Tag Archives: participación ciudadana

La democracia municipal y participación: mucho más que el voto.

Ciudadania_participacion_elmuro

El concepto de participación política tiene en el ámbito municipal un territorio casi virgen por explorar, algo así como el corazón de África en el siglo XIX. Es, la ciudad, el escenario posible y apropiado para desarrollar experiencias y prácticas en las que los ciudadanos jueguen un papel relevante. La participación no es solamente una actividad consistente en la recogida de opinión o el voto en momentos puntuales sobre aspectos concretos de la gestión: eso es bueno, y el Ayuntamiento de Madrid ha dado pasos adecuados en esa dirección, aunque con poco calado y un tanto formales. Es, también, la cesión orgánica y organizada de cuotas de poder, que pasan a estar descentralizadas y en manos de los ciudadanos directamente. Y si me apuran, todavía más importante, en esencia la participación es una práctica que contribuye a “hacer” ciudadanía, a formar ciudadanos.

En mi opinión, en los procesos participativos, lo verdaderamente importante es informarse, entender, acercarse al cómo se toman las decisiones, al cómo se manejan los presupuestos, a la profundidad más que a la superficie. Ello llevará a que los ciudadanos que acudan a esos procesos, sean más cada vez y más “ciudadanos”: gentes críticas y con opinión que contribuirán sin duda a hacer de la vida política territorio de regeneración, mucho más allá del voto cada cuatro años.

Porque entender la participación únicamente como el número de personas que en vivo o a través de internet han elegido entre una o varias alternativas prefiguradas, y no siempre de sencilla diferenciación, es una apuesta por la superficialidad y la nadería. O la manipulación.

P.S: ¡Última hora! ¡Último ejemplo! El Pacto de Gobierno del Ayuntamiento de Barcelona se acaba de romper. Ada Colau (por cierto, sin siquiera dar su opinión públicamente sobre el tema), sometió a votación de los inscritos en Barcelona en Comú, la continuidad del acuerdo. Votaron a favor de romper el pacto 2.059 personas y 1.736 por mantenerlo. Votaron menos de la mitad de los inscritos en Barcelona en Comú, que son una minucia sobre el número de todos sus votantes, y esos pocos decidieron la ruptura de un acuerdo clave para la estabilidad de una gran ciudad y millones de ciudadanos. En mi opinión ese concepto de democracia y participación es un fraude y una manera de malbaratar la democracia como principio profundo, no utilitarista.

Leave a Comment

Filed under El Blog Cultural de Robert Muro, Políticas culturales

Ayuntamiento de Madrid y Cultura: cuestión de magia. ¡Ay, Carmena!

by Photos8.com

Para los espectadores, la mayoría, la magia es ilusión, sorpresa, desconcierto, maravilla… Para los magos la magia es lo que no se ve. Ellos centran toda su acción, toda su capacidad de seducción en hacer que su público no vea el truco, que es lo importante.

Pensaba en la magia cuando me ponía a escribir sobre la política cultural, bueno, sobre la actividad desarrollada en el área de Cultura por el equipo municipal de gobierno de Madrid.

¿Y dónde está la magia? ¿Qué es lo que no se ve de su acción? Lo primero y tal vez lo más relevante, el programa, o más bien la ausencia de programa. Cuando llegaron al poder, con notable sorpresa para ellos mismos, disponían de mensajes entusiasmantes, críticas correctas sobre el pasado, indignación por lo mal que se habían hecho muchas cosas, pero un programa de acción concreto eso no lo llevaban en la cartera. No me digan que no es mágico. Sí, ya sé que los demás competidores no les andaban muy lejos en esto de las alforjas vacías, pero quienes acabaron asumiendo la tarea de dirigir la cultura resultaron los de Ahora Madrid. A ellos, a quienes actúan desde la hegemonía sin tener mayoría de voto ciudadano, se deben pedir las cuentas.

Esta ausencia de programa explica que buena parte de sus “números” hayan sido percibidos como de mala calidad. Cuando no se sabe a dónde se va cualquier camino es bueno; o malo, según se mire. Y lo que se ha hecho durante estos más de veinte meses es improvisar, constantemente. Con los consiguientes errores y perjuicios para los ciudadanos. Recuerden la cabalgata anti-cabalgata, la aplicación cutre de la Ley de Memoria Histórica rápidamente echada atrás, la degradación de Madrid Activa, un exitoso programa que llevaba mucho tiempo surtiendo de calidad artística a los barrios… En casi todos estos casos el mago nos distraía con palabras como transparencia, democracia, participación, renovación, modernidad…, mientras todo seguía igual o iba nítidamente a peor. Magia. Díganme, si no, una sola acción notable a favor de la transparencia. Señalo una que hubiera sido recibida de mil amores: que en todas las licitaciones y concursos públicos los proyectos fueran públicos y conocidos al igual que sus defensas, en actos abiertos y públicos. Recuérdenme una a favor de la participación, más allá de la propaganda en torno a las consultas con urna sobre la Plaza de España o el cambio de nombre de un parque. Ya les digo yo otra que nos hubiera encantado: haber consultado con el sector y con la ciudadanía sobre los procesos de uso del Matadero. O, la simple puesta en pie de un Consejo Ciudadano de Cultura; no sé, algo. Magia.

La hipnosis también es un tipo de magia. Apenas nadie se queja de la ausencia de política cultural o de los errores brutos cometidos por Mayer y su equipo, y si acudes a la presentación del programa de Carme Portacelli para el Español, acompañada por cierto, por Carmena –es uno de los muchos ejemplos-, verás cómo una rueda de prensa se convierte en un acto de adhesión con aplausos y vítores. También fueron pocos los que se quejaron de que el proceso democrático –con carencias, claro: pero, ¿se acuerdan como resultó designado su antecesor?- que llevó a Pérez de la Fuente al Español, se violentara y se despidiera e indemnizara a quien había llegado por concurso y tribunal indiscutido. Sí, un concurso público democrático roto para convocar otro concurso que permitiera direcciones adeptas. No se había visto ni en las instituciones del gobierno central: vean a los directores del CDN y la CNTC convivir con distintos gobiernos en pro de la continuidad imprescindible. Pero pocos ven el truco y siguen pendientes de las palabras, cambio, regeneración… Sin queja. Magia. (Bueno, la magia en este caso será que el siguiente equipo de gobierno no haga lo mismo: denunciar los concursos actuales para lograr directores en su onda. Sentado el precedente, todo vale.)

Tan confiados estaban los magos que finalmente muchos han visto el truco y las costuras. Decidieron contratar para el Matadero a Mateo Feijoo, y las primeras alertas disparadas en su concurso (en serio, ¿cómo puede ser el de Feijoo el mejor de 31 proyectos?) y las dudas en la regularidad de su contratación y de su equipo, se han convertido en clamor cuando ha presentado “su” programación y ha decidido acabar con el mínimo vestigio del pasado y del teatro tal y como lo entienden muchos (a los que obviamente no consultó). Y ahora hasta Gas, Portillo y una larga lista de damnificados –por uno u otro motivo- se rasgan las vestiduras. Mala magia.

Uno de los episodios más curiosos de esta concejalía maga es el nombramiento con banda de música y tambores de Santiago Eraso (sin concurso, por cierto, y sin apenas queja: magia) para dar la vuelta al calcetín de Madrid Destino… y su desaparición sin dejar rastro, ni huella. Desaparición física. Por supuesto sin hacer el trabajo encomendado y sin explicaciones públicas. Si el otro día no hubiera visto y tocado a Eraso en la III Conferencia Estatal de la Cultura de Valladolid hubiera pensado en una desaparición a la altura de las que hace David Copperfield. Magia de la buena. (La de hacer desaparecer a Carrillo, anterior director municipal de cultura, fue puro entrenamiento.)

Otro curioso caso de magia es el de la desaparición de las compañías residentes en centros culturales de Madrid. Una experiencia iniciada por Alicia Moreno, pionera y ejemplar en toda España, pero señalada como antigua por el nuevo equipo, empeñado en dejar morir el modelo. Un pleno municipal del pasado verano aprobó por unanimidad el mantenimiento del programa y la elaboración de un reglamento ad hoc, pero… magia, nada se ha hecho. Nada se espera.

Lo malo en realidad es lo que hay detrás de tanta magia, de tanta mala magia: NADA. Improvisación, incompetencia, sólido amarre al poder, autosuficiencia, soberbia, sordera, “ahora me toca a mí”…

En cualquier caso, ¡Madrid, tenemos un problema! Quienes nos gobiernan en Cultura no parecen saber qué hacer, ni a dónde nos llevan, ni han mostrado en estos casi dos años la preocupación y la humildad necesarias por aprender. Y no piensan consultar ni preguntar la dirección adecuada a quienes han mostrado que saben algo más.

Lo peor de esta magia es el desprestigio, el vaciamiento del valor de palabras que para muchos son claves en la política cultural: democracia, transparencia, participación, ejemplo, buenas prácticas…

Lo peor de esta magia es el dolor y la tristeza que produce el mal servicio que estamos haciendo, todos, a los ciudadanos.

En un próximo post abordaré los rasgos que a mi modo de ver son la amalgama de fondo y el lastre del gobierno municipal de Madrid: su origen y las características mismas del equipo, y en lo ideológico la estrategia de Hegemonía que lo sustenta.

Hasta entonces.

 

Post scriptum: Acabo esta entrega el miércoles y salta la noticia: la alcaldesa Manuela Carmena destituye a Mayer. Me pregunto si basta y me respondo que no. En realidad, tal vez ese sea el último número de magia: la asunción por Carmena de las atribuciones en Cultura de su concejala Mayer. Al parecer harta de líos e inepcia ha decidido mandarla al banquillo. ¿Es una maniobra de despiste para que atentos al collar no nos fijemos en el perro? Parece obvio que sí, dado que Carmena afirma taxativamente que no hay crisis y que la destitución no es tal, sino un cambio de responsabilidades. Un chiste, si no fuera tan grave. Habrá que entender que Mayer lo ha hecho bien. Ay, Carmena, vas trenzando tu destino con el de los menos útiles del equipo.

 

NOTA:

Releo algunos de los post que sobre este asunto he ido publicando en estos casi veinte meses y la melancolía se acrecienta. Si quieren, revísenlos también.

http://www.robertmuro.com/2015/06/cuanto-queda-por-hacer/

http://www.robertmuro.com/2015/07/cambio-y-cultura-el-bien-comun-esta-en-juego/

http://www.robertmuro.com/2015/07/santiago-eraso-destino-madrid-destino/

http://www.robertmuro.com/2016/03/en-democracia-las-formas-son-casi-todo-el-cese-de-perez-de-la-fuente/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1 Comment

Filed under artes escénicas, Cultura, El Blog Cultural de Robert Muro, Gestión cultural, Políticas culturales

Debate en Teatros Luchana: hasta con medio Pactito por la Cultura nos vale

i-foro-aniversario-luchana-mesa-sector

En lo pequeño está el germen de toda belleza

Las elecciones bis están al caer y conviene que, superando desconfianzas y descreencias, nos apliquemos a la tarea de señalar con el dedo lo que debiera hacerse. Mirar a otro lado, dar la espalda a ególatras y narcisistas, que es lo que demanda el cuerpo tras estos seis meses perdidos, no es solución, no una buena solución.

El equipo de Teatros Luchana organizó el pasado lunes un debate de clarificación electoral para celebrar el primer aniversario de su nacimiento. Allí estábamos por la parte “civil” Berta Ojea, Jesús Cimarro y yo mismo; y por la política madrileña, Ángel Martínez Roger, Isabel González y Pablo Iglesias Simón (nunca el apellido materno fue tan necesario), representando al PSOE, PP y Podemos, respectivamente.

Del debate, pulido y modoso, poco se puede decir más allá de constatar que las palabras pueden con todo y que todos pueden decir muchas palabras, incluso muy parecidas palabras, sin que ello sea garantía alguna de que llegados al poder los decidores conviertan su verbo en hechos.

Si una idea revoloteó con cierta persistencia fue la del Pacto por la Cultura. La idea de que se produzca el milagro de que algo una a todos los partidos es seminal aunque al parecer con espermatozoides tirando a vagos. Yo, que como me afeó con gracia Martínez Roger, tiendo confesamente a poetizar, al Pacto lo llamo desde hace años Contrato Ciudadano por el Arte y la Cultura. El problema es que el concepto mismo de pacto es impensable en una situación política en que cada partido, para combatir al otro y hacerle luz de gas, utiliza hasta los kleenex.

Soy partidario de ir de lo pequeño a lo grande. O más bien, de apostar por lo pequeño para no perder la esperanza en lo grande. Lo grande es el CAMBIO, ese que impulsará la Cultura como motor de país (y el PACTO para lograrlo); lo pequeño es el pactito, incluso aunque sea un poco feo. Porque el pactito expresará que los partidos piensan y hacen en clave de bien común no de boquilla; expresará que por encima de discrepancias, se comprometen a que los acuerditos se ejecuten.

Y ahí va mi propuesta: que los partidos elijan de su propio programa electoral de Cultura, aquellas medidas comunes en las que podría haber o tejerse un acuerdo. No es necesario que sean muchas; no es necesario que sean muy importantes; lo imprescindible es que el acuerdo en torno a ellas, se lleve a la práctica por cualquiera de ellos si llega al gobierno (solo o acompañado). No vale que todos digan con la boca chica que quieren un Pacto por la Cultura. Solamente vale que hagan –antes de las elecciones- un pactito por la cultura en torno a uno, dos tres, cuatro puntos. ¡Por dios, no hace falta más! Porque suscribir un pactito de tres puntos y comprometerse a cumplirlo gobierne quien gobierne, aunque el contenido sea aparentemente nimio, expresará que el gran pacto es posible. Que el pacto que necesitamos, ese que se orienta a hacer de la cultura una seña de identidad de todos los ciudadanos y de todo el país, es posible.

Humildemente señalo cinco posibles temas para que nuestros políticos partidos elijan tres de ellos para comprometerse a concertar y cumplir. Excluyo la bajada del IVA, claro, por ser una reivindicación ya amortizada. 1) Leyes para que la gestión pública de la cultura, y la gestión privada de los servicios públicos culturales, estén regidos por la transparencia (concursos, ayudas, privatizaciones…); 2. Elección de todos los cargos de responsabilidad cultural por concurso y ejerciéndose mediante contrato programa; 3. Ley de Patrocinio y Mecenazgo (incluidos incentivos fiscales para el consumo cultural de los ciudadanos); 4 . Aprobación de normas que promuevan la participación ciudadana en la gestión de la Cultura (asociacionismo, fórmulas de gestión participativas, consejos municipales del arte y la cultura…); y 5. Promover y extender las residencias artísticas a todos los centros culturales y espacios públicos como fórmula de creación y democratización.

Ya, ya sé que estos puntos para muchos son minucia. Pero si no gustan estos tengo otros, como decía Groucho con sus principios, igual de buenos para un pactito.

Lo dicho, bastaría con que antes de las elecciones sacaran del debate electoral las diferencias políticas en Cultura y se comprometieran todos a un programa de cambios pequeño pero común. Dentro de cuatro años, podríamos subir otro peldaño en la escalera de hacer de la Cultura algo relevante en la vida de los ciudadanos.

Para ilustrar la relevancia de las actitudes para los pequeños acuerdos, no me resisto a recordar esa historia del explorador inglés que de vuelta de sus viajes por el África más remota relataba a sus compañeros de sociedad geográfica del momento en que se vio rodeado por cincuenta leones y cómo salió valientemente del paso en aquella comprometida situación. “Cincuenta”, repitió con sorna” uno de los contertulios. “Ciertamente no los conté, tal vez solo eran 25”, respondió el explorador. “¿Veinticinco leones?”. “Bueno, si nos ponemos exigentes con el número, preferiría reducir el número a cinco leones, bien grandes, por cierto.” El cada vez más desconfiado oyente, repitió en tono incrédulo la cifra última: “¿Cinco?” A lo que el explorador, sintiéndose ya acorralado, acertó malamente a contestar: “Bueno, bueno, no había leones, pero no saben ustedes lo que olía a león. Apestaba”.

Pues eso, que al menos en las próximas semanas huela a pactito. Y mi voto para quien se lo trabaje.

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos en twitter @elmuroenred o dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook )

3 Comments

Filed under El Blog Cultural de Robert Muro, Gestión cultural, Políticas culturales

El voto cultural para quien se lo trabaje

decision-voto-cultural

Preguntas a mogollón para tomar la decisión, porque votar o no votar no es la única cuestión

Las elecciones municipales y autonómicas presentan un reto enorme a los ciudadanos si lo que desean es saber cuál es el programa de los candidatos en materia cultural. Todos los partidos atienden poco y mal ese frente. Todos los candidatos se despreocupan y muestran su incultura política al tener tan poquito en cuenta ese ámbito. La Cultura, que junto a la educación, son bienes inefables y constructivos de ciudadanía, son en estas fechas apenas rozados en los discursos principales de los candidatos.

Y sin embargo es en el marco local, cercano a la vida cotidiana de los ciudadanos, en el que podrían implementarse numerosas medidas, pequeñas sí, pero multiplicadoras. Ese tipo de medidas es el que debemos rastrear en los programas electorales de quienes demandan nuestro voto, para dárselo a quien se lo trabaje. Preguntemos y preguntémonos, pues.

¿Cuánta importancia dan en su programa a la participación de los ciudadanos en la gestión de la cultura, en la programación, en el funcionamiento de los grandes teatros y auditorios y de los pequeños centros culturales de barrio? ¿Alguno propone fórmulas concretas: consejos, asambleas, refrendos, votaciones, impulso del asociacionismo…? Si ni siquiera aparece esta cuestión, olvídate. Porque si ahora no proponen medidas concretas que articulen la participación de los vecinos o de sus asociaciones, ni de coña lo harán cuando tengan el poder.

¿Cuánta relevancia dan en su programa a la proximidad cultural, es decir, a la horizontalidad y a la descentralización cultural? ¿Hablan de grandes programaciones y grandes nombres y de los contenidos a aportar desde los espacios-escaparate, o prestan atención a los programas de continuidad, esos que debieran desarrollarse allí de modo estable, cerca de donde viven los ciudadanos?

¿Mencionan la palabra transparencia en la gestión de las instituciones culturales? Cuidado: si no va indisolublemente unida a medidas concretas, explícitas y cuantificables que la garanticen el uso del término es pura cosmética. ¿Establecen, pues, medidas concretas para garantizarla? Por ejemplo, consejos ciudadanos ante los que presentar y justificar los presupuestos, auditorías externas a las que someter la gestión económica, garantías de que los procesos de convocatorias, licitaciones, asignaciones serán públicos, o desarrollo explícito de esas normas de transparencia en las webs…

¿Dicen algo de cómo elegirán o designarán a los futuros responsables de los centros culturales públicos, grandes o pequeños? ¿Dicen si será en procesos abiertos al control ciudadano? ¿Menciona alguno la instauración del contrato programa que cualquier candidato a dirigir y gestionar un centro público debe presentar, suscribir y comprometerse a cumplir? Porque si ni mencionan estas cuestiones elementales, seguirán nombrando a los amigos o a los leales, no a los mejores ni a los más adecuados desde el punto de vista del servicio público cultural.

¿Hay alguna referencia a medidas de incentivación económica de la creatividad, o del consumo cultural? ¿O esas cuestiones las dejan a la política nacional y justifican su abandono en que no es competencia local? ¿Ningún candidato propone nada en esa dirección, salvo las ayudas a fondo perdido, herramienta por cierto antigua e inútil? Olvídate: ni siquiera han reflexionado sobre cómo hacerlo.

¿Propone alguno de los candidatos multiplicar los programas de residencias artísticas, es decir la acogida en los espacios culturales municipales compañías y grupos de creadores y jóvenes talento? Si es así es que piensan en cómo sacar el máximo jugo a los espacios culturales municipales y multiplicar su uso. Y si no…

¿Alguna referencia a que desde las instituciones que aspiran a gobernar harán cosas concretas a favor de que las expresiones culturales más débiles –la danza, el circo, la creación de vanguardia…- también llegarán a los ciudadanos? O eso se deja para Madrid, Barcelona y los centros dramáticos nacionales.

¿Hablan de privatización? Si lo hacen, ¿mencionan las palabras eficacia y eficiencia e incluso rentabilidad, y no mencionan ni un solo beneficio social asociado a los procesos de privatización propuestos? Olvídate, la conclusión es que lejos de desear una mejor gestión del servicio publico cultural para el ciudadano, lo que desean es ahorrar y reducir presupuesto cultural, aunque el servicio se resienta o desaparezca como tal.

En realidad, el escenario local es el laboratorio perfecto para establecer las políticas culturales de proximidad, que pueden y deben jugar un papel decisivo en el desarrollo de las vidas de los ciudadanos y en su desarrollo como tales.

Pero si los candidatos no se plantean en sus programas medidas relevantes en alguna de estas cuestiones, es que la cultura, en realidad, les preocupa muy poco. Nada.

Ya sabemos por experiencia, además, que ninguna política –cultural, de seguridad, de limpieza o de urbanismo…- se puede llevar a cabo sin los presupuestos adecuados para convertirla en realidad. Y si en los programas, discursos o en su práctica, si gobernaban anteriormente, los compromisos presupuestarios no aparecen, olvídate.

Saquemos las consecuencias, cada uno ha de hacerlo, sobre si las candidaturas y los candidatos por los que la cultura resbala como la lluvia sobre impermeable merecen el voto.

Y recuerda que digan lo que digan los programas, los candidatos, los partidos o los funcionarios de la cultura, los ciudadanos que de verdad queramos influir en el devenir de la política cultural –de la política en general- habremos de participar en su día a día, y esa labor es mucho más importante que la de depositar el voto una vez cada cuatro años.

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook)

3 Comments

Filed under Cultura, El Blog Cultural de Robert Muro, Políticas culturales

Privatizar: mirar el dedo o a dónde señala. A propósito de la Plataforma en Defensa de la Cultura

plataforma_dfeensa_cultura_elmuro

Ayer, 4 de noviembre, asistí en el Círculo de Bellas Artes a una asamblea convocada por numerosas asociaciones culturales contra la “privatización” del teatro Fernán Gómez y contra el 21% del IVA cultural. La Plataforma en Defensa de la Cultura.

Desde los viejos tiempos temo las asambleas porque de modo natural suelen tender a convertirse en escenario de emociones y manipulaciones y muy rara vez en espacio de reflexión para la toma de decisiones, que es para lo que supuestamente se convocan.

Asistí, primero interesado, luego perplejo, a numerosas intervenciones, ya emocionales, ya llamadoras a la “lucha”. Muchas con más enfado que argumentos. Las más con más entusiasmo que reflexión. Todas culpando a terceros y llamándose a andana de la más mínima responsabilidad en la actual situación. Sin algo de autocrítica y, más allá, sin que nos pongamos de acuerdo en el contenido y el sentido que damos a las palabras, sin que acordemos el marco en el que las gentes dedicadas profesionalmente a la cultura plantean sus quejas y reclamaciones, y sin que el norte de toda acción sean las necesidades ciudadanas, la vida de todo movimiento reivindicativo será inevitablemente corta. Y en el mejor de los casos de escaso calado y menor repercusión.

Y sin embargo la situación de profunda crisis social, económica y política, y la completa ausencia de estrategia cultural -en el gobierno y en cualquiera de los grupos políticos-, hace absolutamente perentorio generar pensamiento: definir hacia dónde queremos ir. Si me apuras, soñar el futuro para que sepamos los pasos que hay que dar para ir acercándonos a él.

Hoy, el reto de todo movimiento social o político preocupado por la cultura ha de ser llenar de contenido concreto el genérico mandato constitucional que da a las administraciones públicas la responsabilidad de promover la cultura. Una tarea pendiente desde hace treinta y cinco años. Lo cual exige abordar las grandes líneas de un política cultural que se precie: un pacto ciudadano y político por la cultura que le dé valor estratégico, la adecuada financiación pública y privada de la cultura, la transparencia en su funcionamiento y el establecimiento de fórmulas democráticas de acceso a la gestión pública, o la democratización cultural y el establecimiento de fórmulas de participación ciudadana, por mencionar algunas líneas maestras que hay que desarrollar.

Sin embargo los movimientos críticos suelen detenerse en los aspectos cosméticos, sin ir al fondo y al marco de la cuestión. Ver el arbusto que tenemos ante nuestra nariz y encelarnos en él.

En este sentido, el que parece ser el núcleo duro de las reivindicaciones tiene que ver con la privatización. Pero, ¿qué es eso de privatización? Definamos burda pero operativamente que es pasar algo que rigen manos públicas a manos privadas. Según la RAE, transferir una empresa o actividad pública al sector privado. Pero démosle algo más de profundidad, algún matiz más. En ese sentido siempre he dicho que se puede diferenciar entre  privatizar la propiedad, privatizar la gestión concreta o privatizar la función política. Primero, la propiedad de bienes o inmuebles culturales no está hoy en entredicho, ningún grupo político la plantea, aunque personalmente estoy seguro que hay propiedades públicas que podrían venderse para que dejasen de ser poco rentables socialmente y lesivas a lo público (o simplemente para recaudar fondos para necesidades superiores: ¿superiores a la cultura?: Sí, la vida, el empleo, la salud, la vivienda, la educación…). Segundo, se puede privatizar la gestión concreta, y eso es lo que se hace en muchos servicios cuyo funcionamiento es imposible que lo hagan funcionarios, ya por costes ya simplemente por operatividad (en este ámbito están la limpieza, autopistas, aeropuertos, e incluso aspectos de orden público, sin que nadie se rasgue por ello las vestiduras. Luego, claro, está el CÓMO se hace y A QUIