Mientras declaran la guerra, ¿quién se cree ahora el PECAM?

Traición a la cultura

Mientras el 26 de julio se presentaba con bombo y con platillo el Plan Estratégico Cultural del Ayuntamiento de Madrid, sus responsables ya habían decidido suspender toda la programación artística de música, teatro y danza en los distritos madrileños para el segundo semestre del año. La programación artística en los centros culturales, que acerca la cultura profesional y de calidad a la periferia urbana, y la democratiza, estaba compuesta aproximadamente por cerca de 120 actuaciones que afectaban a 43 compañías con un coste aproximado de 350.000,00 €.  A estas cifras hay que sumar las de la música.

La decisión unilateral de rescindir los acuerdos previamente suscritos con empresas y compañías, que se inscribe en el suicida Plan de Recortes que el gobierno central y los locales están acometiendo en loca carrera, multiplica las dificultades de supervivencia de la creación hasta lo insoportable, y hurta a los ciudadanos su derecho a la cultura y al arte. En Sopa de ganso, de los Hermanos Marx, se decía: “¡Es la guerra!”. Yo creo que simplemente es una declaración de guerra. Nada más y nada menos.

Escribí el post anterior sin conocer esta noticia, pues los responsables municipales aún habiéndola tomado ya, arteramente la ocultaron hasta después de presentar el PECAM. Pero en ese post alertaba hace una semana de que el mensaje de fondo había sido toda una loa al recorte, la “taquilla” y el neoprofesionalismo, y una renuncia a la política de proximidad.  Algunos políticos se sienten cómodos gestionando miseria, como si ese fuera su papel preferido.

La política consistente en más y más recortes, supuestamente orientada a reducir gastos, conduce inevitablemente a más paro, a menos consumo, a menos ingresos de las administraciones vía impuestos y, en consecuencia, a nuevos recortes en ciclos cada vez más cortos. Nuestros políticos no solamente son cobardes y mediocres, incapaces de liderar a una sociedad deseosa de enfrentarse unida a esta situación que no crearon; son, además –nuestros políticos-, desconocedores del axioma económico que dice que sin estímulos las políticas de recorte alargarán inevitablemente esta crisis salvaje y el sufrimiento enorme de millones de seres humanos inocentes.

El ayuntamiento de Madrid debe dar marcha atrás inmediatamente a la rescisión unilateral e ilegal de los acuerdos tomados con decenas de compañías y empresas artísticas. Si no lo hace, su credibilidad estará rozando el subcero a medio año apenas de su toma de posesión. Pero, además, se enfrentará a un sector harto, unido y que necesita y quiere vivir. Ya se sabe lo que ocurre cuando se empuja sin misericordia a la desesperación; tanto y a tantos.

2 Comments

Filed under artes escénicas, Audiencias, Cultura, General, Opinión, polémica, Políticas culturales

2 Responses to Mientras declaran la guerra, ¿quién se cree ahora el PECAM?

  1. Maguil

    Pienso que es una estrategia general de los neocons en España…aparentar ambición política y vía hecho consumados retraer este país a las realidades vividas en los 50-60…su modelo de sociedad -ya lo pregonan sin problema- es la que emana de la escuela de economistas de Chigaco: sembrar el pánico para que las poblaciones acepten el «mal menor»…lo hacen en comunidades como CyL donde han gestionado los recursos con cierta (en el mejor de los sentidos) «tacañería»…el endeudamiento es poco pero han aceptado pagar las deudas de Valencia, Murcia, Madrid…mientras destruyen el tejido social y empresarial en la cultura dan entrada a grandes empresas (Eulen, p ej) que «gestiona técnicamente» los teatros a 5 e/h de actividad de cada operario….y así no se crea valor…se limpian las tuberías de los sanitarios teatrales nada más…van a ser simples «contenedores» de actividades programadas con criterios mercantilistas …grandes teatros e infraestructuras complicadas para conciertos pop que se han hecho, sin problema, en las plazas de toros hasta ahora.

    Hay una salida…volver a la base social, conectarse con movimientos educativos, vecinales, de consumidores, asociaciones, empresas innovadoras, secciones de cultura de los sindicatos…el crowdfunding -además de una moda- es una posibilidad, así como el uso de los medios de promoción al alcance: desde la costosa publicidad a las redes sociales…esto está dando algunos resultados…pelear por las residencias de creadores en los espacios culturales culturales…los gestores -muchos de ellos jóvenes pero totalmente burocratizados- hemos restado a los creadores el protagonismo social de la cultura…es hora de despertarse….estamos a tiempo de revertir algunos males…como el IVA, yo ya contabilizo como gasto profesional todo lo que consumo culturalmente…es mi trabajo…Salud y Conocimiento!!

  2. Pingback: Frente a la subida del IVA, ofertas: tres post al precio de one | el blog cultural de robert muro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *