Las compañías residentes y el aceite

El concepto de residencia de compañías o de compañías residentes de teatros es un terreno de juego en el que queda mucho, muchísimo por explorar, sobre todo en estos momentos en que la situación económica pide a gritos sinergias y acuerdos que multipliquen el efecto de la actividad de teatros y compañías. La residencia consiste en que los teatros públicos acogen y financian compañías profesionales para que creen y produzcan arte escénico e interactúen con el entorno social inmediato, llenando de contenido y de sentido, y también democratizando, la pléyade de teatros y centros culturales hoy dedicados a exhibición de bajo perfil o infrautilizados. Todo ello a cambio de participar en la programación y llevar a cabo acciones pedagógicas de beneficio social. Una fórmula democratizadora y participativa. A priori, no encuentro obstáculo ni principio alguno que impida que los teatros privados participen también de esta fórmula, ni lo encuentro para que algunos centros se abran incluso a compañías neo-profesionales.

En numerosos países –Francia, Inglaterra, Estados Unidos…- la residencia de compañías es una práctica habitual orientada a extraer el máximo beneficio social de la creación, favorecer los procesos de producción artística y a las empresas y compañías que los sustentan, mejorar y descentralizar la creatividad, y ofrecer a los públicos creaciones relevantes y otros valores educativos solicitados a las compañías residentes. En España no nos es desconocido el modelo, ahora se trata de extenderlo y desarrollar sus aspectos más provechosos. Una mancha de aceite.

Manuel F. Vieites ha empleado a menudo la expresión “un teatro, una compañía”, para señalar que las residencias de compañías no se limitan a grandes ayuntamientos ni grandes teatros, sino que el concepto puede y debe aplicarse en todo el territorio, a todos los teatros y centros que dispongan de espacio adecuado, y al máximo de tejido de compañías, asociaciones y empresas que creen establemente. Los programas de compañías residentes, en realidad, se orientan a fomentar, promover y consolidar un tejido productivo –el cultural- esencial para el desarrollo de un país pero que además genera una enorme riqueza, beneficios sociales y puestos de trabajo. Por eso, el diseño y desarrollo de los programas de residencia, deben ser compartidos no solo por las áreas de cultura y educación de las instituciones sino por los de industria y trabajo, en niveles ministeriales, autonómicos y municipales.

Ando como loco dando vueltas y escribiendo sobre este tema, así que probablemente vuelva sobre él. El futuro se nos echa encima.

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook)


5 Comments

Filed under artes escénicas, Cultura, General, Opinión

5 Responses to Las compañías residentes y el aceite

  1. Pingback: Lecturas del día 17 de mayo « cambiando de tercio

  2. Hola, Robert. Soy Toño Caamaño, de Asturies, no se si te acordarás, estuve en un curso con vosotros de gestión y producc, de la Fundación Autor. Enhorabuena por los articulos, los sigo con mucho interés.
    Hablando de las compañías residentes con responsables de espacios, todo el mundo está como de acuerdo, o no opina, porque no se acaba de concretar nada, no hay muchas referencias de acuerdos de este tipo, nadie sabe muy bien el alcance de esto, realmente qué es lo que se habla; sobretodo en autonomías de segunda o de tercera como la nuestra, donde el responsable teme perder poder o dinero si alcanza un acuerdo de esta naturaleza con una compañía. sabes de algún material que nos pueda servir de consulta o referencia para poder plantearlo en su caso a los responsables?
    Un saludo
    Antón.

    • Robert

      Gracias Toño, por tus comentarios. Y espero que aquel curso te fuera útil. Mira, apenas hay nada. Unos materiales de un congreso que hubo en Galicia hace nueve años, pero que no he conseguido encontrar. Tal vez puedas hacerte tú con él. Aquel encuentro lo coordinó Manuel Fernández Vieites, un profesor de la Escuela de Galicia que escribe a menudo en la revista ADE y siempre es interesante.
      Por mi parte estoy escribiendo -bueno, ya los he escrito, varios artículos sobre el tema que se van a ir publicando en El Espectáculo Teatral. El primero sale este mismo mes y habla de Sistema Teatral y compañías residentes. Creo que este tema hay que impulsarlo a tope porque en estos tiempos generar sinergias entre centros culturales y compañías es una garantía de eficiencia y de salud para el sistema. Estamos en contacto. Y si quieres alguna cosa no dudes en escribirme.
      Un abrazo
      Robert

  3. Pingback: Plan Estratégico de Cultura para Madrid: el punto de partida | el blog cultural de robert muro

  4. Pingback: MadFeria: pensando al futuro | el blog cultural de robert muro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *