Líneas rojas en Cultura. 2. O la Cultura no es lastre.

Ya sé que defender hoy que la Cultura no debe ver reducida su posición en la política del Estado y en los presupuestos que las instituciones públicas le dedican, es poco correcto políticamente. Hoy, lo que ha conseguido la chatísima estrategia psicológica de reajuste –sin inversión- a lo Merkel es que pongamos la mano gustosamente para que nos la corten. O que consideremos la cultura como lastre a echar por la borda. Estoy viendo las sonrisas de los banqueros, especuladores y sinvergüenzas que la han provocado y a los que su penosa hazaña les va a salir “de gratis”, como dice un amigo mío de Vallecas.

Pues no, en Cultura –y en otras áreas- hay que decir que no. Que la Cultura cohesiona a la sociedad, integra las diferencias, reduce las barreras, hace patria, o estado o ciudadanía. Que no es lo mismo una sociedad que dispone de acceso a la cultura que otra a la que se le reduce o se le niega. La Cultura, además, tiene un relevante peso económico y productico, más y más creciente.

Lo he dicho en muchos post anteriores, ESPAÑA ES CULTURA. Somos percibidos por ella. Es su marca. Quiero decir que si tiene un lugar diferencial en el mundo, ese lugar tiene que ver con la cultura: la lengua, el patrimonio, la literatura, el arte… Y, extensamente, la gastronomía, el ocio, el sol y las bellas y diversas costumbres que nos unen (por cierto, toros y flamenco incluidos). Todo ello configura nuestra peculiar fortaleza en un mundo competitivo en el que es imprescindible diferenciarse  y reforzar aquello en que somos mejores. Así que, líneas rojas en cultura. ¿Cuáles? Ahí van algunas.

La primera,  la acción cultural exterior, es decir, nuestra presencia cultural en el mundo, con su buque insignia, el Instituto Cervantes. Disponer de la segunda lengua de relación del mundo es un capital de inapreciable valor que es obligatorio impulsar, en el que es imprescindible invertir más. No solamente es preciso no reducir presupuestos para todo cuanto impulse la presencia de la cultura y la lengua en el mundo; es necesario incrementar notablemente las partidas dedicadas a esa estratégica tarea.

La segunda, el patrimonio –pictórico y museístico, histórico…– que figura entre los más valiosos del mundo y que genera riqueza (dinero, puestos de trabajo, posicionamiento en el mundo…), fruto principalmente del turismo que lo aprecia y que nos visita para conocer la cultura y tradiciones –entendidas ampliamente- de nuestro país. No vale no tocarlo: hay que apoyarlo con dinero y leyes que permitan su proyección, su mejor puesta en valor.

La tercera, la creación y la exhibición de arte. El estado no debe reducir ni un milímetro el espacio –y el dinero, la dedicación, la atención- dedicado al cine, al teatro, a la música… Todas esas artes tienen su territorio autónomo comercial en el que una parte puede y debe sobrevivir de sus propios públicos y patrocinadores, pero la innovación artística, la creación más arriesgada, la danza, el circo, el teatro para niños…, requiere en estos momentos la decidida entrega de las instituciones a la tarea de salvaguardarlo. El estado como garante de la innovación en tiempos de dificultad.

La cuarta, -y termino, que si pones muchas líneas rojas algunos políticos pueden pensar que es demasiada la tarea y que es mejor pisar raya- la defensa de la extensa red de centros públicos que en la mayor parte de ciudades y pueblos garantizan el acceso social a la cultura básica, incluidas bibliotecas. La red, construida y desarrollada a lo largo de casi treinta años, debe mantenerse íntegramente al servicio plural de los ciudadanos. Y al margen de que se opte por una fórmula de gestión en la que intervenga la iniciativa privada.

Con éstas, me conformo. Pido perdón por el tamaño de este post y prometo abreviar en el futuro.

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook)

Leave a Comment

Filed under Cultura, General, polémica, Políticas culturales, Reflexión

0 Responses to Líneas rojas en Cultura. 2. O la Cultura no es lastre.

  1. Maguil

    No lo podría decir mejor aunque me retirara a La Trapa (Dueñas) una semana!!
    Solo puedo añadir unas reflexiones…espero que políticamente incorrectas también:
    Si la lógica mercantilista actual nos impone algo tan elemental como es la «competitividad productiva»…que alguien del Partido Popular nos explique al resto de los españoles cómo hacemos una sociedad COMPETITIVA si no estamos sanos (Sanidad) con los mayores y discapacitados atendidos (Dependencia) con un nivel de conocimientos superior a la media de Europa (Educación) con una comprensión compleja del mundo y una identidad clara (Cultura)…quizá podamos prescindir de alguna autovía, de algún AVE, de cambiar de coche cada cuatro años…de ir a algunos restaurantes o hacer algún viaje…pero SANIDAD, DEPENDENCIA, EDUCACIÓN, CULTURA son pilares básicos de una sociedad que quiere tener una voz importante en el mundo actual…somos 500 millones de personas hablando castellano en el mundo!!! tenemos una responsabilidad tan histórica como en los años 70-80…si el Partido Popular abdica de esa responsabilidad, allá, los demás NO lo vamos a hacer..no lo hicimos antes y no lo haremos ahora!!!
    ¿Revisar programas? los que quieran…de entrada que pongan en la palestra la lista de subvencionados por Cultura!! «amojor» se llevan alguna sorpresa…
    eso sí, sin acritud!!!
    2012 abrazos a todos!!

  2. Cristina Ramírez

    Hace muy poco, visité un país en el que la oferta cultural era mínima y casi en un cien por cien, extranjera. Sus artistas viven y trabajan fuera, disponen de un maravilloso patrimonio cultural, abandonado y maltratado. Los ciudadanos y ciudadanas están bien provistos de antenas parabólicas, esa debe ser su única ventana al mundo, aunque sospecho que la gran mayoria, la tienen abierta a los campos de fútbol europeos. HA costado mucho esfuerzo, dinero, ilusión y trabajo, cambiar el panorama cultural de nuestri país y, por supuesto, es imprescindible defender lo conseguido y apostar por mejorarlo. Gracias Robert , no dejes de decir estas cosas, es necesario, aunque sea clamar en el desierto.

  3. No se si se puede decir mas claro, pero para mi esta transparente. Este sunami que estamos viviendo en todo lo que rodea al mundo de la cultura esta dejando sin defensas a todos sus protagonistas. Sean artistas empresas, instituciones, todo lo que huele a cultura esta en peligro de hacerse invisible. Nos estan erosionando y cuando queramos reaccionar ya no tendremos fuerzas. Gracias amigo Muro por tu escrito nos sirve de alerta. Un abrazo.

  4. Pingback: Ley de Patrocinio: construir la casa por el alma . 1 | el blog cultural de robert muro

  5. Pingback: Cambio y Cultura: el bien común está en juego | el blog cultural de robert muro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *