Honor a Ray Bradbury. Honor a la anti-utopía

Ray Bradbury falleció el martes, casi a los 92 años. Escritor fantástico en el doble sentido de la palabra, escribió también una novela anti-utópica que nadie debe perderse, Fahrenheit 451, título que hace referencia a la temperatura a la que arde el papel y que en nuestro sistema, el Celsius, es de 233 grados centígrados. La obra –trasladada al cine por Truffaut- cuenta la historia de un bombero encargado de quemar libros, porque las autoridades consideran que leer impide ser feliz. El gobierno dibujado por Bradbury persigue imponer a sus súbditos la felicidad mediante el olvido.

Como otras obras también imprescindibles -la película Metrópolis, de Fritz Lang, o las novelas 1984, de Georges Orwell, o Un mundo feliz, de Aldous Huxley…-, forma parte de ese legado cuasi filosófico del siglo XX que critica ruda y poéticamente la dirección que la sociedad, la civilización habría que decir, se ha empeñado colectivamente en seguir para escribir su historia. El progreso inevitable, tenido como filosofía de fondo de todas las corrientes religiosas, filosóficas o políticas es criticado sin compasión, fustigado por esos autores en sus libros o películas. En el mundo del ensayo, el paralelo es Walter Benjamin, ya mencionado en este blog. Comunista crítico con los comunistas, judío antinazi, escapando del horror vino a suicidarse en Portbou, en 1940, harto de escapar y amenazado por las autoridades españolas de ser devuelto a la Francia ocupada por los nazis.

Todos tienen en común dos aspectos que quiero destacar. El primero, su conciencia de que el futuro no es tan halagüeño ni el mañana es inevitablemente mejor que el ayer, como los vendedores de sueños quieren hacernos creer. Que el progreso exige hacer frente a las injusticias acumuladas en la historia y que nos gritan pidiendo salir de debajo de la alfombra; o no es progreso. Que olvidando el pasado es imposible avanzar con justicia. El segundo, es el necesario compromiso crítico del arte y la cultura. El viejo Aristóteles decía que el teatro –extendamos su juicio al arte en general- debía entretener, nunca  aburrir. Siguiendo ese principio fundamental, Bradbury, Orwell, Lang, Huxley y otros muchos, nos recuerdan que el arte ha de ser iluminador, comprometido, manchado de presente. Ese tipo de arte hoy nos hace falta un poco más que ayer. Un arte que mueva nuestro cerebro, nuestro corazón, nuestras manos.

Honor para Bradbury.

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de facebook)

Leave a Comment

Filed under Cultura, General, Inspiración, Reflexión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *