Bicicletas de montaña para la crisis

Últimamente repito una metáfora mucho, tanto que ha acabado hasta gustándome. La de la bicicleta de montaña para la crisis. Dice más o menos lo siguiente: Para salir de esta situación, casi calvario, incluso simplemente para mantenerse en pie, hay que dar mucho a los pedales. Es como cuando andando en bicicleta por el monte la ladera se pone imperativa, insultantemente difícil, y tienes que meter el plato más pequeño y el piñón más grande. El resultado es que debes pedalear muchas más veces por minuto y que apenas avanzas, pero con paciencia y decisión acabas llegando a la cima; –eso sí, muy muy despacio y sudando mucho. Allí de nuevo volverás a cambiar a un plato medio y un piñón pequeño y sabrás lo que es tener resultados con menos esfuerzo.

Al margen de las explicaciones para esta perversa y nefasta situación económica que afecta a las gentes y también, cómo no, a las que transitan por el territorio de la cultura, propio del alma, hoy se impone andar en bicicleta de montaña. Y olvidándonos de metáforas, hoy se impone trabajar mucho, mucho más, para obtener probablemente menos rentabilidad. Sí, algo ganaremos, endurecer los músculos, estilizar la organización, hacernos más apolíneos, imaginativos y creativos.

Por eso no entiendo hoy –bueno, nunca, pero hoy menos- el espíritu funcionarial, el ahora me voy que ha llegado la hora; el preocuparse por el salario mensual y no por la marcha de la empresa o compañía. Hoy, TODOS debemos preguntarnos qué podemos hacer por el equipo en el que estamos, se llame compañía, empresa o país. Sin quejarnos, con la alegría de saber que trabajando y luchando saldremos adelante. Y que al final, si hacemos los deberes solidariamente, seremos mejores y más fuertes. Más fuertes también para cambiar las cosas.

Y sin olvidar a quienes han hecho tanto y tanto por llevarnos a este punto. A esos, desde gobiernos y oposiciones, desde bancos y constructoras… deberemos aprender también a pasarles la cuenta. Y cuanto antes mejor.

Nota: Si estás a tiempo lee mi artículo de este mes en El espectáculo teatral. Está pensado para avanzar hacia un programa de mínimos de la Cultura española. Y el domingo, elecciones.

Nota 2: si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook

7 Comments

Filed under General, Opinión, Reflexión

7 Responses to Bicicletas de montaña para la crisis

  1. Aranzazu

    Roberto,

    Gracias por compartir este escrito. Me encanta y estoy totalmente de acuerdo! By the way, el enlace a “El espectaculo teatral” no marcha.

    Adelante!

    Aranzazu Ascunce
    Voluntaria

  2. Robert

    Gracias, Aránzazu. No creas, es una imagen muy real. Hago bicicleta de montaña y trabajo duro en plena crisis, y de verdad que no es muy diferente. Bueno, sí, al trabajo no voy con pantalones cortos.
    Un beso. Y cuenta cómo te va la vida.

  3. Robert, da gusto leer estas líneas… en mi caso lo mejor que he podido hacer ha sido emigrar, estaba contaminando mi entorno…

    Un gran abrazo!

    Pedro

  4. joaquín

    ya, pero hay quien pasa (ycon razón) de dar pedales llevando a un gorrón en el transportín.

  5. Usted, con ese cuerpo extenso, Sr Muro, no es ciclista sino montañero, pero su metafora ciclista es brillante. ¿Y sabe que? sobre la bici todos aprendemos que menos es mas, nos desplazamos de un modo sostenible, y vivimos mas en contacto con la naturaleza. Nos asombramos de cuan lejos se puede llegar con la sola fuerza de nuestras piernecillas y pulmones, combinados con ese simple pero ingenioso aditamento mecanico.
    Pero nos han programado para ir en el autobus colectivo que otros conducen aunque no sepamos a donde nos lleva.

  6. Robert

    Pues la imagen del autobús (¿es al menos cómodo?) cuyo destino y conductores nos son desconocidos, tampoco es manca. Pero una zapatilla, un patinete, unos patines o una bicicleta son las imágenes de la sostenibilidad en tiempos difíciles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *