Tag Archives: concurso público

¡Todavía quedan más naves en el Matadero! Se ceden a buen precio y sin explicaciones.

n_sandretto_nave9_matadero_elmuro

Hace apenas un mes buena parte de los ciudadanos de Madrid conocieron la existencia de una fundación italiana dedicada a la cultura y el arte de nombre sugerente aunque extraño: Sandretto Re Rebaudengo. Algunos, estos ya muchos menos, entre los que me encuentro, se escandalizaron porque a esa fundación se le entregaba una de las deseadas naves del Matadero, la 9, a cambio de la rehabilitación, cien obras de arte y algunos programas pedagógicos… por cincuenta (50) años. El problema, (pequeño: una minucia -como ya nos estamos acostumbrando a aceptar que son todos los grandes problemas-), es que llegó sin concurso, sin conocimiento por la ciudadanía, sin debate político, sin nada, y en menos de tres meses desde la primera noticia hasta la firma del contrato.

Mar Espinar, la concejala socialista, en una suavísima crítica decía que debían ser “los madrileños los que decidan qué hacer con sus espacios públicos”, y reclamaba concurso y transparencia. Yo ya casi me conformo con una amplia información previa y debate público, que uno cada vez pide menos.

Sí, la transparencia en la vida pública española deja mucho, pero mucho que desear. Y quien debería dar ejemplo, lo elude en cuanto toca poder, olvidando que en democracia, las formas lo son casi todo. Seguiremos con este tema.

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos en twitter@elmuroenred o dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook )

Leave a Comment

Filed under El Blog Cultural de Robert Muro, Políticas culturales

¿Qué hay de nuevo, amigos?

Montaje6sedesMadridDestino

Más de un mes sin escribir; me desconozco, porque no será porque no hayan ocurrido cosas. Mi única explicación disponible es que estoy malito de Cataluña y no consigo levantar cabeza y distanciarme lo suficiente. Se trata de un dolor intenso de alma por el desamor que me transmite la “cosa”, y por la epidemia de frases, aseveraciones, exageraciones y banderas arrojadizas que vuelan por doquier, algunas de las cuales reverdecen la memoria de… ¡Franco!!!!! ¡Pero si ese señor lleva más de 40 años en ultratumba y nosotros otros tantos construyendo, con no pocos problemas, democracia y comunidad! O quienes hablan de él, de dictadura, represión, golpe de estado… no vivieron aquel horror oscuro del franquismo o tienen mala voluntad, porque la comparación carece de gracia. Y no sigo por ahí que me sube la fiebre.

Lo dicho, un fantasma recorre Iberia repartiendo mal rollito y desafectos a diestra y siniestra. Me sobrepondré y escribiré, como humilde aportación de continuidad. Esperemos que entre las gentes de bien seamos capaces de encauzar el lío y lamernos las inevitables heridas, y hasta acabemos brindando, al reiniciar el camino juntos, con cava del Penedés. Eso sí, he decidido escribir pero más brevemente, sobre la actualidad de la que conozco algo, la de la Cultura, con especial atención a la que tengo más cerca. El médico me recomienda que además de breves, espacie menos los post, y salga más a menudo a la calle para que me dé el aire, así que igual me tomo dos por semana, a ver si me recupero.

Abrazos para mis lectores. Y vamos con el primer post de esta nueva era.

 

Se buscan seis directores, seis, para los “contenedores” culturales de Madrid

El Ayuntamiento de Madrid acaba de convocar concursos públicos para elegir directores/as para los seis principales contenedores culturales de la ciudad, excluido el Teatro Español. Bienvenida sea la fórmula del concurso, aunque no me resisto a decir, no obstante, varias cosas respecto a este tema.

La primera, que cuando se sustancien los procesos habrán pasado 3 años de legislatura, y que, por lo tanto, tan solo quedará uno para poner en marcha la gestión de los espacios. ¿Qué han hecho hasta ahora para abordar esta cuestión clave cuando ya el tiempo se acaba?

En segundo lugar, haber acabado por las bravas con el concurso público anterior,   -el que eligió al director del Teatro Español-, abre una razonable incertidumbre sobre la perdurabilidad de estos nuevos cargos más allá de las próximas elecciones municipales. El nuevo gobierno, a poco que cambie el signo de la mayoría, tendrá fácil devolver ojo por ojo y director por director. Esperemos que, llegado el momento, talión no prevalezca.

En tercer lugar, sería deseable que los nuevos tribunales que elijan a los nuevos gestores sean indiscutibles profesionalmente e intachables en su neutralidad, que en fin sean los mejores elegidores posibles. Asegurando la no adscripción partidista y el máximo nivel de quienes decidan, se ganará en transparencia y seriedad.

Y cuarta, ¿por qué la convocatoria solo se abre a personas físicas y no a equipos? La complejidad de las tareas y objetivos de dirección, y la necesidad de hacer frente al mismo tiempo a responsabilidades relacionadas con la gestión, la programación artística, y el desarrollo de audiencias, e incluso a la financiación, hace casi imposible que sea una sola persona la que encarne esas capacidades, quedando por tanto cojo alguno de los frentes en que hoy se desenvuelve la mediación cultural.

NOTA: algún lector me informa de que han suplantado la identidad de este blog para enviarle otras informaciones. No me preocupa: quienes me leen saben de mis ideas y con aquellas con las que no “casa”.

2 Comments

Filed under Cultura, El Blog Cultural de Robert Muro, Gestión cultural, Políticas culturales, Públicos