Category Archives: Opinión

Eduardo Galeano: poeta del bien común

Eduardo_Galeano

Un mensaje canalla y mentiroso en mi móvil dice que Eduardo Galeano acaba de morir en su querido Montevideo a los 74 años. No es verdad.

Galeano es un escritor de mandíbula seria y enhiesta frente al mal, de mirada clara y herida, de entrecejo fruncido por el dolor propio y el ajeno, y de alma sensible, limpia y despejada, como su propia frente. He leído muchas veces su obra, sus obras, como lo han hecho tantos otros sensibles al sufrimiento de América Latina y de los agraviados y nadies del mundo en los últimos cincuenta años. Ha construido un arsenal de palabras que como balas de tinta atacan el corazón de los malos, los poderosos, los que no sufren o creen no sufrir. Balas de tinta frente a balas de verdad. Fueguitos contra el frío.

Galeano es un poeta del bien común, o por decirlo con otras palabras, un creador de imágenes que estimulan lo bueno colectivo que hay en el ser humano, imágenes con las que te identificas y que te hacen creer en que estar de parte del bien de todos, es tu humilde contribución a hacer del mundo un lugar habitable, del que no avergonzarte.

Cada año nuestro Kit de supervivencia de elmuro recoge alguna de sus pequeñas historias, que beben de la narrativa mínima latinoamericana, y de la sencillez. Seguramente la destilación más serena de su pensamiento poético y político está en El Libro de los abrazos y en Memoria del fuego, aunque no sean los más conocidos. De este último reproducíamos un canto breve a la acción humilde, a la pequeña acción que “mancha” el mundo para bien: “Son cosas chiquitas. No acaban con la pobreza, no nos sacan del subdesarrollo, no socializan los medios de producción y de cambio, no expropian las cuevas de Alí Babá. Pero quizá desencadenen la alegría de hacer, y la traduzcan en actos. Y al fin y al cabo, actuar sobre la realidad y cambiarla, aunque sea un poquito, es la única manera de probar que la realidad es transformable.”

Pues eso, que la noticia es mentira, que Eduardo Galeano sigue vivo.

(Si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de facebook)

Leave a Comment

Filed under Cultura, El Blog Cultural de Robert Muro, Opinión

Los creadores y SGAE. ¡Tan necesarios y tan frágiles!

elmuro-sgae

SGAE estrena nueva Junta Directiva, fruto de las recientes elecciones, y hace unos días fue elegido en ella su nuevo presidente, José Luis Acosta, que repite cargo. Su histórico reto es probablemente refundar la sociedad de los autores.

Los cielos demandan unidad y discreción frente al guirigay y la confrontación de los últimos tiempos. Son muchos los no-amigos de SGAE, unidos por el interés común de debilitar la sociedad que gestiona los derechos de los autores y poco proclives a dar respuesta al reto de cómo pagar a los creadores en los tiempos de internet. Y los socios de esa casa deberían ser conscientes de la tormenta exterior y de la pérdida de crédito de los últimos años y unirse, unirse hasta la intimidad en la tarea de salvaguardar los derechos y la figura del autor.

