Mamaaaaá, quiero ser del Praaaado

El Museo del Prado da de nuevo la campanada, esa señal de partida que indica que a buen seguro otros copiarán en los próximos meses: a partir de enero próximo abrirá sus puertas todos los días de la semana, mañana y tarde. Todos (53 días más). Así se explica sin palabras lo que es la cultura como servicio, full time. Así se consigue dar valor a un museo que ya tiene mucho. Así se logra incrementar la rentabilidad, la eficiencia y hasta los puestos de trabajo, directos e indirectos. Así se reduce la dependencia de la financiación pública. Y así, por encima de todo lo demás, se atiende al público.

Los ciudadanos culturales –los deportivos o los televisivos disponen de raciones a go gó– tienen la sensación frecuente de que la cultura, como las iglesias y algunos ritos de similar orden, se hacen a escondidas y a deshoras. Un teatro abierto por la mañana, qué raros sois chicos; un museo abierto a partir de las ocho o los domingos por la tarde, pero tú de qué vas. ¿Y los derechos de los trabajadores? Desde luego yo, si quisiera ocuparme esencialmente de mi digestión o de mi siesta nunca haría oposiciones al cuerpo de bomberos. Peeeeero.  Es que soy muy raro: incluso abriría una especie de farmacia cultural 24 horas, con programaciones horarias diversas y atentas a los horarios vitales de las gentes.

Pensar en el público tiene esas cosas: a veces te “dice” que debes abrir en horarios impensables para captar a gentes que de otro modo jamás podrían disfrutar del arte; otras pensar en las gentes, te induce a que montes una guardería en el teatro o que las funciones las programes a las 17:30, cuando las mamis –furibundas del “fondo norte” futbolero pero del teatro, pueden ir a gozar de su afición preferida; otras, la orientación al público de la actividad artística te pide que te hagas un peeling y te desprendas de ese aire naftalínico y sabelotodo, de sacerdote cultural. No me gustan las palomitas, pero vivan estas palomitas.

En fin, que gracias, Prado.

Nota: este fin de semana tenemos los ensayos generales de En la otra habitación, una magnífica obra de Paloma Pedrero, producida por elmuro. Son sábado y domingo a las 19:00 horas en el C. C. Buenavista, de la Avenida de los Toreros, 5, donde su compañía, TEATRO DEL ALMA, es residente. No te lo pierdas. Y el próximo finde en el Conde Duque. Si venís éste, repetiréis el próximo. Y en La Guindalera, donde estaremos todos los lunes y martes de noviembre. Sí, lunes y martes, un experimento necesario de vinculación de la compañía y la obra al barrio. Vente y tomamos una copa de licor de guinda.

2 comentarios

Archivado bajo Audiencias, Cultura

2 respuestas a Mamaaaaá, quiero ser del Praaaado

  1. Maguil

    Me llega al alma el tema. En los últimos meses me he vuelto a dejar el pelo largo (espero no llegar a la longitud de los 70) porque el único momento que tengo es después de comer..a las cinco de la tarde ya es tarde!!..estoy trabajando!! los comercios cierran a las 14h y abren a las 17h…3 h para comer!!…muchos museos y salas de arte públicas cierran a las 14h y abren a las 18h…y los domingos solo abren por la mañana…los lunes cierran…¿por descanso de los cuadros?…si no, no lo entiendo!!! ¿y los martes el Reina Sofía? pero si te encuentras alemanes alucinando en las escaleras!!! cerrado!!!
    Los gestores de estos centros…¿son como el resto de los mortales? ¿o son seres beatíficos que ni compran, ni se cortan el pelo, ni acuden a museos y exposiciones?…¿cómo es posible que hayamos llegado a 2011 con este sistema de trabajo tan autárquico?…a ver si vamos aprendiendo algo de servicio al cliente, al usuario…al ciudadano!!! que, por cierto, es el que paga con sus impuestos estos costosos equipamientos!!
    salud

  2. David

    Me parece un gran proyecto! Cultura 24 podía llamarse la campaña de comunicación.
    No hay que dejar huecos en blanco en un tema como la cultura, que además de eso es ocio. Todos tenemos derecho a ver, saber, sentir y disfrutar cuando queramos/podamos.
    Y si además ayudamos a crear uno o dos turnos extra de trabajadores, bienvenida sea la función matinal de un martes o la golfa de un domingo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *