Javier Ortiz de York

sol-de-york

Hace unos días se cerró El Sol de York, ese coqueto teatro que impulsado por altas pasiones artísticas, se había hecho un hueco de lujo en el panorama teatral de Madrid. El alma mater había sido durante largos meses Javier Ortiz, navarro profesional que encabezó el proyecto de abrir, llenar de contenidos buenos y defender ese nuevo espacio escénico en el corazón de Chamberí. Todos cuantos amamos el arte y lo entendemos como herramienta de cambio –propio y ajeno-, tenemos una deuda con él y con cuantos apoyaron ese proyecto y lo hicieron vivir.

Ahora siento emociones y pensamientos contradictorios: emociones del que siente e incluso admira; pensamientos de quien analiza. Porque no quisiera decir solamente aquello que salta a la vista, lo positivo, sino que quisiera aprender, extraer enseñanzas también de esta aventura, tan bellamente insolente hacia los malos tiempos en que le ha tocado desempeñarse.

La gestión de El Sol de York ha sido en muchos aspectos ejemplar. Por su responsabilidad y compromiso con las compañías y artistas que representaron sus obras en ese teatro a las que siempre abonaba sus ingresos con la máxima justicia; por el modelo de programación artística, siempre a la búsqueda de la máxima calidad y del máximo aprovechamiento; por la relevante atención a los públicos, eje de su gestión; por el hecho mismo de haber logrado abrir una nueva ventana en Madrid al buen teatro y a muchos creadores que lo necesitaban; por su capacidad de acoger a cuantos necesitaban calor. Una gestión que caminaba en los hombros de la pasión.

El análisis, en todo caso, no debe eludir entrar en las debilidades del proyecto, esas que en parte explican el cierre. Si El Sol de York ha sido un ejemplo de gestión, entonces probablemente habremos de convenir que ha fallado el modelo empresarial que la soportaba. Un modelo en el que se apostaba por una fuerte implicación de la propiedad del inmueble y que sin embargo, durante todo el tiempo en que la sala estuvo abierta, no dio pasos en su compromiso concreto. La pasión, e incluso el éxito, tan cercano en muchos momentos, no podía obviar que todo proyecto artístico, hoy, es un proyecto empresarial y que tener cerrado el alquiler en contrato adecuado es absolutamente esencial para planificar a medio y largo plazo. Como lo es, también, disponer de socios o/y patrocinadores que cubran los flancos débiles. Sé que ambas cuestiones formaban parte de las preocupaciones clave de El Sol de York.

La legislación debería favorecer que los propietarios de locales dedicados al arte no sufrieran castigo por ello. Incentivos fiscales, ayudas a la rehabilitación, créditos especiales…, son algunas de las medidas que los propietarios necesitan para no sentirse tentados por dedicaciones más rentables. Como debiera recoger privilegiadamente la futura ley de financiación de la Cultura, el apoyo financiero a este tipo de expresiones y proyectos. Entre tanto, solamente queda acomodar los proyectos a la realidad en que han de sobrevivir y crecer.

En cuanto a Javier Ortiz de York, estoy seguro de que está preparando un nuevo lío guapo al que servir fielmente. Con la intensidad, la dedicación y el buen hacer con que sabe hacerlo. Muchos estamos dispuestos a estar a su lado en lo que necesite.

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de facebook)

2 Comments

Filed under artes escénicas, Políticas culturales, Públicos

2 Responses to Javier Ortiz de York

  1. Interesante y enriquecedora reflexión Robert. Hoy justamente aparece la noticia vinculada a otro polo del espectro empresarial del espectáculo : El concurso de acreedores de los cines Imax de Madrid y Barcelona.
    Parece ser que nuestro sector está siendo arrinconado (sin demasiadas distinciones de clase) por esa falta de incentivos que muy bien mencionas. Pero también, según mi parecer por ese cambio de modelo de país que vuelve a hacer de la cultura un artículo de lujo.
    Javier Ortiz de York te deseo lo mejor y te tiendo la mano para lo que pueda serte útil. Gracias por tu esforzada y estresante aventura (lo digo con conocimiento de causa).
    Gracias por el espacio.

  2. Robert Muro

    Sï, Daniel, cambio de modelo -más bien, retroceso de modelo-, y falta de una política cultural que considere el arte y la cultura, además de la expresión avanzada de ser humano, un componente de desarrollo económico importante. Estamos en los últimos años en un mar de aguas bravas e incomodas. Pero también tenemos capacidades propias para salir mejor o peor parados del embate, para afrontar mejor o peor el oleaje. Y hay que emplear nuestras mejores capacidades para hacer que las gentes sientan que el arte y la cultura son importantes en sus vidas. Que lo que hacemos contribuye muy profundamente a hacer este mundo algo más rico. Y hacerlo con los ojos en el futuro, sin mirar atrás -Lot- ni a los lados, que nos desvían del rumbo. Estoy marinero y bíblico hoy.
    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *