reconocidos como profesionales y, por tanto, cobrar como tales, hace que mi opinion acerca de las políticas de precios en cultura sea siempre dinámica para que se ajuste a la realidad y necesidades de todos.

Responder a Daisy Prado Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *