Archivo de la etiqueta: María Bolaños

Titanio cultural o Titanic cultural

El pasado sábado participé en Valladolid en una Jornada sobre Pymes culturales celebrada al calorcillo de la Cumbre mundial sobre microcréditos. Me habían invitado María Bolaños y Miguel Ángel Pérez, Maguil para los amigos, uno de esos magníficos agitadores culturales de los que este país anda tan urgido.

Allí nos encontramos Roberto Gómez de la Iglesia, Fernando Quiles, María Calleja como ponentes y Luis Caballero, Enrique Redel y Víctor Alonso exponiendo sus experiencias. Todos coincidíamos en asumir la frase que nos convocaba: “Lo pequeño es hermoso”, título del famoso libro de Ernst Schumacher escrito en los años setenta y que se ha convertido en un adelantado de la sostenibilidad. Me sorprendió mucho y bien la energía, el entusiasmo, la decisión de salir adelante que manifestamos en general, frente a la negatividad y la entrega de cuchara predominante. Esa batalla psicológica emprendida por quienes necesitan una población dócil para ejecutar sus recortes, una población asustada que acepte pagar la factura de unos platos que rompieron bancos y especuladores.

Pero me quedé con una reflexión que es la que hoy quiero transmitir: hemos construido mucho, hemos desarrollado un enorme parque de recintos culturales, hemos gastado en ladrillo lo que no está escrito, y sin embargo hoy parte importante de lo construido amenaza ruina y vacío interior  por falta de presupuesto, por falta de previsión estratégica de a qué intereses debe servir. Por falta de política cultural.

Con los estruendosos fiascos de la Ciudad de la Cultura de Santiago, del Centro Niemeyer de Avilés, o del CREA de Alcorcón –desgraciadamente entre otros cuantos- me vino a la imagen el Guggenheim como  modelo generalizable de desarrollo. El titanio cultural no puede generalizarse y es lo que se ha hecho. Y pensé cómo una sola letra puede cambiar el sentido de las imágenes. El titanio cultural o el Titanic cultural.

Sí, sin duda alguna, hoy lo pequeño no es solamente hermoso sino que almacena mejor la posibilidad de creatividad, de supervivencia y sostenibilidad. Almacena en sí la semilla de otro futuro.

Deja un comentario

Archivado bajo Gestión cultural, Inspiración, Políticas culturales