Category Archives: El Blog Cultural de Robert Muro

¿Tiene sentido diseñar una política conjunta deportivo-cultural?

Mens sana in corpore sano

Me vino esta pregunta a la cabeza al ver la fotografía de Rafa Nadal y Garbiñe Muguruza en el Museo del Prado, ante el cuadro de La rendición de Breda. El Mutua Madrid Open se presentaba de la mano de estos y otros tenistas en uno de los museos más importantes del mundo.

Lejos de la anécdota, la imagen -y el hecho en sí- ilustra a la perfección la práctica inexistencia de puentes entre ambos tipos de actividad, y por ende, las tan inexploradas como enormes posibilidades de colaboración de ambos mundos en la común tarea de alimentar a un ser humano más rico en matices, con más perfiles, más holístico. ¿Es posible crear sinergias entre las políticas públicas deportivas y las culturales? ¿Es posible que no solamente se produzcan ahorros para las administraciones sino, lo más importante, beneficios para la ciudadanía en un espacio comunitario novedoso? Sin duda la respuesta a ambas preguntas es positiva y abre terrenos de acción estratégica conjunta de poderosas consecuencias.

Imaginemos.

Imaginemos que los recintos deportivos formen parte de los espacios que acogen actividades culturales, ya sean puras o mixtas. Por ejemplo, que el polideportivo acoja expresiones fronterizas de enganche como el break dance, o puras como la música y la performance o el teatro. Imaginemos que ello conlleva beneficios concretos -reducción de precios, bonos de consumo cultural…- para quienes disfrutan habitualmente de esos espacios deportivos.

Imaginemos que las bases de datos y los canales que comunican la acción pública a los ciudadanos, apps incluidas, son los mismos para los interesados en el deporte que para quienes gustan de la cultura. Y más allá, imaginemos que los beneficios son cruzados, que los usuarios culturales tienen ventajas en el empleo de los recursos saludables y los usuarios de espacios deportivos obtiene estímulos para disfrutar del consumo cultural.

Personalmente no me cuesta nada imaginar acciones y programas concretos que mezclen la información, la promoción y el consumo…, e incluso incorporar a los programas otras variables claves como educación, juventud y transporte. No me cuesta imaginar usos comunes y complementarios. No me cuesta imaginar que todo ello tiene una expresión en forma de carnet y que el carnet sirve también para acumular puntos, medir utilizaciones, impulsar consumos, crear comunidad…

Ya hay experiencias en este sentido en Cataluña, el Atrium de Viladecans, un espacio que une en una misma instalación servicios deportivos y culturales.

Por dios, el juego que da una fotografía. ¡¡¡Y sin tomar nada!!!

1 Comment

Filed under artes escénicas, Cultura, El Blog Cultural de Robert Muro

74”

¡Cuánto desprecio a la Cultura cabe en tan poco tiempo!

Toda la preocupación por la cultura, todas las propuestas sobre la cultura, todo el interés por la cultura cabe en setenta y cuatro segundos. Ese es el tiempo que dedicaron los cuatro candidatos a presidir el Gobierno de España en el debate del martes 23 de abril en Antena 3.

Ciertamente, da la medida exacta de la relevancia que le conceden al arte y la cultura esos políticos -y lo que representan- en la vida de un país, en la vida de sus gentes. Muchos pensamos que si el arte y la cultura, y su derivada natural previa, la educación, tuvieran más peso en la vida cotidiana de las personas, este país iría mejor, el español en el mundo iría mejor, nuestro cine, nuestro teatro, nuestra creación iría mejor, y nuestra vida política sería, sin duda, menos zafia, más educada. ¡Qué vergüenza, por dios!

Esos 74 segundos a mí me parecieron un insulto a la cultura y a la inteligencia de los ciudadanos. Esos 74 segundos expresen a la perfección el nivel de compromiso con el arte y las muchas culturas y lenguas de este gran país.

Hay una parte de razón en esa expresión, casi lugar común, que afirma que las sociedades, los ciudadanos, tienen lo que se merecen. Y esa parte de razón estriba en que la vida política de un país, y la calidad de sus políticos tiene relación directa con la acción cotidiana, diaria, persistente, constante…, de los ciudadanos, con su implicación concreta en la marcha de su comunidad. El voto, la democracia entendida al minúsculo modo en que la entendemos en España hoy, es necesaria, absolutamente necesaria, pero insuficiente, absolutamente insuficiente.

¿Y qué es necesario, pues? Que las gentes, las más posibles, se organicen según sus intereses y preocupaciones, que dediquen algo más de su tiempo a la acción que a la “dicción”. Que, como decía Buero, duden, pero no dejen de actuar.

En la cultura no es poca la tarea que tenemos planteada en este sentido. Fortalecer las organizaciones culturales de todo tipo, y su relación con la sociedad, con los ciudadanos, es cada día más una tarea de enorme valor estratégico. Pasar del club de amigos de la queja, al grupo de compañeros de la acción positiva. (Una sugerencia: lean España en Marcha, de Gabriel Celaya).

Y más allá de lo que cada persona consciente, y cada organización comprometida quiera y pueda hacer, hay otra tarea que debe asumir el sector organizado de la cultura en su conjunto. Dar pasos en la unidad estratégica, en la unidad de discurso, en la unidad de reivindicaciones, en la unidad de cambio. Conformar una voz, fuerte, consistente, indiscutida, grande, es la única manera de hacer oír la voz de la cultura y, con ella, de las necesidades de los ciudadanos.

Basta para ir en esa dirección con centrar el tiro, asumir liderazgos y ser lo más autónomos y autosuficientes posible.

Centrar el tiro quiere decir que debemos concretar un pequeño pero importante cuerpo de transformaciones a impulsar que afecten a todos los ámbitos culturales y artísticos: la ley de mecenazgo, la reducción de los impuestos a la creación y producción culturales, un nuevo modelo de empresa para la actividad cultural, la asunción de compromisos concretos con la sostenibilidad, la promoción de la igualdad de género, y un nuevo papel de la cultura en la acción exterior serían seis claves estratégicas de enorme trascendencia.

Asumir liderazgos quiere decir que las organizaciones representativas de los diversos sectores culturales (museos, cine y audiovisual, edición, artes escénicas…), sean sindicales, profesionales o académicas, deben reunirse y avanzar en ese programa que les una y nos una; deben avanzar en la configuración de una voz, alta y clara. Me gustaría enormemente que la Academia de las Artes Escénicas, a la que pertenezco, diera el primer paso.

Ser lo más autónomos y autosuficientes posible quiere decir que debemos romper la tradicional dependencia de los poderes políticos, esa dependencia que hace que el arte y la cultura española no vuelen esperando como los pájaros recién nacidos que Mamá Estado les proporcione el alimento. Hay cosas, muchas, que podemos hacer sin depender de la política, desde crear sinergias entre los diversos sectores culturales beneficiosas para los ciudadanos, hasta introducir en la vida de las organizaciones culturales (museos, teatros, cines…) una mayor presencia participativa de las gentes; desde crear nuestros propios sellos de calidad hasta introducir compromisos de sostenibilidad en la gestión.

Un lugar común afirma que las cosas ocurren porque alguien las hace. Pues eso.

Los dioses quieran que aprovechemos positivamente el insulto de los 74”.

Notas de despedida y cierre de este post:

1. Qué casualidad que el debate de los 74” fuera el 23 de abril, día grande de las letras españolas, en el que una gran Ida Vitale recogía en Alcalá su merecido Cervantes. Sin comentarios. Por favor, lean su poema del Kit de supervivencia elmuro de este año: página 44.

2. Lástima que he votado por correo; si no lo hubiera hecho, esta vez iría a votar a mi colegio con una pinza de ropa en la nariz para visualizar el asqueo que produce el nivel de la política partidista a la que se ha dejado arrastrar nuestro sistema y nuestros medios de comunicación.

2 Comments

Filed under Cultura, El Blog Cultural de Robert Muro, General, Opinión

¿Qué hemos hecho mal para merecer esto? Al Maestro Yoda las respuestas a estas preguntas pedir debemos.

A propósito de la elección del nuevo director de la Compañía Nacional de Teatro Clásico

Fotografía del actor y director teatral Lluís Homar / Robin Townsend (EFE)

¿Qué entiende el Ministerio por “procesos públicos”?

¿Creen los responsables del Ministerio de Cultura que un proceso de evaluación de candidatos llevado a cabo en apenas tres semanas y sin ninguna información pública sobre los participantes ni sobre sus proyectos, puede calificarse de transparente?

¿Por qué no se hacen públicos los proyectos presentados por todos los candidatos, incluidos los cuatro finalistas, para que la opinión pública y los profesionales del sector puedan conocerlos?

Al menos, ¿cuál es el proyecto en concreto del nuevo director de la CNTC, para cuya ejecución ha sido contratado? ¿Se ha tenido en cuenta la posibilidad de convertirlo en un Contrato-Programa que debería firmarse?

¿Cuáles son los criterios de valoración concretos -y diferenciales respecto al resto de candidaturas- empleados en la toma de decisión? ¿Figuran entre ellos la experiencia en dirección o interpretación o el conocimiento de autores del Siglo de Oro y del verso clásico español?

¿Le parece bien a la directora del INAEM, la afirmación del nuevo director de la CNTC de que viene a aprender?

¿Qué puestas en escena de la CNTC o de teatro clásico español ha podido ver el nuevo director en los últimos años?

Además de su salario, ¿va el nuevo director a cobrar por los montajes que dirija?, y si es así, ¿va a descontar de su salario de director el tiempo que reste a sus responsabilidades en la CNTC? ¿Va a participar en puestas en escena externas o en proyectos audiovisuales ajenos a la CNTC durante su mandato?

¿Es mejor que se ofrezcan respuestas o que nos quedemos con las dudas?

En definitiva, Amaya de Miguel, ¿por qué?

3 Comments

Filed under El Blog Cultural de Robert Muro, Políticas culturales

Se anuncia la convocatoria para las direcciones artísticas del INAEM: Una broma sin pizca de gracia

La web de la Cadena SER, en pleno fin de semana que se inicia el viernes, 1 de febrero de 2019, informa que el Ministerio de Cultura había publicado ese día en su web una noticia extraordinariamente relevante para la Cultura, por el fondo y la forma. La web del Ministerio adelantaba que el día 11 de este mes (diez días después), se convocaría el proceso de selección para las direcciones artísticas de las compañías nacionales dependientes del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM). La misma noticia informaba que el plazo de presentación de candidaturas se iniciaría el martes, 12 de febrero, y finalizaría el miércoles, 25 de febrero. Sí, han leído bien: el INAEM informa de que en el futuro se convocará el proceso, pero sin convocarlo, es decir, sin dar a conocer las bases de la convocatoria, los requisitos, las normas, los presupuestos… Nada. En definitiva, quienes aspiren a dirigir las organizaciones artísticas más importantes de España dispondrán de apenas trece días -13- para presentar su proyecto y preparar y presentar sus candidaturas en base a las condiciones que fije la convocatoria. Escasos días y muchos obstáculos para que los proyectos tengan la máxima calidad.

Como a los propios responsables este tiempo debe parecerles insuficiente, lo que hacen es avisar con antelación de que será muy poco el tiempo. Una broma. Una broma sin pizca de gracia.

¿Dónde queda la transparencia, dónde la publicidad, dónde la garantía de competencia, la profesionalidad exigible para que un proceso pueda ser aceptado como democrático?

Miren, el propio Código de buenas prácticas del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música, vigente, señala en su artículo quinto que la selección de candidatos se llevará a cabo “mediante procedimientos que garanticen la publicidad y la concurrencia.” ¿Es por eso por lo que TODO el proceso de presentación se realiza en trece días? ¿Es así como se promueve la sana competencia, unos buenos proyectos, y se garantiza la transparencia y el principio de igualdad?

SI el INAEM quería que el proceso pareciera transparente y limpio, desde luego ha fracasado. No serán pocas las personas que pensarán que algunos privilegiados/as tendrán previamente la información suficiente para poder hacer bien los deberes en tan poco tiempo.

Era información conocida que los actuales directores tenían que irse al final de la temporada: entonces, ¿porqué ahora con esta premura, con esta prisa?

Nuestra CULTURA, con mayúsculas, no debería estar jugando a lo pequeño, a las lealtades mínimas, a las prisas, a la ausencia de estrategia.

A las mayúsculas renuncia este tipo de convocatorias apresuradas, con tiempos tan cortos para hacer las cosas bien, y casi en penumbra.

Y, por cierto, todo esto sobre las formas: hablaremos del contenido de la convocatoria…, cuando se conozca.

1 Comment

Filed under artes escénicas, Concurso público, El Blog Cultural de Robert Muro, Gestión cultural, Políticas culturales

¿Son el arte y la cultura cosas de ricos? (2)

Blog Robert Muro

Hoy penetro un poco más en la relación de la cultura con la salud del planeta.

Una de los efectos que tiene una lectura detallada de los ODS y de sus metas es que la cultura y el arte son cosas de quienes tienen resuelto todo y pueden, por ello, preocuparse de cosas como la belleza, la música, la literatura… Cosas de pijos ricos.

¿Es eso cierto? Cuando se leen detenidamente las metas concretas de los ODS no queda otra que pensar que sí. Simplemente por incomparecencia. El arte, el teatro, la poesía…, no existen; y no aparecen porque en realidad son necesidades de estómagos satisfechos. Sin educación, sin alimento, sin salud, sin seguridad…, ¿se puede uno preocupar de otras cosas?

Pienso, sin embargo, que es un mal olvido de los ODS y que la cultura debería figurar entre los objetivos y las metas con papel destacado. Porque el ser humano debe abordar su propio desarrollo de un modo integral, incorporando a la dignidad de ser humano también el acceso al arte, su comprensión, su disfrute. Si algo debiera haber aprendido la humanidad de su desarrolla hasta aquí, es precisamente eso.

Nosotros, los que habitamos la parte “rica” tenemos también nuestras propias responsabilidades en el desarrollo del planeta, y en el cumplimiento de los ODS. ¿Cómo? Sencillo, cambiando lo que podamos en nuestro entorno inmediato. Cada país, cada institución, cada empresa, cada pequeño comercio; y sobre todo, cada persona, debe aportar algo concreto en la buena dirección. Y llevando el agua al molino que debo, los que apreciamos el arte debemos emplearlo al servicio de estas ideas y de estas prácticas reconfortantes con nuestro entorno. Bebe, poeta preciosa, lo dice en su Ska de la tierra: “La Tierra tiene fiebre, tiembla, llora,/ se duele del dolor más doloroso/ y es que piensa que ya no la quieren.”

El arte es la forma que ha ido empleando la humanidad para explicarse a sí misma cosas trascendentes, cosas que solamente se pueden expresar con y desde el arte. Quienes ante unos acordes de violín han sentido emociones profundas hasta la lágrima -es un ejemplo-, lo saben. Ya, ya sé que esto es una milonga para quien carece de lo elemental. Pero cada uno debe actuar sobre su medio. Y aquí, el arte y la cultura deben adquirir nuevos compromisos con el futuro, que hasta hace unos años eran simplemente impensables. Compromisos que se orientan a un nuevo horizonte, a un sueño: el de que algún día quienes no saben lo que es un violín, lloren de la felicidad apacible de conocerse un poco más a sí mismos.

Hacer consciente a la mayor parte de nuestros congéneres que hay cosas que solamente se pueden decir con el arte, y casi todas son bellas. Es nuestra tarea. 

Posibilitar a la mayoría de nuestros congéneres de ese disfrute. Que no tiene que ver con tener más o mejores cosas, sino con ofrecer, sentir y vivir más y mejores experiencias al alma.

Así que, ¿podemos hacer algo los pijos de este mundo, los pijos culturetas?

Sí. Contar la historia del mundo desde el arte. Contar el futuro del mundo con arte.

Contar, hacer y propagar: tres tareas del arte ante el futuro . Pero eso, mañana. 

5 Comments

Filed under Cultura, El Blog Cultural de Robert Muro, Opinión

Hoy es fiesta… de supervivencia

_MG_2035

Déjenme hoy hablarles de algo que vivo de una manera muy personal. Hoy celebramos la fiesta del Kit de supervivencia elmuro 2018. Ya van 12 años produciendo ese regalo que elmuro hace a sus amigos cada fin de año y que persigue alimentar el alma con fragmentos elegidos de obras de teatro, novelas, ensayos o poemas, cosechados a lo largo de todo el año. Un compendio y una loa a la diversidad, en el que, además del español,  están presentes el euskara, el catalán y el gallego.

Cuando alguien me pregunta que porqué una empresa, una pequeña empresa cultural, gasta energía y dinero en producir varios miles de estos regalos, mi única explicación de fondo es que el Kit dice más lo que es elmuro que cualquier web, cualquier anuncio, cualquier campaña de comunicación o cualquier presentación. Dice que somos una empresa en cuyo ADN está dar y aportar valor a todos cuantos se acercan a nosotros. Sin avergonzarnos. Nos gusta hacer bien nuestro trabajo, sí, pero nos gusta dejar recuerdo bueno a las gentes aunque simplemente pasan a nuestro lado. Algo así como perfumarse para que a quienes rocemos les demos un segundo de alegría; algo así como tener limpia la terraza por galantería con la luna, que es la única que la ve limpia.

Este año el Kit de supervivencia se hace por primera vez solidario: quien quiera comprar uno o varios kits para regalar sus mensajes a sus amigos podrá hacerlo comprándolos, y el beneficio irá a la Asociación de escritores solidarios Cinco palabras, impulsada por Mar Olayo, que destina los recursos que consigue a apoyar causas que lo merecen. Caídos del Cielo, otra ong orientada a combatir desde el teatro la exclusión social cuenta también con nuestro apoyo.

Y lo hacemos en el teatro Tribueñe, esa coqueta sala en la que el amor apasionado al teatro de sus habitantes se junta con exquisita armonía con su arte para dar espectáculo únicos, personales, de una belleza inaudita.

Unos versos de Claribel Alegría en el Kit para terminar: “Es extraño este huésped/ este amor,/ cuanto más me despoja/ más me colma.”

Sí, para nosotros hoy es fiesta.

1 Comment

Filed under El Blog Cultural de Robert Muro

Apenas un año para ponerlo en marcha: El Consejo Municipal de Cultura como expresión de la participación en el común

participacion-ciudadana-elmuro

El impulso de la participación de los ciudadanos en la actividad política, más allá de los periodos electorales, es un signo inequívoco de democratización profunda en los modos de hacer política. El nivel de participación estable y activa es el verdadero termómetro de la democracia municipal. En cultura no se han dado pasos reales en esta dirección, porque el camino es largo y lento, y porque la participación suele tornarse incómoda para los poderes cuando, más allá de ser noticia, se profundiza en su práctica. En realidad, la participación efectiva se traduce en que el control externo a la gestión política se incrementa por parte de los ciudadanos, se descentraliza, lo cual es inquietante para los políticos. Un ejemplo: nos encaminamos ya hacia el final del tercer año de gobierno de Ahora Madrid, y no se ha dado un solo paso en la constitución del Consejo Municipal de Cultura. Un organismo que reúna las voces representativas, personales y organizativas, activas en cultura; que pueda actuar de fuerza de asesoramiento y debate previo para enriquecer propuestas e incluso para generarlas; que pueda proponer reformas al equipo de gobierno; que rinda su supervisión sobre la acción política municipal. Un Consejo que actúe como voz viva y activa de la ciudadanía entre elección y elección. Y veintiún consejos más: cada distrito de Madrid debe contar con su estructura participativa permanente, que aporte vida en cada barrio y acerque y descentralice hacia ellos la capacidad de intervención ciudadana.

Todavía estamos a tiempo, y sería una verdadera aportación que el Ayuntamiento constituyera el Consejo de Cultura de Madrid antes de las próximas elecciones municipales. Implicar establemente a unos cientos de personas en la marcha del común no es baladí.

 

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos en twitter @elmuroenred o dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook )

1 Comment

Filed under El Blog Cultural de Robert Muro, Políticas culturales

La democracia municipal y participación: mucho más que el voto.

Ciudadania_participacion_elmuro

El concepto de participación política tiene en el ámbito municipal un territorio casi virgen por explorar, algo así como el corazón de África en el siglo XIX. Es, la ciudad, el escenario posible y apropiado para desarrollar experiencias y prácticas en las que los ciudadanos jueguen un papel relevante. La participación no es solamente una actividad consistente en la recogida de opinión o el voto en momentos puntuales sobre aspectos concretos de la gestión: eso es bueno, y el Ayuntamiento de Madrid ha dado pasos adecuados en esa dirección, aunque con poco calado y un tanto formales. Es, también, la cesión orgánica y organizada de cuotas de poder, que pasan a estar descentralizadas y en manos de los ciudadanos directamente. Y si me apuran, todavía más importante, en esencia la participación es una práctica que contribuye a “hacer” ciudadanía, a formar ciudadanos.

En mi opinión, en los procesos participativos, lo verdaderamente importante es informarse, entender, acercarse al cómo se toman las decisiones, al cómo se manejan los presupuestos, a la profundidad más que a la superficie. Ello llevará a que los ciudadanos que acudan a esos procesos, sean más cada vez y más “ciudadanos”: gentes críticas y con opinión que contribuirán sin duda a hacer de la vida política territorio de regeneración, mucho más allá del voto cada cuatro años.

Porque entender la participación únicamente como el número de personas que en vivo o a través de internet han elegido entre una o varias alternativas prefiguradas, y no siempre de sencilla diferenciación, es una apuesta por la superficialidad y la nadería. O la manipulación.