Es razonable pensar que en la nueva Junta no han cambiado los malos aires de “fronda” que la atravesaban en los últimos meses. Con algunos de los viejos junteros y aspirantes a presidente dentro, los pequeños odios y los grandes intereses personales con asiento en plaza, la preocupación por la función primordial de SGAE pasa a segundo plano. La misión de la sociedad de los autores es defender los intereses de los AUTORES, así, en mayúsculas y en plural. Alguna vez he escrito que la defensa de los derechos de los creadores, que en última instancia tiene que ver con el derecho a vivir dignamente de sus obras sin que se las roben o manipulen, es el termómetro de la madurez democrática de una sociedad en relación a la cultura. He dicho también que el problema de SGAE era de liderazgo. Pongo en cuarentena esta última afirmación. Probablemente el problema de SGAE es que en su seno la defensa de los autores, de TODOS LOS AUTORES, DE LA FIGURA Y LOS DERECHOSA DEL AUTOR, no preocupa a todos los socios por igual. Y en particular, algunos conciben la sociedad como una herramienta útil a sus intereses económicos y de poder. Desgraciadamente esos han perdido las elecciones y hoy no gobiernan la SGAE. No, no es que me hubiera gustado que ganaran las elecciones –los defensores de la “rueda” no cuentan con mis simpatías-, pero probablemente están decididos a convertir en una guerra infinita su derrota en esta batalla. Y eso no merece la pena. Porque nadie que ame la paz y la creación puede vivir permanentemente en pie de guerra y de visceral odio. Nadie que prefiera el sentido común y el acuerdo frente al empujón y el codazo, puede estar cómodo entre gritos y pleitos. Nadie que ame el arte puede hozar a gusto en el barro.

Tal vez los autores hayan de pensar en la posibilidad de solucionarlo rompiendo la SGAE por colegios o simplemente, creando dos sociedades que reúnan por simpatías estratégicas a sus nuevos socios. No sé si es una buena posibilidad. Parece que al menos, puede llegar a ser menos mala que la guerra infinita. Porque si ni un ápice de deseo de unidad hay, si ni un átomo de necesidad de compartir espacio hay, convivir es vano intento.

Los autores, los creadores -la creación- se merecen una voz unidad y armónica. Y a la sociedad es mejor darle un espectáculo más edificante.

(Si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de facebook)

6 Comments

Filed under Cultura, El Blog Cultural de Robert Muro, Opinión

Locos por tus huesos nos tienes, Miguel

miguel-de-cervantes-saavedraLos huesos del cuerpo humano son 206, si la mala suerte no los ha reducido, claro.

En el caso de Cervantes también, porque su militar manquez, consistió en que sus falanges, metacarpo y huesos de la muñeca se limitaron a perder la movilidad tras el arcabuzazo lepantino. Bueno, pues algunos de sus huesos parece que podrían estar entre otros muchos hallados en el madrileño Convento de las Trinitarias.

Este país, machadianamente ansioso de escándalos y amoríos dedica ahora sus horas muertas previas a elecciones a debatir con entusiasmo sobre cuestión tan trascendental.

Veo a Francisco Etxeberría en la televisión, uno de nuestros mejores forenses, explicar en condicional –dada la falta de análisis de ADN- el resultado de la búsqueda, “Pareciera que…”, “tal vez…” y sonrío con su sonrisa. Estudiamos juntos en la Facultad de Medicina en Valladolid hace…, bueno hace mucho, y él, aplicado y brillante, terminó estudios y se dedicó a lo que aparentemente no da problemas, los cuerpos que hablan sin voz de su vida, los muertos que reclaman identificar a sus asesinos, o simplemente las causas de su adiós. Y en eso es de los mejores como antropólogo forense.

Sonreía Paco, y estoy seguro de que después de tanto dolor como ha visto e intuido a lo largo de su carrera profesional, esto de Cervantes le parecía un sketch de José Mota (al tiempo). Porque él ha estado detrás y delante de las grandes investigaciones de desaparecidos por crímenes de Estado en Argentina, Chile y en España, y detrás de la investigación de otras muchas muertes.

Hablábamos de huesos y hay quien los relaciona con la cultura. Mejor hagámoslo con el turismo, que tampoco es nada malo. Porque la cultura es otra cosa y quienes andan/andamos preocupados por su marcha bien nos conformaríamos con que una centésima parte de la preocupación que los medios han dedicado a este asunto, se la dedicaran a promoverla o a exhibirla. Claro que la Cultura es cosa viva, y lo que mola son los huesos. Y que conste que lo del turismo no es para desecharlo: ya imagino cervantinas rutas, quijotescos viajes y menús, paseos por las Letras, visitas trinitarias, bares especializados, teatritos forenses, merchandising a go gó…, que bienvenidos sean. Hombre, de preferencia la obra literaria, y sus desarrollos cinematográficos, teatrales o televisivos, pero en su defecto no seré yo quien se queje del circo óseo y el foco sobre Madrid.

Paciencia, Miguel.

Leave a Comment

Filed under El Blog Cultural de Robert Muro, Opinión

Revistas porno para Wert y Montoro

magicoprodigioso-porno-wert

Combatir las medidas injustas, las políticas-brujas malas contra la cultura, puede ser hasta divertido. Que se lo cuenten si no, a las “primas de riesgo”.

Las “primas de riesgo”, una mezcla de familia teatral en segundo grado de gentes atacadas por el recorte salvaje, idearon hace un par de meses una alternativa que, como el cuento de El traje nuevo del emperador, de Hans Christian Andersen, desnudaba hasta el extremo las vergüenzas del poderoso de turno, esta vez de los responsables de la cosa cultural y económica del gobierno.

Las “primas de riesgo” lanzaron su campaña de promoción de El mágico prodigioso, bajo el reclamo “Porno 4%, Calderón 21%”. Inequívoco mensaje, por cierto. La iniciativa consiste en que aprovechando que las revistas porno en España solo pagan el 4% de IVA, las venderán regalando con ellas entradas para la obra de teatro. Nada más apropiado que el porno, porque esta iniciativa, deja a Wert –y a Montoro- en ropa interior.

Los impuestos que han de pagar las empresas y lo ciudadanos, todos cuantos generen riqueza, son imprescindibles porque los estados que garantizan unos servicios a la sociedad, lo hacen en parte con esos ingresos. Eso nadie lo discute. Lo que sí se discute es cuánto tienen que pagar unos y otros, y lo más razonable parece que debe ser que aporten más los que más tienen y que paguen menos los que más dificultades tienen para sobrevivir. Por eso los impuestos indirectos son tan peligrosos, particularmente el más importante de todos ellos, el IVA, porque al recaer sobre el consumo en general, afecta igual a pobres y ricos. Bueno en realidad a los ricos les afecta menos el precio de las joyas o de la gasolina, claro.

Además, el IVA no afecta a todos los productos igual. Ningún gobierno se sostendría si algunos productos de primera necesidad fuesen gravados con un impuesto del 21%, por ejemplo el pan y los alimentos de primera necesidad. Por eso el subtexto del 21% aplicado a la cultura es tan nítido. La decisión de Wert y Montoro, tanto monta, quiere decir muchas cosas, todas ellas feas: quiere decir que si quieres alimentar el alma, pagues; que si quieres dedicarte a crear arte y a hacer que tu país destaque en cultura, pagues; quiere decir, como desnudan las “primas” que tienen menos impuestos las revistas porno que el teatro. Pensar, como algunos piensan, que con el 21% esos ministros quieren castigar al sector cultural por su carácter crítico, aunque el aire vengativo de ambos alimente esta posibilidad, es dotarles de una capacidad de pensamiento estratégico del que a todas luces carecen. No, simplemente desprecian la cultura, y no creen que el arte y la cultura deban tener un papel en nuestras vidas y en la historia futura de nuestro país.

Por eso simpaticé de inmediato con las “primas de riesgo”, y compraré entradas -digo, revistas porno- para sus representaciones de enero. Ah, y ahora mismo encargo dos para enviárselas a los ministros del ramo. Con ese impuesto, yo pago una ronda. Bueno, tal vez a Mariano tampoco le venga mal recibir una… entrada. Al final, la broma me va a salir por un pico.

(Si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo scribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “Me gusta” en nuestra página de Facebook)

1 Comment

Filed under artes escénicas, El Blog Cultural de Robert Muro, Opinión, polémica, Políticas culturales

Marcos de Quinto

Marcos-de-Quinto-para-Jot-Down-0

Marcos de Quinto, hasta ahora presidente de Coca-Cola Iberia, se va a la sede de la compañía en Atlanta, como responsable mundial de Marketing. Lo tengo por un hombre valiente, diferente, culto y amante de la cultura, fuerte y frágil. Cinco adjetivos que alientan vidas difíciles y por ello difícilmente rutinarias, para lo bueno y para lo malo.

MdQ no es encasillable, es uno de esos hombres que responde ante las situaciones cambiantes como si las previera con antelación; y es que tiene en su ADN el raro gen del gusto por la aventura, por las situaciones en que uno mismo se siente exigido al extremo. Un gen que reivindica el riesgo como alimento, el límite de uno mismo, el limes, la frontera más allá de la cual todo es posible, por distinto. MdQ es un hombre diferente.

MdQ tiene un toque bravío, y con él ha puesto su cara y su cuerpo por delante de todo lo que ha hecho durante su vida profesional, incluido lo más discutido. La última apostar, asumiendo las duras consecuencias, por la unificación de los siete embotelladores españoles en uno más fuerte y competitivo en Europa y en el mercado global. Asumió y defendió el ERE lanzado por Coca-Cola Iberian Partners, y sus consecuencias públicas, casi en solitario. Sin duda, MdQ es un hombre valiente.

MdQ ama el arte, la poesía, el teatro, la belleza, y cree que la sensibilidad que todo ello acompaña hace que la vida tenga más sentido, algo en que probablemente tengan que ver su padre y su madre, ambos gentes del arte, pero que él ha desarrollado y cultivado durante su vida y ha trasladado a cuanto ha hecho personal y profesionalmente. Y además lo ha aportado a Coca-Cola incorporando rasgos locales a esa marca tan global. MdQ es un hombre culto y amante de la cultura.

MdQ es una rara mezcla de materiales, forjado a base de acero templado y de cristal de Bohemia. Un hombre duro y con aristas, exigente, con un fuerte y solitario liderazgo; y un hombre generoso, amable, íntimo y frágil, al que se conoce mejor tomando un poco de vino sin focos. Sí, MdQ es un hombre fuerte y frágil.

Echaré de menos a Marcos de Quinto. Lo haremos muchos de los que apreciamos el pensamiento independiente, la valentía, la cultura, la diferencia, la fuerza y la fragilidad, como componentes de las personas. De los amigos.

1 Comment

Filed under Opinión

Menos de un año ya, para las elecciones, y en Cultura nada que esperar hasta entonces. (Un post gimnástico)

esperarMás de un mes sin escribir en el blog es mucho tiempo. En realidad el periodo más largo que lo abandono desde que lo inicié hace casi cinco años. Me pregunto la razón, y además de haber tenido en elmuro el trimestre más activo que recuerdo en toda su existencia, con numerosos eventos, producción artística y gestión de Madrid Activa entre otras cosas, me respondo que en realidad se debe a la atonía general de la Cultura en nuestro país. A que la realidad estimula bien poco, la verdad. Más allá de las rutinas, entre las que casi se encuentran los dignos repudios a algunos premios nacionales del ramo (Savall, el de Música, Colita, el de Fotografía), aquí no pasa nada. En realidad, a casi un año de las elecciones generales, podemos dar por finiquitada la legislatura sin que en el horizonte aparezca una novedad ilusionante desde la política. Ya ni siquiera el entierro del cadáver político que es Wert –es decir, su cese o dimisión- serviría para algo más que acortar la estancia en el poder del peor ministro de Cultura de la democracia.

Ni un paso atrás en la brutal medida impositiva del 21% a la Cultura que, efectivamente, ha supuesto un terrible golpe a un sector sensible y que debiera ser tratado con mimo por lo que supone de principal reservorio de alimento espiritual para la ciudadanía. Ni un paso adelante en la elaboración y aprobación de la ley de patrocinio. Y con dos ejemplos basta para ilustrar la nadería de este ministro y su equipo.

Tal vez el mayor aprendizaje de estos años pasados, y no solamente de los tres últimos, es que la solución de los problemas que afectan a los ciudadanos –pues la Cultura no es solo cosa de quienes la crean o la producen, sino de sus destinatarios-, es que son los ciudadanos y el propio sector cultural, quienes deben asumir la tarea de exigir, combatir, pelear frente a quienes consideran la cultura un lujo innecesario.

Bueno, que para retomar el blog después de unos días de parón, ya está bien, no sea que vaya a coger agujetas en los dedos del cerebro. Mañana más. O pasado.

 

Post Scriptum

Acaba el año, y para todos es tiempo de balances y de pensamientos futuros; para quienes trabajamos en elmuro, además, es tiempo de manualidades y de preparación del Kit de Supervivencia, que es nuestra manera de dar al mundo nuestro grito bueno. Pronto lo pondremos a disposición de nuestros amigos.

Leave a Comment

Filed under Cultura, Opinión, Políticas culturales, Públicos

Centro Dramático Nacional. Bueno, nacional pero no mucho

APTOPIX BRITAIN SHAKESPEARE PORTRAIT

Algo tiene el poder cuando logra cambiar el discurso y la práctica de quienes acceden a él. Leo el catálogo con la programación del Centro Dramático Nacional y además de frotarme los ojos ante el sorprendente significado que encierra, pienso en que la cultura no es un territorio diferenciado y que quienes acceden al poder cultural se comportan igual que quienes acceden a cualquier poder. Sobre todo si no responden ante los ciudadanos, sino ante quienes les han nombrado.

Al bollo. El CDN, según reza su web, tiene la tarea de difundir y consolidar las distintas tendencias de la dramaturgia contemporánea, con especial atención a la española. Siento que lo que voy a decir ya lo he dicho antes y recordarlo me produce una cierta melancolía. Y siento que con este post no voy a ganar precisamente amigos en el poder, qué más da. “Pues amarga la verdad quiero echarla de la boca, y si al alma su hiel toca esconderla es necedad.” Sabio Quevedo.

Esta temporada (a la espera de lo que ocurra con el programa “Escritos en la escena”), hay 21 obras programadas, 7 en el María Guerrero y 3 en la Sala de la Princesa; y 6 en la sala grande del Valle Inclán y 5 en la Sala Francisco Nieva. De esas obras, 10 pertenecen a autores españoles, dos de ellos fallecidos. Y salvo Ramón Fontseré, Francisco Nieva y la pareja Marc Motserrat e Ignacio García May, el resto verán sus obras en las salas menores, de la Princesa y Francisco Nieva.

Las salas grandes, María Guerrero y Valle Inclán, quedan reservadas para quienes lo necesitan realmente: Homero, Shakespeare, Goethe, Potocki, Ionesco, Ibsen, Marivaux, Pollesch… Como puede verse una programación nítidamente al servicio de consolidar la dramaturgia española contemporánea.

Entre los autores teatrales, la mitad fallecidos mucho tiempo ha, tan solo hay tres mujeres, tres, una de ellas Petra Martínez, en compañía de su buen Juan Margallo, y solamente una joven autora española, Carolina Román. La canadiense Vickie Gendreau, la tercera mujer, es la única que pisará la sala grande… durante cuatro días, no sea que los espectadores vayan a pensar que sí, que hay mujeres que escriben bien. Y no es una cuestión de género y corrección política, que me repatea, es una cuestión de mirada, de enfoque, que gracias a los cielos es diferente en ellos y ellas. Y la mirada al mundo de las dramaturgas, queda circunscrita a un ínfimo 10% de días programados. No voy a emplear ninguna frase de humor cínico con este tema.

De los 128 días programados en la sala grande del María Guerrero, 84 lo ocuparán autores no españoles, el doble que nuestros dramaturgos. De los 100 que está programada la sala Valle Inclán, 50 son extranjeros. ¿Cómo va a desarrollarse la dramaturgia española contemporánea con menos de la mitad de los esfuerzos que el CDN dedica a autores consagrados y traducidos? ¿Qué concepto de sembrar futuro es ese que reduce a los nuevos autores a las salas pequeñas?

En fin, sobran los comentarios, sobran las rutinas y los caminos trillados, falta valor para programar a nuevos autores, a nuevos directores, y falta conquistar a nuevos públicos con ello. Un cierto aroma a catafalco dramático nacional (e internacional): Así es (si así os parece), Pirandello dixit.

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de facebook)

1 Comment

Filed under artes escénicas, Opinión, Políticas culturales, Públicos, Reflexión

El 21% de nada

teatrolleno

La decisión del Gobierno de aplicar un impuesto del 21 % a la producción y consumo de arte y cultura supuso y supone gravísimos problemas, cierto.

En el cine y en las artes escénicas en concreto, el incremento -brutal: del 8 al 21%- no ha repercutido apenas en los ciudadanos afectos al arte porque las empresas y compañías y los artistas han reducido sus márgenes para que los precios al público no subieran. Pero aún así, ha tenido tres consecuencias, entre otras, extraordinariamente graves.

La primera, la precarización del empleo cultural, que en estos momentos en no pocas producciones artísticas colectivas roza los límites de la dignidad, e incumple la legalidad. La segunda, la caída de muchos parámetros de calidad global de las producciones artísticas, que con la bajada de ingresos y de ayudas públicas reducen sus perfiles artísticos y de puesta en escena, el número de participantes en cada producción e incluso, urgidos por el éxito, buscan el camino fácil a través de producciones sin el menor riesgo en contenidos. En este segundo ámbito de consecuencias habremos de incluir, también (aunque este tema se merece un post específico) el caso del microteatro, que alabado por muchos de los laminadores de la cultura, precariza de oficio a los profesionales y muestra a muchos espectadores una faz tremendamente limitada del teatro. Y, en tercer lugar, la consecuencia más negativa ha sido la de desanimar a los públicos a acudir a los espectáculos en vivo, machacados comunicativamente por un análisis unilateral y chato de la subida de impuestos. En esta última consecuencia, el propio universo cultural tiene parte de la culpa al hablar constantemente, incluso cuando y donde no debe, de lo pernicioso del nuevo impuesto del 21%. El mensaje –falso por otro lado- de que la cultura se encarece, contribuye notablemente a que los públicos perciban esta expresión cultural como inasequible.

El 21% ha sido un trapero navajazo para la cultura y para los ciudadanos, a quienes desde el gobierno se transmite que la cultura es un bien casi de lujo. Pero desde el mundo del arte y de la producción cultural debemos buscar caminos propios que garanticen nuestra supervivencia y la del arte como expresión transformadora del ser humano, al margen y/o por encima de cualquier táctica del poder por destruirla. Incluso por encima del 21%.

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook)

4 Comments

Filed under artes escénicas, Cultura, Opinión, Políticas culturales, Públicos

Darío Barrio. Lo siento. Tanto.

dassa-barr-Dario-Barrio

Cuesta creer que Darío Barrio haya muerto. No por no merodear los más altos riesgos, cosa que hacía constantemente, como una necesidad que brotaba de los más profundos adentros. Cuesta creerlo porque Darío estaba tan vivo que parecía inmune a los ataques, casi superman.

Conocido a través de compañeros de viaje comunes, desde el primer momento conectamos y nos guiñamos el ojo. Me gustaba frecuentar Dassa Bassa, esa gruta gastronómica de la calle Villalar vecina a la embajada francesa, amable y acogedora, a la que a tantos amigos he llevado a comer, y siempre con Darío amenizando las sobremesas con su último viaje, su último salto, su última aventura.

Juntos hicimos una locura haciendo monte, para él menor: bajar la Pedriza corriendo en grupo, por nada, por hacerlo distinto, por ver si ganábamos a la adrenalina. Si alguno de nosotros se hubiera caído el golpe hubiera tenido muy mala gestión, pero él tenía la enorme capacidad de hacer olvidar las preguntas que en otros se transforman en frenos. Y, hala, a tumba abierta, con algo más para contar a los nietos.

Él, hombre alegre por naturaleza, negociaba el bien con su conciencia sin prejuicio alguno, y así, le pedimos unas notas sobre Caídos del Cielo, la obra de Paloma Pedrero sobre los “sin hogar”, cuando se editó en la colección El Teatro Puede de la Fundación Coca-Cola. Sus palabras acompañaban y acompañan la contraportada de aquel grito teatral que buscaba dar algo de cobijo a quienes lo necesitan.

Fui a verle hace un mes al restaurante donde iba a tener lugar la reunión del jurado madrileño de los Premios Buero de Teatro Joven, por verle, por darle un abrazo, que hacía unos meses que no nos veíamos. No vino ese día porque andaba, volaba, por alguna cumbre.

Lo siento. Tanto.

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de facebook)

Leave a Comment

Filed under Opinión

Si quieres ser famoso tírale una tarta a Barak Obama

tortazo_elmuro

Como es sabido sigo de cerca todo lo que sucede en torno a Coca-Cola. En parte porque siempre se aprende de su marketing y su comunicación; en parte porque elmuro es la Oficina Técnica de uno de sus proyectos culturales estrella, los Premios Buero de Teatro Joven. Y estos días sigo el ruido mediático que rodea al famoso anuncio del Atleti.

Daniel Portero, presidente de la asociación Dignidad y Justicia, manda una carta a Coca-Cola en la que pide que se retire un anuncio en el que trabaja un actor, Gotzon Sánchez, del que dice que participó en un acto contra la “doctrina Parot” organizado por Herrira, una asociación sucesora de las antiguas Gestoras Pro amnistía, suspendida en octubre de 2013. Por supuesto, en la carta no hay ninguna acusación concreta contra el actor, salvo que consideremos delitos los de opinión. En un estado de derecho normalito, esa ausencia absoluta de acusaciones debería haber bastado para que ni siquiera El Mundo se hubiera hecho eco del tema. Ellos sabrán porqué han dado pábulo a una noticia con tan escaso andamiaje.

De la carta de Portero el último párrafo es la verdadera esencia. Léanlo y preguntémonos porque ahora y no cuando ese actor trabajo para Mercedes o Mahou. Léanlo por el viejo sabor que destila. El resumen es: 1) A mí, a mi familia y a las víctimas nos afecta personalmente el anuncio; 2) retírenlo de inmediato para preservar la imagen de Coca-Cola; 3) si no es así, informaremos a Coca-Cola Global en Estados Unidos.

El escándalo está asegurado cuando el atacado aporta cámara y focos; haya o no razones, tenga o no sentido el ataque: igualito que si se tira una tarta a Obama, claro. Y el escándalo oculta el bosque.

El bosque es que si Dignidad y Justicia observa un delito debe denunciarlo, y no lo ha hecho. El bosque es que debemos congratularnos de vivir en democracia y tener garantizado el derecho de opinión y expresión, que no es un delito, aunque moleste o duela su ejercicio. El bosque es que ese actor no ha hecho en su trabajo profesional alarde ideológico, pudiendo hacerlo en su vida personal. El bosque es que necesitamos unos medios de comunicación que salgan de la franja del rosa al amarillo, en bien de la Democracia.

En fin, gana Gotzon Sánchez, que seguramente se va a hacer famoso (no sé si para bien), ganan los intransigentes, gana el amarillismo, gana, parece, Dignidad y justicia, y, curiosamente, en mi opinión pierden la dignidad y la justicia.

Aunque tampoco están tan alejados de mi territorio natural, procuraré no meterme mucho en estos charcos, pero es que…

 

NOTA: Busquen y lean también a Martin Niemöller, que no a Bertold Brecht. Y si me apuran, in extenso a Dionisio Ridruejo.

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de facebook)

Leave a Comment

Filed under Opinión, polémica