Gestión de la Cultura y ánimo de lucro, una pareja bien fea

Las administraciones públicas, responsables por activa o por pasiva de la actual situación económica, salen de estampida de la gestión de los servicios públicos para abaratar sus costes.

La privatización, sin criterios y sin más objetivo que gastar menos, amenaza a la Cultura y otros servicios esenciales de la comunidad. Está pasando de tapadillo y sin oposición la entrega de teatros, auditorios y centros culturales de titularidad pública (y hospitales…) a empresas con ánimo de lucro. Empresas que están obligadas a anteponer su propio beneficio a la función social del servicio que se les entrega, y la mayor parte de las veces se dan sin la más mínima transparencia, a escondidas.

Soy un decidido partidario de la desfuncionarización de la cultura, pero para que en su gestión entre la sociedad civil, pero para que se democratice y acoja la opinión y los deseos de los ciudadanos. Y sin embargo, ya está ocurriendo todo lo contrario. Es el momento de decir en voz alta que los servicios sociales y en lo que nos afecta, la cultura, no puede ser gestionados por empresas con ánimo de lucro, y que la gestión de la cultura debe ser asumida, en el caso de que se privatice, por organizaciones del Tercer y Cuarto sector, es decir, por organizaciones sin ánimo de lucro, o por empresas con fines sociales y limitación legal de sus beneficios.

Crear un nuevo modelo de gestión de lo público es una tarea extraordinariamente urgente en la que las organizaciones culturales tienen todo que decir. Es cierto que muchas de ellas para acceder a responsabilidades de gestión han de incrementar sus capacidades organizativas y de gestión. Es cierto que hay que reformar las leyes para que empresas culturales que funcionan de facto como empresas sin ánimo de lucro, sean tratadas fiscalmente como tales.

Pero es posible y es necesario, si la sociedad civil no quiere ver cómo servicios esenciales pasan a funcionar con criterios exclusivos de rentabilidad, olvidando sus valores de equilibrio social, de igualdad de oportunidades, de mejoramiento social.

El modelo de sociedad al que nos dirigimos puede ser apolíneo o convertirse en un monstruo en el que la desigualdad triunfe porque el dinero decide en cuestiones en las que no debe decidir. Algo hay que hacer sobre esta cuestión estratégica, ¿no?

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de facebook)

5 Comments

Filed under Gestión cultural, Opinión, Políticas culturales

5 Responses to Gestión de la Cultura y ánimo de lucro, una pareja bien fea

  1. Ubaldo Suárez

    Estimado Sr: He leído este pequeño artículo con interés, pues me parece representativo de la corriente mayoritaria de opinión en el sector de las artes.
    Por un lado, no por muy repetido es cierto que el término ‘cultura’ corresponda exclusivamente a las artes, por muy variadas que éstas sean. La cultura las engloba, cómo no, pero también al deporte, la artesanía, el cine, las maneras en la mesa, las prendas de vestir, la producción industrial de cualquier objeto, etc. Citando al antropólogo Ángel Díaz de Rada: «La cultura es la forma convencional que toma la acción en cualquier área de actividad, el conjunto de reglas con las que organizamos esa forma, y el proceso, decurso o discurso en el que esas reglas se ponen en juego».
    Por otro, creo da por sentado que «la cultura» (en el sentido que Vd. le da, y que yo creo que se refiere a la creación artística) es un servicio «esencial» de la comunidad. Ya sabe Vd. que algunos la consideran un mero «entretenimiento», por lo que no existe tal consenso. Sin ir tan lejos, me parece un tanto arriesgado igualar la necesidad que tiene la sociedad de la producción/recepción de arte a la necesidad de la sanidad, la escolarización o la justicia. En este punto, me atrevo a sugerir que muchas veces se pretende traspasar a las artes lo que es propio de la educación, como la formación en valores democráticos, el respeto a los demás, la dignidad de las personas, el valor del diálogo, etc. Es por ello que considero discutible que el arte promueva intrínsecamente valores como el «equilibrio social», la «igualdad de oportunidades» o el «mejoramiento social». Sabe Vd. tan bien como yo que hay creaciones artísticas que en absoluto las promueven y eximios representantes de la ‘cultura’ que no hacen honor a esos conceptos.
    En otro orden de cosas, no entiendo muy bien que quiere decir con la «desfuncionarización de la cultura»: si es que el Estado abandone por completo el patrocinio de las artes, lo que contradiría su opinión acerca de que la cultura no esté «gestionada» por empresas con ánimo de lucro, o, más bien, que el presupuesto que el Estado proporcione a aquellas lo ceda a organizaciones sin ánimo de lucro. En este último caso, además de que la ‘funcionarización’ se limitaría a bajar un escalón, instalándose en las organizaciones aludidas, también da por sentado que los criterios de éstas serían mejores, lo cual también podría ser discutible. En cierto modo, constituiría también una privatización de recursos públicos, justificada por la falta de ánimo de lucro. Por no hablar de que el lucro monetario directo puede estar ausente, pero la gestión podría también estar condicionada por otras motivaciones espurias.
    El tema da para mucho más (el papel del artista, la función del mercado, el patrocinio público/privado, etc., etc.) pero creo que hago bien no abusando de su paciencia y circunscribiéndome a los asuntos expuesto en su artículo.

  2. Maguil

    Un gran debate!! ¿artes = cultura? los anglosajones lo ven así, los continentales ampliamos la cultura a otros campos..desde la artesanía a la gastronomía, tradiciones de la sociedad, ¿deportes? etc…yo, ahora, me encuentro más seguro en este segundo concepto…como en los 80 y 90 me identificaba con el primero. Quiero entender en el artículo la apuesta por poner en igualdad de oportunidades a la cultura con la educación, la sanidad y las políticas de bienestar social…de la misma manera que la I+D es industria, es ciencia, es innovación…la cultura mezcla las actividades.
    El momento actual es peligroso porque el mensaje de los gobiernos actuales de todo signo político es muy reduccionista: fórmate para conseguir un trabajo y aumenta tu renta..luego ya verás si te interesa la cultura, las artes, el deporte…y no es así…nadie puede crear ciencia, tecnología, artesanía, proyectos empresariales si no parte de la idea de renovación constante que proporcionan las artes y la cultura, el pensamiento, la filosofía, la ciencia, el estudio de la historia…y la gestión de toda esta actividad cultural debe ser mantenida con el esfuerzo social (a través de instituciones públicas) y el esfuerzo individual (ciudadanos, empresas)…todos podemos y debemos implicarnos en la gestión de la cultura…las administraciones mejorando en su eficacia y los particulares y las empresas poniendo en marcha organizaciones donde el centro sean los ciudadanos, las artes, la cultura…y no la obtención de lucro (no hablo de beneficios…gran objetivo)…si no de un lucro que vaya a las cuentas corrientes de accionistas e inversores…beneficios que reviertan en las actividades gestionadas…asociaciones, fundaciones, cooperativas, empresas que renuncian a repartir beneficios. Dos ejemplos…la administración de la lotería «cultural» en GB donde los beneficios de la venta van a administrar el programa y repartir los fondos, con gran limitación del beneficio industrial (nuestra ONCE)…y los programas culturales y educativos públicos en muchas ciudades USA….no les gestionan empresas si no organizaciones del tercer sector…algunas confesiones religiosas están cediendo sus grandes edificios a estas organizaciones para que sirvan de base a sus actividades…
    Todo esto se puede hacer si hay voluntad política, claro…que es uno de los bienes más escasos en estos aciagos momentos en España…gran debate, pardiez!!! salud

  3. dennis alvareo

    Las ONGs de Peru estan participanfdo en la corrupcion especialmentre en la selva de madre de dios donde el lucro por el oro y la cocaina es cada vez mas el lucro que esta corrompiendo a este pais. En esta corrupcion se ha encontrado envolucrados congresistas los periodistas los regidores y los fiscales y por lo mas comun es al participacion de los policas ya que son zonas prohibidas para el trabajo de la mineria por la biodiversidad y por los grandes bosques pero el oro y la cocaina ha hercho que nadie repete esta selva y los permisos para trabajar estas zonas lo han expédido estas autoridades y los que se encargan de exportar el oro y la cocaina de esta selva son las ONGs son ellos quienes contactan a los compradores.Asi participan las ONG en la corrupcion del peru.

  4. Pingback: Diccionario-post de 2012 | el blog cultural de robert muro

  5. Pingback: Palabras | [rbw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *