Gracias a la vida. Manifiesto contra el pesimismo

La cultura y el arte están sufriendo embates durísimos por la política de recortes –horrible término que esconde la incapacidad de nuestros líderes para proponer otras alternativas- que está matando un modelo sin previo aviso. Porque el modelo consistente en que el estado ponía a disposición de los ciudadanos la cultura a precios muy por debajo de los costes, ha terminado.

No solo pasa en cultura. Vemos con dolor que las gentes humildes, trabajadoras o en paro sufren brutalmente las consecuencias de un modelo económico que ha generado una inmensa crisis. Y quienes la han provocado –inmobiliarios rapaces, banqueros desalmados- van a irse de rositas. Y lo pagaremos con peor sanidad, peor educación, más paro y mas impuestos. A menos que lo impidamos, claro. (Y las próximas elecciones no son YA una oportunidad)

Por todo ello, este no es un post normal. La vida y el trozo de ésta que nos está tocando vivir, hacen que nada sea normal. Pero lo que nadie puede hacer sin nuestra colaboración es convencernos de que no hay salida. SIEMPRE HAY UNA SALIDA. A veces es luchar por el pan de tus hijos frente a todos y frente a todo, con el cuchillo bien apretado entre los dientes; a veces es poner la imaginación a funcionar buscando nuevos territorios menos explorados, más feraces; a veces es unirse para sacar a delante con menos esfuerzo y mas rentabilidad los proyectos.

Pero basta ya de quejas, basta de darnos por derrotados psicológicamente. Luchar, caer, levantarse. Luchar, caer, levantarse. Luchar, caer, levantarse. La queja no es una salida. El pesimismo dominante es un arma, ni siquiera nueva, para hacer más fácil la victoria de los “malos”. Y en combatir ese pesimismo las gentes de la cultura tenemos una responsabilidad específica.

Ni siquiera en los campos de exterminio nazi consiguieron doblegar la voluntad y el ansia de vivir de muchos. Hoy, lejos de aquello y cerca de una de las más fuertes crisis de crecimiento del sistema capitalista, debemos inspirarnos en todos cuantos a lo largo de la historia han sabido hacer fuerza de la debilidad. En cultura y en la vida. Tarde o temprano nos lo devolverá. Más temprano que tarde deberemos agradecerla a la vida lo que a pesar de los pesares nos regala cada día: ella.

(no olvidéis suscribiros al blog, es muy fácil, sólo tenéis que escribir vuestro mail donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha, y recibiréis un aviso con cada nuevo post)

11 Comments

Filed under General, Inspiración

11 Responses to Gracias a la vida. Manifiesto contra el pesimismo

  1. Querido Robert, nos lo ponen muy difícil y algunas veces cuesta levantar los brazos para seguir en la pelea pero aunque sea braceando torpemente debemos seguir. No pueden engañarnos y arrancarnos sin protestar lo que tanto costo conseguir a las generaciones que nos precedieron.
    ¿Que hacemos? da la impresión de que la resignación y la depresión son los estados que imperan en estos tiempos ¿tanto tenemos que perder que no nos atrevemos a defenderlo?

    Un abrazo.

    • Robert

      Ah, Abel, no hay respuestas que no estén en nosotros mismos. O, por decirlo de otro modo, lo que cada uno sea capaz de hacer, la energía, la positividad que uno aporte al mundo es la medida de lo que el mundo es capaz de cambiar. Las cosas ocurren porque alguien las hace. Y, humildemente, seguiremos haciendo, ¿no? Lo que tengo claro es que mientras uno se queja donde, cuando y ante quien no debe, está desperdiciando su capacidad de hacer. Abrazos.

  2. Pablo Osuna García

    Muy interesante (una vez más) post..
    Me hizo recordar una entrevista que leí hace poco y que removió varias cosas bien adentro:
    http://www.lavanguardia.com/lacontra/20110906/54212340265/la-cultura-de-la-queja-lleva-a-occidente-a-la-decadencia.html

    Arriba esa voluntad por la vida!

    • Robert

      – «¿Cómo recuperar la iniciativa?», pregunta el periodista al maestro.
      – «Dando», responde el maestro.
      Gracias, Pablo. No conocía la entrevista. La voy a emplear porque tiene mucho jugo. Hay veces que a la luz de la filosofía oriental nuestros problemas aparecen pequeños.

    • Pablo, muchas gracias por el enlace, realmente inspirador.

  3. Gracias Robert por tus palabras, este post lo comparto de principio a fin, estas palabras tuyas me dan fuerza para seguir luchando, caerse, luchar, levantarse, caerse, luchar, levantarse…

    Abraço muito grande para você! 😉

    • Robert

      Pedro, ¿cómo va ese curso brasileiro? Cuenta algo, que te seguimos y tal vez hasta se pueda hacer algo juntos a distancia. Fuerza y energía buena para ti.

  4. Francisco Tomey

    Magnifico articulo

    • Robert

      Paco, tú eres un hombre positivo, que ha trabajado duro, que se ha levantado y ha seguido. Un ejemplo de energía. Hoy hace tanta falta ese mensaje. Produce una enorme desazón la carencia de líderes que sean capaces de convertir el desencanto en entusiasmo. Solo es posible salir de esta situación si trabajamos mucho y duro en la misma dirección, todos. Pero el horizonte no puede ser el de otro agujero más apretando el cinturón. El horizonte de recortes sin más no estimula ni a los individuos ni a las sociedades. Menos aún, cuando los recortes son asimétricos y quienes crean los problemas se aprovechan económicamente y el resto, la gente normal, tiene que pagar la fiesta de esos pocos. El penoso ejemplo de tantos directivos de cajas de ahorros nos dice lo que deberemos evitar en el futuro. Un abrazo.

  5. «El pesimismo dominante es un arma, ni siquiera nueva, para hacer más fácil la victoria de los ‘malos’.» ¡Cuánta razón! Afortunadamente nuestras calles se están invadiendo de mareas de energía positiva inspiradoras de nuevas iniciativas con la unión y la imaginación como factores primordiales. Es difícil, pero se puede. «Luchar, caer, levantarse. Luchar, caer, levantarse. Luchar, caer, levantarse.» Gracias Robert.

  6. Pingback: Dad y se os dará. Rebelaros y un nuevo mundo se revelará | el blog cultural de robert muro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *