Tag Archives: crisis

Dad y se os dará. Rebelaros y un nuevo mundo se revelará

Foto post dad y seo os dara

Agradecimiento recibido por parte de Fernando Arrabal a raíz del Kit de Supervivencia elmuro

Mi buen amigo, Pepe Martín, a quien todavía le paran por la calle para felicitarle su papel como Conde de Montecristo, en la súper exitosa producción de TVE de los setenta, agradece el Kit de Supervivencia elmuro con una frase juvenil y reveladora: “Tu kit es realmente de supervivencia. Así que, hartos de resistir, este será el Año de la Rebelión.

Son muchos los que van dejando también por escrito su agradecimiento, su saludo: de Manuel Lagos, a Paco Heras, de Mercedes Lezcano, a Luis María Anson, de los chicos de El Deseo y Pedro Almodóvar a los de Albena Teatre, de Lola Martínez a Miguel Ángel Pérez, de Manuel Molins a Natalia Menéndez, de Marina Mayoral, a Guillermo Heras, de José Antonio Vera a Ignacio del Moral, de Elena Hernando a Marifé de Santiago, de Manuel Sierra a Fernando Arrabal… Hasta Mariano Rajoy envía su carta dando por recibido el regalo. Sin duda el afecto es especialmente bien venido en estos tiempos broncos.

Sí, porque nos toca vivir momentos en los que la tijera gris y la suciedad que mancha pugnan por ser el único horizonte de las gentes. Los derechos sociales, la educación, el trabajo, la vivienda, la sanidad… y también, cómo no, la cultura y el arte, están siendo forzados a migrar desde el territorio de los derechos al de los privilegios, en el caso de que haya dinero para pagarlos. Y este viaje, después de treinta años de democracia, no puede acabar así. Por eso son tiempos, también de retos, y el que tenemos por delante difícilmente lo expresará mejor el deseo de Pepe: pasar de la resistencia a la rebelión, a la rebeldía.

¿Pero cómo concretar la rebelión? Nosotros hemos optado por algunos principios elementales que pensamos que cambian el entorno inmediato, que quieren ser mancha guapa de aceite. Lo pequeño es hermoso. Por un lado hacer bien las cosas que hacemos, y hacerlas cada vez mejor, esforzarnos en la belleza y el color frente al recorte oscuro como ley. No podemos, no debemos, no queremos dejarnos vencer por la dominante mediocridad justificada por el recorte. Por otro, dar, dar todo lo que se pueda, compartir, crear redes de intereses comunes, generar equipos más allá del propio, lo que implica abrir las puertas a los amigos pero también confiar en el desconocido. Dar porque sí a quien lo necesita. El Evangelista Lucas lo contaba así en su relato del Sermón de la Montaña: «Dad y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir» (Lucas 6.38).

La rebelión, hoy, no es la de finales del siglo XIX, ni de los estertores de la Dictadura en España. Rebelión es buscar lo que nos une a cuantos sufrimos injusticias; rebelión es apoyar a cuantos gritan o son víctimas; rebelión es no dejarse contaminar por el estilo del Poder y no dejarnos arrastrar, a nuestra pequeña escala, por la corrupción. Rebelión es apoyar a quien lo merece con la convicción de que estamos regando fértiles semillas. El ¡basta! de hoy es rebeldía permanente y no estallido. Así que el raca-raca de los medios de comunicación encelados en Bárcenas, Infantas y Gúrteles desvergonzados, desviando nuestra mirada de quienes los crean o encubren, nos despista; el raca-raca de instituciones, organizaciones o comunidades, solo atentas a lo suyo, hoy nos divide; el raca-raca del miedo del “podría ser peor”, nos paraliza.

No son los mejores momentos para dormir más de la cuenta, pero sí son buenos para crear, para conocer y hacer compañeros de viaje, para soñar junto a nueva gente, para hacer sin queja. Para rebelarnos.

Y lo prometo, mañana Manhattan.

(Completa esta lectura con mi artículo “Contrato Ciudadano por el Arte y la Cultura”, publicado en julio en la revista El Espectáculo Teatral)

 

(Si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo indicando tu dirección email en “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos en Facebook dando a “me gusta”)

Leave a Comment

Filed under Opinión, Reflexión

Gracias, por el Eco de tu voz, Umberto: solo la humildad nos hará sabios

Umberto_Eco_opt

Las respuestas de Umberto Eco a las preguntas de la periodista de El País (24.05.2013) son sencillas y magistrales. Muestran una sabiduría apacible y distante. Humilde. La entrevista se titula “La cultura no está en crisis; es crisis”.

Uno de los principales rasgos de la modernidad –no la nuestra, la de cada época- es el vacuo y fatuo orgullo por sus propias creaciones. La creencia de que lo último es lo mejor y lo que requiere más apoyo y más aplauso es propio de cegatones o, lo que suele ser más habitual, desconocedores de la historia. En nuestro caso de la historia del arte y de las artes. Ilustra esto una de las respuestas de Eco, en la que nos recuerda que no sabemos la duración de las memorias USB, pero que hay libros que ya tienen más de mil años.

Quienes trabajamos en cultura –en realidad, apenas la tarareamos- necesitamos empaparnos de ese tipo de humildad y tomar las debidas distancias sobre fenómenos que pueden ser tan deslumbrantes como efímeros. Deslumbrarse por lo que todavía puede que no esté “hecho” contribuye a dejar pasar de largo aquello que está en su plenitud; conduce a acortar bárbaramente los periodos de vida de las creaciones artísticas, que fenecen a menudo sin apenas haber sido disfrutadas.

Umberto Eco también habla de que el racismo destaca entre los oscurantismos de nuestros tiempos. Y de sus palabras extraigo la enseñanza de que lo que necesitamos es más Europa, más mundo, más ciudadanos y más personas; menos nación, menos “pueblo”. Menos “qué hay de lo mío” y mucho más “que hay de lo de todos”.

Unas palabras que son fruto de una larga y rica vida, cuajada de pensamiento y de mirada buena. Unas palabras con eco.

 

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de facebook)

1 Comment

Filed under Cultura, General, Inspiración, Opinión, Políticas culturales

El riesgo de errar frente a la seguridad de ser herrado

El KIT de supervivencia elmuro de 2012 está dando mucho juego posterior. El envío, a propuesta de mi buen Pedro Antonio García, a varios de sus amigos (muchos vinculados al marketing) ha generado respuestas verdaderamente hermosas y estimulantes. Uno de ellos, Alberto de Zunzunegui, ponía en valor los errores cometidos en la acción, a través de una frase de su padre que criticaba a cuantos en plena crisis se quedaban quietecitos, colgados del Virgencita que me quede como estoy. La frase (perdón por darle publicidad, Alberto) decía así: “Es el momento de equivocarse por hacer y no por no hacer”.

Vamos, que viva el error, que coleccionemos errores, que compitamos en ver quién se equivoca más…, siempre que sea consecuencia de la exploración, del viaje, de la asunción de riesgos, de emprender caminos poco o nada transitados, de la búsqueda de soluciones, y no de la renuncia a buscarlas.

La cultura es, por esencia, ese territorio en el que podemos jugar a descubrir nuevos terrenos de juego, de relación con los públicos, de innovación de contenidos, de riesgo en las propuestas, de modelos diferentes de gestión… Porque la cultura y sus organizaciones no solamente expresan lo que las sociedades hacen, sino lo que sus líderes y vanguardias apuntando al futuro proponen a los demás hacer.

La tendencia que nos consume en  España es el “funcionarismo”, la tendencia a que el culo nos engorde sobre el asiento. Sobrevive la cultura antropológico/laboral de ingresar en una empresa –mejor en un ministerio- y seguir en ella el resto de los trienios, sin crecer, menguando poco a poco. El influjo Bartleby.

Las organizaciones culturales tenemos que echarnos a las espaldas el liderazgo de la innovación, del riesgo, del error salvífico, y contaminar con ello en lo posible al resto. Sea.

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook)

Leave a Comment

Filed under Inspiración, Reflexión

Líneas rojas en Cultura. 2. O la Cultura no es lastre.

Ya sé que defender hoy que la Cultura no debe ver reducida su posición en la política del Estado y en los presupuestos que las instituciones públicas le dedican, es poco correcto políticamente. Hoy, lo que ha conseguido la chatísima estrategia psicológica de reajuste –sin inversión- a lo Merkel es que pongamos la mano gustosamente para que nos la corten. O que consideremos la cultura como lastre a echar por la borda. Estoy viendo las sonrisas de los banqueros, especuladores y sinvergüenzas que la han provocado y a los que su penosa hazaña les va a salir “de gratis”, como dice un amigo mío de Vallecas.

Pues no, en Cultura –y en otras áreas- hay que decir que no. Que la Cultura cohesiona a la sociedad, integra las diferencias, reduce las barreras, hace patria, o estado o ciudadanía. Que no es lo mismo una sociedad que dispone de acceso a la cultura que otra a la que se le reduce o se le niega. La Cultura, además, tiene un relevante peso económico y productico, más y más creciente.

Lo he dicho en muchos post anteriores, ESPAÑA ES CULTURA. Somos percibidos por ella. Es su marca. Quiero decir que si tiene un lugar diferencial en el mundo, ese lugar tiene que ver con la cultura: la lengua, el patrimonio, la literatura, el arte… Y, extensamente, la gastronomía, el ocio, el sol y las bellas y diversas costumbres que nos unen (por cierto, toros y flamenco incluidos). Todo ello configura nuestra peculiar fortaleza en un mundo competitivo en el que es imprescindible diferenciarse  y reforzar aquello en que somos mejores. Así que, líneas rojas en cultura. ¿Cuáles? Ahí van algunas.

La primera,  la acción cultural exterior, es decir, nuestra presencia cultural en el mundo, con su buque insignia, el Instituto Cervantes. Disponer de la segunda lengua de relación del mundo es un capital de inapreciable valor que es obligatorio impulsar, en el que es imprescindible invertir más. No solamente es preciso no reducir presupuestos para todo cuanto impulse la presencia de la cultura y la lengua en el mundo; es necesario incrementar notablemente las partidas dedicadas a esa estratégica tarea.

La segunda, el patrimonio –pictórico y museístico, histórico…– que figura entre los más valiosos del mundo y que genera riqueza (dinero, puestos de trabajo, posicionamiento en el mundo…), fruto principalmente del turismo que lo aprecia y que nos visita para conocer la cultura y tradiciones –entendidas ampliamente- de nuestro país. No vale no tocarlo: hay que apoyarlo con dinero y leyes que permitan su proyección, su mejor puesta en valor.

La tercera, la creación y la exhibición de arte. El estado no debe reducir ni un milímetro el espacio –y el dinero, la dedicación, la atención- dedicado al cine, al teatro, a la música… Todas esas artes tienen su territorio autónomo comercial en el que una parte puede y debe sobrevivir de sus propios públicos y patrocinadores, pero la innovación artística, la creación más arriesgada, la danza, el circo, el teatro para niños…, requiere en estos momentos la decidida entrega de las instituciones a la tarea de salvaguardarlo. El estado como garante de la innovación en tiempos de dificultad.

La cuarta, -y termino, que si pones muchas líneas rojas algunos políticos pueden pensar que es demasiada la tarea y que es mejor pisar raya- la defensa de la extensa red de centros públicos que en la mayor parte de ciudades y pueblos garantizan el acceso social a la cultura básica, incluidas bibliotecas. La red, construida y desarrollada a lo largo de casi treinta años, debe mantenerse íntegramente al servicio plural de los ciudadanos. Y al margen de que se opte por una fórmula de gestión en la que intervenga la iniciativa privada.

Con éstas, me conformo. Pido perdón por el tamaño de este post y prometo abreviar en el futuro.

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook)

Leave a Comment

Filed under Cultura, General, polémica, Políticas culturales, Reflexión

Líneas rojas. 1

Me gusta la carga semántica de la expresión “líneas rojas”, como frontera de lo que no se debe en ningún caso hacer. Ya, ya, yo también hubiera preferido empezar el año hablando de otras cosas, por que lo de líneas rojas, da como mal rollito. Pero manda este nuevo año que viene mal encarado.

Bien, estamos en tiempos en que alguna línea roja hay que poner, porque si no es así se corre el riesgo de que en estos tiempos de reajuste –en realidad de abaratamiento de costes- pueda suprimirse cualquier mejora que la sociedad ha logrado en estas tres últimas décadas. Me sorprende, por ejemplo, que no existan líneas rojas en sanidad, educación o investigación, y que, por lo tanto, se estén reduciendo drásticamente los presupuestos destinados a la salud, a la formación y a la investigación/innovación, vía reducción, vía privatización, vía despidos. La perspicacia estratégica de nuestros dirigentes es tan tan escasa, que no se dan cuenta -o prefieren no hacerlo- de que des-invertir en algunos aspectos que tienen que ver con la cohesión social, la formación de las futuras generaciones de españoles, o la innovación estratégica y por tanto la competitividad, es el suicidio político y muestra de ceguera absoluta.

Menos rotondas innecesarias, por favor, menos aeropuertos de usar y cerrar, menos altos cargos, menos autovías y autopistas de peaje superfluas, menos tanques… Si me apuran mucho aceptaría hasta una reforma laboral -coyuntural- con contratos de bajo perfil siempre que ello acarreara sacar a la superficie ese 25% de economía sumergida que lastra a nuestro país. Seguramente en unos años buenos que vengan podremos reducir el retraso en esas partidas. Pero el retraso producido en sanidad, educación, cultura  y en investigación, tardará décadas en poder recuperarse. Líneas rojas, pues, en esas áreas.

El próximo post irá sobre cuáles son –en mi opinión- las líneas rojas en cultura.

Hasta entonces.

 (si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook)

1 Comment

Filed under General, Opinión, polémica, Reflexión

Las cosas ocurren porque alguien las hace. ¡Hagámoslas!

El día en que comenzaba el invierno, celebrábamos en nuestra sede la presentación del KIT de supervivencia elmuro para 2012. Rodeado de amigos  y amigas que no se suelen perder un encuentro entrañable en torno a un jamón ibérico, era consciente de que el mensaje central del Kit –las cosas ocurren porque alguien las hace, no porque muchos se quejen– se enfrenta a un nuevo año verdaderamente canalla. Bueno, en realidad, para canallas canallas, los especuladores, ladrillistas y financieros desaprensivos que nos han llevado a este punto de no retorno. (Ante nuestra ausencia de acción, todo hay que decirlo).

La clave para sobrevivir es, probablemente, sonreír, ya ves. Pero eso sí…. al mismo tiempo hay que mantener fuertemente apretados los dientes y empujar decididamente hacia adelante, sabiendo que cuando acabe la batalla ya no seremos iguales. En 2012, lucharemos porque hay que luchar y defender el trabajo, el talento, la empresa o la familia; pero lucharemos también porque hay la posibilidad de que con ello seamos mejores y más fuertes. El esfuerzo, el sudor y alguna arruga en el alma será el pago para competir en la carrera. Siempre ha sido así. La naturaleza y la historia están plagadas de situaciones que lo ejemplifican e ilustran.

En estos momentos también puede salir lo mejor, claro. El espíritu pionero, la innovación imaginativa, la resistencia, la solidaridad, compartir esfuerzos y éxitos, sentir el sudor ajeno como propio, sentirse parte de un río que lleva a la humanidad a lugares más dignos… son pensamientos que animan a muchas personas en los momentos difíciles.

En cultura no lo tenemos peor. Bueno, un poco. Nuestros políticos han conseguido trasladar una idea nefasta a la sociedad y la sociedad ya casi la tiene comprada: que en tiempos de crisis la cultura es un lujo prescindible. Incultos políticos y cautos ciudadanos. La cultura, el arte, la literatura, la pintura, el teatro…, alimentan el alma. Y es el alma lo que introduce esa pequeña diferencia respecto a otros seres del reino animal. Por eso es tan importante que en la confrontación que se anuncia para estos próximos años, quienes hacemos, producimos, organizamos, exhibimos cultura, lideremos las fuerzas de lo mejor, de la acción, no de la queja.

Así que en cultura, apretemos los dientes, sonriamos y tiremos adelante haciendo mejor nuestro trabajo, con más calidad, con más entusiasmo y menos exigencias. Y si es necesario, simplemente porque sí. Y, además, apoyando cuanto haya que apoyar para defender que no sean los humildes quienes paguen las culpas de algunos desaprensivos estrategas.

Por lo demás, y salvo precisamente a los canallas, deseo que al resto de los mortales nos vaya bien en este 2012, moderadamente bien, en la vida y en el trabajo.

En el próximo post tocará ya meterse con las tareas concretas que en cultura tenemos planteadas para este próximo periodo. Hasta entonces.

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook)

7 Comments

Filed under Cultura, General, Inspiración, Opinión, Reflexión

¿Abaratar o invertir en fracaso? A propósito de las “privatizaciones"

La situación lo acelera todo: Mariano Rajoy actúa ya de presidente de gobierno sin siquiera haberse reunido las Cortes generales. Ver para creer. La parte buena es que como la situación lo exige, da gusto verle trabajar aunque les cuente a otros y fuera lo que no nos contó a nosotros en casa.

Pero a lo nuestro, a la cultura. Releo el programa electoral del Partido Popular y dado que todo él rezuma el aroma de la ausencia de compromiso y de la inconcreción, encuentro muchos aspectos en los que exigir medidas y aclaraciones urgentes. Hoy me quedo con la necesidad imperiosa de llenar de carne el décimo punto, que reza así: “Diseñaremos, en colaboración con la iniciativa privada, políticas realistas y efectivas que garanticen la sostenibilidad de los numerosos equipamientos culturales distribuidos por toda la geografía nacional.” Si no entiendo mal, quiere decir que procederán a privatizar la gestión de teatros, auditorios y centros culturales. Soy de quienes piensa que la sociedad civil –asociaciones, ciudadanos, empresas…- ha de entrar en la gestión de lo público para democratizarla y abrirla a la sociedad, pero con la misma vehemencia defiendo que su entrada no debe estar al servicio exclusivo de abaratar costes, sino de mejorar la gestión y hacerla más satisfactoria para los públicos. Y sobre que ese sea el objetivo del PP –o del PSOE, cuidado- ya tengo muchas más dudas. Desfuncionarizar y reducir presupuestos puede aligerar el déficit de las instituciones, pero si a cambio se empobrecen los servicios y la calidad habremos hecho un flaquísimo servicio a la tarea constitucional de promover la cultura, que no es otra cosa que promover mejores ciudadanos. Abaratar, simplemente, es una de las mejores maneras de invertir en fracaso.

Por eso es el momento de recordar el tratamiento que la Constitución da a la cultura, y de pedir al PP que perfile y llene de contenidos su impreciso programa, y que para hacerlo escuche cuanto desde el sector podemos decirle. Sería una muestra de buena voluntad.

Ah, y transparencia, por favor.

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook)

4 Comments

Filed under Cultura, Gestión cultural, Opinión, polémica, Políticas culturales

Contra Darwin, pobrecillo

El resultado electoral pone todavía más al día tareas urgentes para la supervivencia de la cultura como servicio. Un resultado, por cierto, esperado, batacazo socialista incluido. Quienes desde la izquierda y contra natura han estado dos años haciendo la política que le correspondía a un gobierno de derecha o de concentración, han asumido el desgaste y el afán de poder y lo han pagado. Perdonen, pero cada uno elige su destino.

Vienen tiempos en que las propias fuerzas, más que ningún otro aspecto, serán determinantes para la supervivencia propia y ajena. Tiempos darwinianos, de  animalidad, de fuerza. Tiempos, también, para desarrollar la solidaridad, el alma buena de las personas y de las organizaciones. Quienes más tienen y quienes más conscientes son de que esta situación va a cebarse en los humildes, tienen una enorme responsabilidad, por un lado de solidaridad y por otro de alzar la voz. Las grandes organizaciones han de ser conscientes de que el ecosistema cultural exige la supervivencia del máximo de especies, y han de apoyar y proteger las que puedan. ¿Se imaginan al Prado acogiendo exposiciones conjuntas con museos en riesgo de extinción? ¿Se imaginan a los grandes teatros, públicos y privados, ofreciendo after hour sus espacios a pequeñas compañías?

Y por otro lado, las empresas y organizaciones dedicadas a la cultura deben unirse, agrupar fuerzas, compartir espacios, almacenes, personal, establecer fórmulas que abaraten su gestión diaria, compartir, sentirse, en fin, miembros de una colonia cuya supervivencia depende del grado de fortaleza conjunta que sus miembros sean capaces de desarrollar.

Y es ya, no mañana. Ya.

Y en paralelo, alzar la voz colectiva, defender el servicio imprescindible para el alma de los ciudadanos que es la cultura. Sin quejas. Combatiendo con arte y generosidad.

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook)

Leave a Comment

Filed under General, Opinión, Reflexión

Bicicletas de montaña para la crisis

Últimamente repito una metáfora mucho, tanto que ha acabado hasta gustándome. La de la bicicleta de montaña para la crisis. Dice más o menos lo siguiente: Para salir de esta situación, casi calvario, incluso simplemente para mantenerse en pie, hay que dar mucho a los pedales. Es como cuando andando en bicicleta por el monte la ladera se pone imperativa, insultantemente difícil, y tienes que meter el plato más pequeño y el piñón más grande. El resultado es que debes pedalear muchas más veces por minuto y que apenas avanzas, pero con paciencia y decisión acabas llegando a la cima; –eso sí, muy muy despacio y sudando mucho. Allí de nuevo volverás a cambiar a un plato medio y un piñón pequeño y sabrás lo que es tener resultados con menos esfuerzo.

