Tag Archives: Gobierno

Más democracia, en cultura y en todo

Una de las  noticias que casi pasan desapercibidas en las últimas fiestas navideñas se produjo en Madrid: en uno de sus barrios, Hortaleza, se celebraron dos Cabalgatas de Reyes, una organizada por la Junta Municipal del Distrito y, otra, denominada popular o alternativa, promovida por diversas asociaciones de vecinos.

En 2007, el ayuntamiento decidió privatizar, sacando a concurso, la cabalgata del barrio que antes tenía un marcado carácter popular. Los vecinos se quejan no solamente de los gastos que ello ha supuesto -70.000,00 € anuales- sino del arrinconamiento de las organizaciones vecinales, sustituidas por una empresa contratada, y de la puesta al servicio de la cabalgata de las grandes superficies comerciales de la zona, en cuyo entorno transcurre. Mientras, la otra circula por las zonas profundas y deprimidas del barrio y se reclama continuadora de la cabalgata popular de siempre en Hortaleza.

La cosa no pasaría de ser una noticia curiosa, de esas que florecen en las grandes ciudades, espacios de difícil conciliación entre la gestión y la participación. Pero me interesa porque subraya precisamente los extremos del problema. La gestión democrática exige considerar cada una de las situaciones a las que hace frente cada día, como una oportunidad de implicar en la gestión al máximo de ciudadanos y de sus organizaciones, no como problemas que hay que quitarse de encima (en este caso encomendándolo a una empresa). La satisfacción de los ciudadanos, por otro lado, depende también, de su participación, de que sientan que sus opiniones y deseos cuentan y mucho, en la gestión política. Por más que en nuestros responsables prime tantas y tantas veces la tendencia a no contar con los ciudadanos en la toma de las decisiones que les competen. Promover la participación es una tarea prioritaria de las instituciones y de sus responsables; y participar, usar la democracia, es tarea de todos.

(no os olvidéis de suscribiros al blog, es muy fácil, sólo tenéis que escribir vuestro mail donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha, y recibiréis un aviso con cada nuevo post)

6 Comments

Filed under Políticas culturales

Mascarell conseller de cultura. ¿Acaso una lección?

Ferrán Mascarell tiene una larga trayectoria de liderazgo y responsabilidades culturales vinculadas siempre al socialismo catalán. Artur Mas, nuevo president convergente de la Generalitat lo ha nombrado conseller de Cultura, cargo que ya tuvo durante unos meses en un gobierno Maragall. Me cuesta creer lo primero que sugieren estos maridajes aparentemente extraños: que el poder tienta mucho y que cuanto más poder más tentador; y que vale más cargo en el bolsillo que alcaldía de Barcelona volando, que es en lo que al parecer andaba últimamente Mascarell. Me cuesta mucho creerlo en este caso: un político de gran prestigio, con una personalidad arrolladora y un indiscutible liderazgo. No parece que le hiciera falta alguna la aventura.

Pienso en esta ocasión más en una decisión estratégica del nacionalismo moderado con la que Mas apuesta por establecer una línea de acuerdo de “país”, que empuje en esa dirección la acción cultural. Hacer nación desde la cultura y señalar que ésta está por encima de las opciones ideológicas. Tal vez emplearla de mascarón de proa (“mascarell” de proa, si me permiten la gracieta) de una política cultural diferenciadora a la vez que fuertemente identitaria.

Si no fuera tan poco nacionalista, resabios tal vez de mi viejo internacionalismo, podría considerar un ejemplo esta decisión de Artur Mas. Fíjense, trasladada al gobierno central podría significar que Rajoy contase con César Antonio Molina, o que Zapatero no le haría ascos a Alicia Moreno. Y es que hay decisiones que te recuerdan que algunas cosas deben estar por encima de la confrontación partidaria. Una cultura de tanta proyección como la española, con una lengua hablada por tantos millones de personas en tantos y tantos países, se merece criterios de altura, miradas que pongan sus ojos allá, lejos. Nuestros políticos actuales tienen sus ojos pegados a… una puerta cerrada.

(Ah, Feliz Año Nuevo, que es lo que toca. Y en el próximo post hablamos de él. De 2011, digo. Abrazos)

(no os olvidéis de suscribiros al blog, es muy fácil, sólo tenéis que escribir vuestro mail donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha, y recibiréis un aviso con cada nuevo post)

3 Comments

Filed under Políticas culturales

De nuevo defensa de autor. La ley Sinde

El proyecto que incluía la llamada Ley Sinde contra la piratería, no fue aprobado en su inicial tramitación parlamentaria. Bueno, en realidad no obtuvo apoyo alguno de ninguno de los grupos políticos a excepción del PSOE.

Es de sobra conocida mi opinión sobre la capacidad de la ministra para hacer frente a las enormes tareas del ministerio de Cultura, pero no es éste el lugar para volver sobre ello. Lo que me parece extraordinariamente grave es que ni siquiera tuviera negociados previamente los acuerdos parlamentarios suficientes como para sacarla adelante. Al no tenerlos era mejor, sin duda, no pasar al trámite y retrasarlo hasta que contara con los apoyos necesarios. ¿O es que lo que quería es que no fuese aprobada para echar las culpas a los que no votaron a favor ?

Los artistas y creadores ponen ahora el grito en el cielo. Sumo el mío al suyo, porque opino que quienes crean cultura y arte deben ver protegida su obra y defendido su derecho a vivir con dignidad de ella. Pero algo malo han –hemos- hecho quienes defendemos la propiedad intelectual y los derechos del autor (incluidas las sociedades de gestión), cuando la sociedad no los siente como suyos, cuando las descargas no generan mala conciencia, cuando la piratería no es tan mal vista.

Echar las culpas siempre al otro, a quien no piensa como yo, es barato e inútil. La ministra tiene mucha responsabilidad en no haber logrado en más de un año que la correlación de fuerzas se inclinara a la aprobación de la ley. Tiene una enorme responsabilidad en no haber logrado que en la sociedad calara el discurso de defensa del autor. Ahora nos toca seguir trabajando para que en nuestro país se reconozca y legisle algo tan elemental como el valor económico de la cultura y el derecho de que quienes la crean vivan y obtengan beneficios por ello. Sin criminalizar; desde la convicción.

4 Comments

Filed under polémica, Políticas culturales

A propósito del Pacto por la Cultura. Es momento de programas y… de acción

El viernes, 17 de diciembre, se celebró en CaixaForum de Madrid, la conferencia estatal de los sectores profesionales y empresariales de la  cultura, , iniciativa impulsada por la Federación Estatal de Asociaciones de Gestores Culturales en la que participaron cerca de cincuenta asociaciones del sector cultural español. El objetivo central era la firma, por todas ellas, de un Pacto por la Cultura como expresión de unidad del sector ante la situación de crisis. Cuando llegué a primera hora de la tarde, los organizadores me propusieron sorpresivamente que diera públicamente mi opinión sobre el documento que servía de base para la redacción de ese Pacto, sustancialmente el mismo que resultó aprobado. Aquí va, de nuevo, resumida mi evaluación.

El documento, extraordinariamente académico, es decir, con una redacción marcadamente “política”, expresa acuerdos genéricos, de los que está expresamente ausente cualquier concreción de carácter programático. Por decirlo de otro modo, es un listado de deseos que apenas “muerden carne” en los gravísimos problemas de la Cultura en España. Un documento que muestra, sí,  la madurez de amplios sectores de la cultura en diagnosticar la situación de abandono de la Cultura por los poderes públicos.  Pero que, al mismo tiempo, señala dos carencias, dos oportunidades de relevancia estratégica y práctica que le quedan por delante al sector.

La primera: las gentes de la cultura deben  pasar de la simple enumeración de sus deseos, a la configuración de un programa de intervención, práctico en definitiva. Pasar, por ejemplo, de hablar de la necesidad de transparencia y democratización a la exigencia de implantación de contratos programa para el acceso a los cargos públicos de gestión.  Pasar de hablar de la necesidad de una nueva ley de financiación a proponer una en concreto, la que desde la cultura exigimos.

La segunda, pasar decididamente del discurso crítico políticamente correcto a la expresión física de la fuerza contenida, del desasosiego, e incluso del justo cabreo que quienes trabajamos en cultura sentimos por la actual situación de abandono e inoperancia de instituciones y partidos. Y planificar y organizar la expresión colectiva de esa fuerza, en forma de movilización si es necesario. Que lo es.

5 Comments

Filed under polémica, Políticas culturales

Morrosidad institucional y Eric Cantona

Sí, morrosidad, no es un error. En el pasado Mercartes unos compañeros de stand me pidieron que escribiera algo en una de sus paredes. Como la cosa iba de gracieta, escribí: “Morrosidad: retrasar los pagos fuera del plazo acordado, por el morro.” Pues eso. Los impagos a empresas del sector cultural, esas que alimentan el 90% de las actividades de los municipios españoles, están alcanzando niveles insoportables que acercan la quiebra a muchas de ellas. Algunas, no pocas, ya han sido alcanzadas y han desaparecido.

El Ayuntamiento de Madrid debe por atrasos cinco millones y medio de euros a empresas y compañías que gestionan las actividades de los centros culturales de la capital. NO PUEDE SER. Alguien debe hacerse responsable y pagar por ello. Los ayuntamientos –también los gobiernos autónomos y el central- han administrado muy mal el dinero de todos, gastando más de lo que podían pagar, endeudándose por encima de sus límites conscientemente. La crisis ha puesto las cosas en su sitio. Lo terrible es que los bancos que la han causado negociando “activos tóxicos” es decir, de muy difícil cobro, han visto cómo el dinero de todos les cubría las espaldas. Mientras, pequeñas empresas, que dinamizan la vida económica de un país, se ven arrastradas por la pésima gestión de muchas instituciones públicas, y por la escasez de créditos bancarios disponibles. Pequeñas empresas a las que el fisco persigue si retrasa sus pagos mientras los grandes defraudadores y morosos, salen de rositas. Una risa si no fuese para gritar.

En la gestión pública falta clamorosamente transparencia y responsabilidad, cuando debían ser su seña de identidad. Y, desde luego, que las culpas las paguen quienes han generado el problema. En Cultura, quienes no pagan lo pactado por el trabajo realizado: ofrecer arte, y entretenimiento a la sociedad a cambio de modestos cachés.

(Éric Cantona, el peculiar exfutbolista francés, proponía el otro día castigar a los bancos por su responsabilidad en la crisis, con la retirada puntual del dinero de los clientes. La idea ha cuajado en la red. Qué tentación, qué tentación.)

(no os olvidéis de suscribiros al blog, es muy fácil, sólo tenéis que escribir vuestro mail donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha, y recibiréis un mail con cada nuevo post)

Leave a Comment

Filed under Gestión cultural, polémica

Premiar el doce far niente en Cultura

Se me acumulan los temas y no sé a cuál acudir. Por cuestiones de urgencia –las noticias en política, como el mal pan, se quedan duras tan rápido- me inclino por la de la remodelación del Gobierno. Obviamente no entro en las carteras sobre las que no hago más seguimiento que el que pueda hacer un ciudadano más o menos enterado. Así que me meto en una de las que me concierne directamente, la de Cultura. Ángeles González Sinde llegó al ministerio con el magro bagaje de su presidencia de la Academia de Cine y de su carrera como guionista. Nada, apenas, sobre gestión, lo que hacía pensar en lo que finalmente ocurrió: que cansados en el gobierno de que el cine diera problemas se nombró a alguien para que los amortiguara. Como se puede ver, una mirada sobre la cultura, amplia, ambiciosa y de largo recorrido.

Como no podía ser menos, la ministra ha cumplido con las demandas y se ha limitado a que nada se moviera ni diera problemas, lo que en un sector dado a la queja y al mismo tiempo a depender de las ayudas públicas no era tarea difícil. Pero lo que podríamos llamar ideas, decisiones estratégicas, proyectos culturales de largo alcance, cambios profundos en las relaciones con las comunidades autónomas, que hoy detentan prácticamente todas las competencias, renovación del modelo de financiación de la cultura…, de eso nada de nada.

De ahí mi profunda extrañeza –exagero, la verdad- por el hecho de que un responsable tan evidentemente inoperante haya sobrevivido a la crisis. Es una norma de la más rancia estirpe burocrática la de no hacer ruido y no moverse para salir en la foto. Y desde luego González Sinde ha salido con muchos y diferentes trajes en muchas y diferentes fotos. Pero en todas sale sin el más mínimo movimiento. Las grandes decisiones sobre la CULTURA, así, con mayúsculas, habrán de esperar. Probablemente hasta que lo impongan en la agenda política quienes hacen cultura, quienes trabajan en ella, y los ciudadanos más comprometidos con el devenir de la cultura española.

(Adelanto los temas acumulados: el magnífico bailarín y coreógrafo Víctor Ullate, que dice que las compañías nacionales deben ser gestionadas por artistas y no por un gestor; y el Premio Nacional de Literatura Dramática, concedido este año a Lluisa Cunillé, por una obra que ella misma duda –en declaraciones a EFE- que sea especialmente significativa en su producción. Ah, las Academias de las lenguas de España y los premios. Así que la semana que viene, en este canal,  plus.)

2 Comments

Filed under General, polémica, Políticas culturales

Cultura y Huelga General

Es tremendo, pero la Huelga General convocada para el próximo día 29, no genera en mí entusiasmo alguno. En realidad, lo contrario. Y sin convicción, mal puede apuntarse uno a un bombardeo. Y mira que me gustan. El Gobierno socialista ha virado a posiciones conservadoras –por cierto, mucho antes de que fuera denunciado por los sindicatos- y probablemente lo va a pagar muy caro en las elecciones. En buena parte por no haber hecho sus deberes antes, metiendo mano a los grandes problemas y desequilibrios de la economía española. Quienes los sustituyan tampoco van a tener los intereses de los trabajadores en el centro de sus preocupaciones. Los convocantes, por su parte, difícilmente podían haberlo hecho peor: mensajes arcaicos, carentes de originalidad y con un peligroso tufillo a defensa de su estatus.

El mundo de la cultura que también debería tener hechos sus deberes para decidir su posicionamiento ante una cita como ésta, permanece silbando el Sitio de Zaragoza, mientras mira a Suecia, como si ante la situación por la que atraviesa España no tuviera porqué plantear su propio programa. Cuestiones como la definición de un nuevo modelo de relación entre lo público y lo privado en Cultura, la financiación (incluidas una nueva Ley de Fundaciones y nuevas deducciones fiscales para las empresas que apoyen el arte), la reducción del IVA, nuevos modelos legales para la constitución de compañías neoprofesionales, la transparencia y la democratización de la gestión pública, los códigos de buenas prácticas en la gestión… En fin, que tenemos muchos deberes y que parece que no nos gusta hacerlos, más o menos como a los niños.

Algo grande, un mucho, está hecho de muchos pocos. La Cultura es uno de esos pocos. Importante, eso sí. Por delante tiene la enorme responsabilidad como sector de definir su propia propuesta de modelo cultural para España, sin esperar a que salga de políticos o gobernantes, porque eso no va a ocurrir.

Con todo esto, como pueden comprender, el día 29, me temo que va a suponer muy poco para la marcha del país, ni para la Cultura en particular, más allá de la guerra de cifras en la que se suelen embarcar quienes participan en el partido en la defensa de sus intereses. A nosotros nos queda un largo camino que tendrían que impulsar las asociaciones profesionales del sector. A eso sí me apunto.

4 Comments

Filed under General, polémica

Preparar el futuro, antes de que nos dé alcance

Cada mañana nuevas noticias sobre la extrema dureza de la situación económica alientan la intranquilidad y la desesperanza de los ciudadanos. Lógico, cuando los cambios en curso incrementan su inseguridad y empeoraran sus condiciones de vida y de desarrollo social. La cultura, que hasta hace apenas un año era una actividad asumida en buena medida por el estado, está siendo lanzada a la intemperie sin periodo de aclimatación previo.

Las gentes de la cultura susurran, cuando lo que deberíamos hacer es gritar. Y, sobre todo, trabajar en nuevas direcciones, más autónomas, que permitan la subsistencia del talento creativo y de las empresas que se dedican a ello. A partir de ahora serán las propias fuerzas de cada organización cultural las que garanticen su supervivencia en el medio y largo plazo. La innovación, la búsqueda de nuevos espacios de negocio basados en las propias fortalezas, el establecimiento de modelos de relación con los públicos sin intermediarios, y, sin duda, la reconversión como sector, son tareas urgentes, inmediatas. La reconversión, malhadada palabreja, que tal vez tenga el aspecto positivo de romper con la larga adolescencia/dependencia en la que una parte del sector ha/hemos vivido desde hace años. Hagámosla nosotros, siempre será mejor.

Leave a Comment

Filed under Políticas culturales

El Maná ya no cae del cielo

El nuevo Centro Internacional de Cultura Contemporánea de San Sebastián, denominado Tabakalera por ocupar el antiguo edificio tabaquero de la ciudad, en el barrio de Egía, recibe, como otros muchos, el castigo presupuestario que la Cultura sufre en esta crisis que han creado otros. Joxean Muñoz, su director ha dimitido por no aceptar los recortes. No es el primero que hace lo mismo en los últimos tiempos.

¿Es que no hay otra solución que recortar presupuestos en Cultura? ¿De verdad que el castigo a los ciudadanos y a sus derechos culturales es la única manera de afrontar la reducción presupuestaria? Qué falta de imaginación tienen nuestros políticos –también muchos de los gestores culturales-, y qué escasa capacidad de iniciativa la de nuestras organizaciones culturales.

Nos hemos acostumbrado de tal manera al dinero público que cuando desaparece se nos abre el infierno bajo los pies. Pues podría no ser así, claro. En mi opinión hay otra solución al menos, que además introduciría cambios estratégicos en la gestión de la cultura. Pero parte de democratizar la gestión pública de lo cultural y de dar a la sociedad civil y sus organizaciones –empresas, fundaciones, organismos culturales privados, creadores, artistas- y al tejido cultural organizado, responsabilidades concretas en la gestión de los espacios públicos para los que las instituciones han decidido cerrar el grifo.

¿De verdad que es tan difícil imaginar Tabakalera gestionada por representantes de todas esas instituciones privadas que en San Sebastián HACEN cultura cada día. Claro que la democracia tiene riesgos, pero esta fórmula permitiría llenar de contenidos un edificio con la mitad del presupuesto anual previsto (quince millones de euros). Las instituciones en este caso, solamente deberían encargarse de que en esas nuevas manos se cumplieran los fines de servicio público que tiene la cultura. Los poderes públicos como guardias de tráfico cultural. Nada más. Y nada menos.

2 Comments

Filed under Gestión cultural, polémica, Políticas culturales

¡Menos Cultura que es la Guerra!

¿Os acordáis de aquella memorable escena de Los hermanos Marx en el Oeste? Pues eso, pero sin gracia alguna. El Gobierno ha decidido que contra la crisis en que nos hemos visto embarcados en buena medida por banqueros irresponsables y empresarios de construcción especuladores –y, cómo no, porque alguien muy poderoso se lo ha permitido- hay que adelgazar la administración para recortar presupuestos, también en cultura. Más madera.

Y así, la Biblioteca Nacional ha dejado de ser una dirección general y se ha suprimido la asesoría cultural en Moncloa. En el primer caso, Milagros del Corral se quejaba amargamente de ver la reducción de perfil de la BN; en el segundo, ha pagado el pato una brillante gestora cultural, Marifé de Santiago, y su equipo. Incluso los productores audiovisuales, tan bien tratados por la ministra cinemotógrafa hasta ahora, afilan sus armas ante los recortes anunicados.

De nuevo los bárbaros nos recuerdan que la cultura no es relevante en la configuración de la identidad y la historia de un país. De nuevo la cultura convertida en moneda de cambio, y además de perra gorda, para ¿mejorar? la imagen de quienes deciden en política.

2 Comments

Filed under Gestión cultural, polémica, Políticas culturales