P.S: ¡Última hora! ¡Último ejemplo! El Pacto de Gobierno del Ayuntamiento de Barcelona se acaba de romper. Ada Colau (por cierto, sin siquiera dar su opinión públicamente sobre el tema), sometió a votación de los inscritos en Barcelona en Comú, la continuidad del acuerdo. Votaron a favor de romper el pacto 2.059 personas y 1.736 por mantenerlo. Votaron menos de la mitad de los inscritos en Barcelona en Comú, que son una minucia sobre el número de todos sus votantes, y esos pocos decidieron la ruptura de un acuerdo clave para la estabilidad de una gran ciudad y millones de ciudadanos. En mi opinión ese concepto de democracia y participación es un fraude y una manera de malbaratar la democracia como principio profundo, no utilitarista.

3 Comments

Filed under El Blog Cultural de Robert Muro, Políticas culturales

¿Recuerdan a Santiago Eraso? Cristalino…

exdirector-arteleku-santi-eraso_ediima20150328_0312_24

En este repaso evaluativo que vengo realizando sobre lo hecho en cultura por el gobierno municipal de Madrid, resulta inevitable hablar de la transparencia, como decía en el post anterior. Y con ella, del caso de Santiago Eraso. Eraso, gestor de instituciones culturales con una muy larga y apreciada trayectoria, llegó a Madrid Destino, Cultura, Turismo y Negocio, empresa pública de gestión del Ayuntamiento de Madrid, de la mano del equipo de Ahora Madrid tras las elecciones. Quienes le nombraron buscaban que aportara mirada estratégica, y que pusiera coto a la gestión privada de la cultura y a la conversión de los equipamientos municipales de Madrid esencialmente en recursos para multiplicar ingresos.

Lo preocupante no es tanto que de su casi año y medio de trabajo no haya quedado apenas nada; bueno, más allá de sus controvertidas opiniones o las medidas en torno a la cabalgata de Navidad. Con nada, me refiero a que Madrid Destino sigue donde estaba: una estructura ciclópea, sin el más leve rasguño; que ni siquiera se dio a conocer el Plan Estratégico que preparó para la entonces concejala de Cultura, Celia Mayer, y que no llegó a ver la luz.

El fichaje estrella del equipo de Manuela Carmena, que como dije entonces sin acritud (porque conocía los tiempos en que los nuevos responsables municipales se movían), llegó por designación directa, sin convocatoria ni contrato programa, hizo mutis por el Foro como si llevara zapatillas de felpa, sin el más mínimo ruido y sin dar explicaciones a la ciudadanía. Ni él, ni quien le nombró. Un caso más, éste en la izquierda, que muestra lo extraordinariamente fácil que es predicar, y lo enormemente difícil que es dar trigo. Transparencia, bendito deseo.

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos en twitter@elmuroenred o dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook )

Leave a Comment

Filed under El Blog Cultural de Robert Muro, Políticas culturales

¡Todavía quedan más naves en el Matadero! Se ceden a buen precio y sin explicaciones.

n_sandretto_nave9_matadero_elmuro

Hace apenas un mes buena parte de los ciudadanos de Madrid conocieron la existencia de una fundación italiana dedicada a la cultura y el arte de nombre sugerente aunque extraño: Sandretto Re Rebaudengo. Algunos, estos ya muchos menos, entre los que me encuentro, se escandalizaron porque a esa fundación se le entregaba una de las deseadas naves del Matadero, la 9, a cambio de la rehabilitación, cien obras de arte y algunos programas pedagógicos… por cincuenta (50) años. El problema, (pequeño: una minucia -como ya nos estamos acostumbrando a aceptar que son todos los grandes problemas-), es que llegó sin concurso, sin conocimiento por la ciudadanía, sin debate político, sin nada, y en menos de tres meses desde la primera noticia hasta la firma del contrato.

Mar Espinar, la concejala socialista, en una suavísima crítica decía que debían ser “los madrileños los que decidan qué hacer con sus espacios públicos”, y reclamaba concurso y transparencia. Yo ya casi me conformo con una amplia información previa y debate público, que uno cada vez pide menos.

Sí, la transparencia en la vida pública española deja mucho, pero mucho que desear. Y quien debería dar ejemplo, lo elude en cuanto toca poder, olvidando que en democracia, las formas lo son casi todo. Seguiremos con este tema.

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos en twitter@elmuroenred o dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook )

Leave a Comment

Filed under El Blog Cultural de Robert Muro, Políticas culturales