Al margen de las explicaciones para esta perversa y nefasta situación económica que afecta a las gentes y también, cómo no, a las que transitan por el territorio de la cultura, propio del alma, hoy se impone andar en bicicleta de montaña. Y olvidándonos de metáforas, hoy se impone trabajar mucho, mucho más, para obtener probablemente menos rentabilidad. Sí, algo ganaremos, endurecer los músculos, estilizar la organización, hacernos más apolíneos, imaginativos y creativos.

Por eso no entiendo hoy –bueno, nunca, pero hoy menos- el espíritu funcionarial, el ahora me voy que ha llegado la hora; el preocuparse por el salario mensual y no por la marcha de la empresa o compañía. Hoy, TODOS debemos preguntarnos qué podemos hacer por el equipo en el que estamos, se llame compañía, empresa o país. Sin quejarnos, con la alegría de saber que trabajando y luchando saldremos adelante. Y que al final, si hacemos los deberes solidariamente, seremos mejores y más fuertes. Más fuertes también para cambiar las cosas.

Y sin olvidar a quienes han hecho tanto y tanto por llevarnos a este punto. A esos, desde gobiernos y oposiciones, desde bancos y constructoras… deberemos aprender también a pasarles la cuenta. Y cuanto antes mejor.

Nota: Si estás a tiempo lee mi artículo de este mes en El espectáculo teatral. Está pensado para avanzar hacia un programa de mínimos de la Cultura española. Y el domingo, elecciones.

Nota 2: si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook

7 Comments

Filed under General, Opinión, Reflexión

Gracias a la vida. Manifiesto contra el pesimismo

La cultura y el arte están sufriendo embates durísimos por la política de recortes –horrible término que esconde la incapacidad de nuestros líderes para proponer otras alternativas- que está matando un modelo sin previo aviso. Porque el modelo consistente en que el estado ponía a disposición de los ciudadanos la cultura a precios muy por debajo de los costes, ha terminado.

No solo pasa en cultura. Vemos con dolor que las gentes humildes, trabajadoras o en paro sufren brutalmente las consecuencias de un modelo económico que ha generado una inmensa crisis. Y quienes la han provocado –inmobiliarios rapaces, banqueros desalmados- van a irse de rositas. Y lo pagaremos con peor sanidad, peor educación, más paro y mas impuestos. A menos que lo impidamos, claro. (Y las próximas elecciones no son YA una oportunidad)

Por todo ello, este no es un post normal. La vida y el trozo de ésta que nos está tocando vivir, hacen que nada sea normal. Pero lo que nadie puede hacer sin nuestra colaboración es convencernos de que no hay salida. SIEMPRE HAY UNA SALIDA. A veces es luchar por el pan de tus hijos frente a todos y frente a todo, con el cuchillo bien apretado entre los dientes; a veces es poner la imaginación a funcionar buscando nuevos territorios menos explorados, más feraces; a veces es unirse para sacar a delante con menos esfuerzo y mas rentabilidad los proyectos.

Pero basta ya de quejas, basta de darnos por derrotados psicológicamente. Luchar, caer, levantarse. Luchar, caer, levantarse. Luchar, caer, levantarse. La queja no es una salida. El pesimismo dominante es un arma, ni siquiera nueva, para hacer más fácil la victoria de los “malos”. Y en combatir ese pesimismo las gentes de la cultura tenemos una responsabilidad específica.

Ni siquiera en los campos de exterminio nazi consiguieron doblegar la voluntad y el ansia de vivir de muchos. Hoy, lejos de aquello y cerca de una de las más fuertes crisis de crecimiento del sistema capitalista, debemos inspirarnos en todos cuantos a lo largo de la historia han sabido hacer fuerza de la debilidad. En cultura y en la vida. Tarde o temprano nos lo devolverá. Más temprano que tarde deberemos agradecerla a la vida lo que a pesar de los pesares nos regala cada día: ella.

(no olvidéis suscribiros al blog, es muy fácil, sólo tenéis que escribir vuestro mail donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha, y recibiréis un aviso con cada nuevo post)

11 Comments

Filed under General, Inspiración