Tag Archives: Consejo Municipal de Cultura

Apenas un año para ponerlo en marcha: El Consejo Municipal de Cultura como expresión de la participación en el común

participacion-ciudadana-elmuro

El impulso de la participación de los ciudadanos en la actividad política, más allá de los periodos electorales, es un signo inequívoco de democratización profunda en los modos de hacer política. El nivel de participación estable y activa es el verdadero termómetro de la democracia municipal. En cultura no se han dado pasos reales en esta dirección, porque el camino es largo y lento, y porque la participación suele tornarse incómoda para los poderes cuando, más allá de ser noticia, se profundiza en su práctica. En realidad, la participación efectiva se traduce en que el control externo a la gestión política se incrementa por parte de los ciudadanos, se descentraliza, lo cual es inquietante para los políticos. Un ejemplo: nos encaminamos ya hacia el final del tercer año de gobierno de Ahora Madrid, y no se ha dado un solo paso en la constitución del Consejo Municipal de Cultura. Un organismo que reúna las voces representativas, personales y organizativas, activas en cultura; que pueda actuar de fuerza de asesoramiento y debate previo para enriquecer propuestas e incluso para generarlas; que pueda proponer reformas al equipo de gobierno; que rinda su supervisión sobre la acción política municipal. Un Consejo que actúe como voz viva y activa de la ciudadanía entre elección y elección. Y veintiún consejos más: cada distrito de Madrid debe contar con su estructura participativa permanente, que aporte vida en cada barrio y acerque y descentralice hacia ellos la capacidad de intervención ciudadana.

Todavía estamos a tiempo, y sería una verdadera aportación que el Ayuntamiento constituyera el Consejo de Cultura de Madrid antes de las próximas elecciones municipales. Implicar establemente a unos cientos de personas en la marcha del común no es baladí.

 

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos en twitter @elmuroenred o dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook )

Leave a Comment

Filed under El Blog Cultural de Robert Muro, Políticas culturales

En democracia las formas son casi todo: el cese de Pérez de la Fuente

director-teatroespanol

Juan Carlos Pérez de la Fuente llegó a la dirección del teatro Español mediante un concurso. Por primera vez en la historia madrileña un responsable de un centro público accedía a la dirección habiendo pasado la evaluación y proceso de selección de un jurado compuesto por siete profesionales de las artes escénicas. Las bases del concurso marcaban que ese jurado pasaría una terna al ayuntamiento para que entre esos tres nombres fuera elegido/designado el nuevo director de los teatros municipales.

No se discute aquí si aquel concurso fue un maravilloso y transparente proceso de selección. En su momento nadie lo denunció formalmente. Por mi parte, escribí entonces que un proceso incompleto o deficiente es mejor que una designación, digital sistema por el que habían llegado hasta ese momento todos, subrayo, todos, los directores del Español.

Este lunes, Santiago Eraso, por quien cuando fue designado expresé mi respeto profesional -igual que subrayé mi extrañeza crítica porque su puesto no fuera cubierto por concurso-, ha anunciado el cese de Pérez de la Fuente.

Cuando más necesitada está la cultura, y la gestión de la cultura, de diálogo y entendimiento a favor de los ciudadanos y en contra de la parálisis que atenaza a Madrid, se opta por el cese, denominación que me recuerda a pasados sombríos: aquellos en que las diferencias se solucionaban con el dedo del poder.

A muchos no les gusta la gestión de Pérez de la Fuente, probablemente a tantos como la considerarán profesional. Pero no se trata de eso, sino de los modos, de las formas con que las decisiones se toman en cultura. Alguien que llegó por concurso –mejor o peor, pero concurso- no puede, no debe ser cesado, al menos sin antes tratar de llegar a acuerdos y cambios de modelos, siempre menos perjudiciales para el funcionamiento de las instituciones.

Los responsables municipales actuales, elegidos democráticamente, tienen derecho a que los gestores provenientes del anterior gobierno por concurso y con contrato en vigor atiendan las sensibilidades políticas de la nueva mayoría social. Pero la solución de ese desajuste temporal ha de buscarse mediante el acuerdo para beneficio del conjunto de la ciudadanía. Y cuando llegue su momento, mediante la convocatoria democrática de nuevos procesos de elección que mejoren los anteriores.

Hace apenas un mes escribía reclamando mecanismos democráticos de acceso a los cargos públicos culturales. Por cierto, a todos los cargos públicos culturales relevantes, no electos. Ahora se comunica que el proceso de elección de los nuevos tres responsables, será transparente y abierto, streaming incluido. ¡Qué bien: que las defensas y las evaluaciones sean públicas, sí! Pero la gestión democrática exige también acuerdos, debate, diálogo, encuentro. Y el cese es la antítesis de esos términos.

Tal vez si conociéramos la política cultural que Ahora Madrid quiere hacer…; tal vez si conociéramos en profundidad los argumentos para el cese de Pérez de la Fuente…; tal vez si se tuviera en cuenta al tejido social y cultural de la ciudad para este tipo de decisiones…; tal vez si… Pero no ha habido tal vez, solamente cese es la palabra dominante en la información.

Hace apenas diez días, hablaba también en este blog de la imprescindible convocatoria y puesta en funcionamiento de un Consejo Municipal de Cultura. De existir, este tema se hubiera sin duda resuelto mejor.

(Desgraciadamente este precedente puede abrir la puerta futura a otros ceses, a más ceses, cuando alcancen el gobierno corrientes políticas otras, y los nuevos regidores no quieran esperar a los plazos estipulados en los concursos para que, por lo tanto, los gestores elegidos puedan cumplir sus contratos. Será un desastre más para la cultura; y, sobre todo, para los ciudadanos.)

Alcanzar el poder es relativamente fácil: son siempre los ciudadanos quienes deciden. Gestionarlo democráticamente poniendo a los ciudadanos por delante de las querellas se antoja tarea heroica. Y no parece que haya muchos héroes a la vista.

 

NOTA: Ya se barajan nombres par ocupar los puestos de gerente del teatro Español (¿sin concurso público?), y de directores de los espacios. El cese está todavía caliente pero ya se está repartiendo las vestiduras del cesado. Me avergüenzo íntimamente de estas situaciones en las que lo único claro es el poder. Y allí, a lo lejos, los ciudadanos, sus derechos, sus intereses.

 

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos en twitter @elmuroenred o dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook )

4 Comments

Filed under artes escénicas, El Blog Cultural de Robert Muro, Gestión cultural, Opinión

Consejo Municipal de Cultura: La participación ciudadana, camino y meta. 2

meta-elmuro

Uno de los mensajes centrales con el que el actual equipo de gobierno del ayuntamiento de Madrid llegó al poder era el de la participación de los ciudadanos en la tarea de gobierno. Solo así, decían, se cambiaría el modelo de gestión habido en Madrid las últimas décadas. Un cambio de modelo necesario y urgente.

Nueve meses después de la constitución del ayuntamiento, y en lo que respecta al mundo de la cultura, no se han dado pasos consistentes en la dirección de fomentar y articular la participación ciudadana. Y promover y organizar la participación es la prueba del nueve de que se gobierna para todos los ciudadanos, y no solo para los propios. Da la impresión que el mensaje de participación se transforme, en cuanto se alcanza el poder, un recurso retórico, huero. Lástima, porque, como reconoce la alcaldesa, Manuel Carmena, parte del actual equipo, proveniente de la acción política de base, requiere de conocimientos ajenos para mejorar su limitado conocimiento de los mecanismos de gestión pública. Un Consejo Municipal de la Cultura, conformado por asociaciones y profesionales expertos reconocidos, podría ser en estos momentos de una ayuda enorme. Porque, a través de la participación podrían alcanzarse al menos dos objetivos urgentes para el actual equipo: informar, contrastar y transmitir su política antes de aplicarla, y disponer de asesoramiento experto y de ojos que la analicen y enriquezcan.

Desgraciadamente el poder parece convertir a cuantos lo alcanzan en duros de oído a razones ajenas y en gestores altivos; incluso más aún cuando carecen de la suficiente experiencia en gestión pública para acometer la ingente tarea de servir a varios millones de ciudadanos en sus necesidades más cercanas.

En fin, que se impone urgentemente, muy urgentemente, la creación de un Consejo Municipal de Cultura en Madrid. Un consejo en el que estén representados los movimientos culturales organizados en asociaciones, y aquellas personas expertas y profesionales que puedan aportar valor al diseño y la ejecución de la política cultural municipal. No es una iniciativa original: en España son decenas los consejos creados en los últimos veinte años. Tecleen en cualquier buscador de internet.

Las tareas de un consejo municipal son tan necesarias y elementales que sorprende que anteriores equipos no lo hubieran puesto en marcha: esa es su responsabilidad. Pero si no lo hace el actual equipo dará alas a cuantos piensan que su discurso participativo era impostura y solo buscaba atraer votos y acercarse al poder.

Continuar leyendo

4 Comments

Filed under artes escénicas, Cultura, El Blog Cultural de Robert Muro