Gijón: pasión por la escoba

La destitución del director del Festival de Cine de Gijón es el tema del día. Nada ocurriría –una consecuencia más del sistema democrático, que permite a los gobiernos elegidos nombramientos a su gusto- si no hubiera habido antecedentes como el del Niemeyer, la desaparición del Concurso Internacional de Zarzuela o las negras perspectivas de la Semana Negra, ambas también en Gijón.  Todo ello producido tras el acceso al poder local de Álvarez Cascos.

Las formas en democracia, son a veces tan relevantes como el fondo. Que para nuestros políticos la Cultura es ya un adorno, ya un saco de problemas, es un hecho, sea cual sea el color del partido gobernante. Que, además, se considera un terreno en el que colocar a gentes de confianza y lealtad y a las que haya que agradecer algún servicio, es más que sabido. Ambas cosas son deleznables y muestran unos gobernantes por lo general incultos e irresponsables en Cultura, inconscientes de las estratégicas bondades y beneficios que produce al país y a sus ciudadanos. Inmunes a la sensibilidad.

Pero que en apenas seis meses hayan tirado por tierra los principales estandartes de la cultura en Asturias, sin encomendarse ni a Dios ni al diablo, es alarmante, amenazante. Más, si en las formas ha predominado la mala educación, el aviso del despido minutos antes, el aquí mando yo. Suena inevitablemente a venganza, a “tabula rasa”, a borrar cuanto se haya construido antes y por otras manos. Suena a escobas. Chirría, más que suena. Mal, muy mal señor Cascos.

Es necesario poner al abrigo la gestión de la cultura de las veleidades e incongruencias políticas de gobernantes coyunturales, y para ello se impone eliminar las designaciones políticas e implantar acuerdos profesionales, “contratos programa”, para que puedan ser elegidos los mejores proyectos y que los responsables de ponerlos en práctica hagan su trabajo con sosiego. Sin miedo.

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook)

Leave a Comment

Filed under Cultura, Opinión, Políticas culturales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *