¿Abaratar o invertir en fracaso? A propósito de las “privatizaciones"

La situación lo acelera todo: Mariano Rajoy actúa ya de presidente de gobierno sin siquiera haberse reunido las Cortes generales. Ver para creer. La parte buena es que como la situación lo exige, da gusto verle trabajar aunque les cuente a otros y fuera lo que no nos contó a nosotros en casa.

Pero a lo nuestro, a la cultura. Releo el programa electoral del Partido Popular y dado que todo él rezuma el aroma de la ausencia de compromiso y de la inconcreción, encuentro muchos aspectos en los que exigir medidas y aclaraciones urgentes. Hoy me quedo con la necesidad imperiosa de llenar de carne el décimo punto, que reza así: “Diseñaremos, en colaboración con la iniciativa privada, políticas realistas y efectivas que garanticen la sostenibilidad de los numerosos equipamientos culturales distribuidos por toda la geografía nacional.” Si no entiendo mal, quiere decir que procederán a privatizar la gestión de teatros, auditorios y centros culturales. Soy de quienes piensa que la sociedad civil –asociaciones, ciudadanos, empresas…- ha de entrar en la gestión de lo público para democratizarla y abrirla a la sociedad, pero con la misma vehemencia defiendo que su entrada no debe estar al servicio exclusivo de abaratar costes, sino de mejorar la gestión y hacerla más satisfactoria para los públicos. Y sobre que ese sea el objetivo del PP –o del PSOE, cuidado- ya tengo muchas más dudas. Desfuncionarizar y reducir presupuestos puede aligerar el déficit de las instituciones, pero si a cambio se empobrecen los servicios y la calidad habremos hecho un flaquísimo servicio a la tarea constitucional de promover la cultura, que no es otra cosa que promover mejores ciudadanos. Abaratar, simplemente, es una de las mejores maneras de invertir en fracaso.

Por eso es el momento de recordar el tratamiento que la Constitución da a la cultura, y de pedir al PP que perfile y llene de contenidos su impreciso programa, y que para hacerlo escuche cuanto desde el sector podemos decirle. Sería una muestra de buena voluntad.

Ah, y transparencia, por favor.

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook)

4 Comments

Filed under Cultura, Gestión cultural, Opinión, polémica, Políticas culturales

4 Responses to ¿Abaratar o invertir en fracaso? A propósito de las “privatizaciones"

  1. Yo siempre me he sorprendido del reconocimiento y la buena imagen del gestor capaz de recortar gastos. Del ejecutivo o el politico cuyo unico merito es poseer una sierra mecanica y utilizarla cual sicopata peliculero. Cualquier ceporro lo puede hacer. El abaratamiento tiene las patas muy cortas. No me parece que haga falta un master para esto. Lo inteligente y meritorio es crear valor con los mismos mimbres. Innovar, cambiar el modelo, ensayar nuevas formulas, que pongan en valor a la cultura y la conviertan en ingrediente y no en condimento. Como por ejemplo fomentar, ¡oh sacrilegio laico!, que la iniciativa privada entre en el sector porque sea capaz de ganar dinero o mejorar la reputacion corporativa o el valor de las marcas ( y generar puestos de trabajo). Si, con la cultura. La cultura si no es sostenible economicamente, es autista, burocratica, y previsible.

  2. Pingback: CSI Eurovegas: “Sombras que acechan” | el blog cultural de robert muro

  3. Pingback: Privatizar: mirar el dedo o a dónde señala. A propósito de la Plataforma en Defensa de la Cultura | el blog cultural de robert muro

  4. Pingback: El voto cultural para quien se lo trabaje | el blog cultural de robert muro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *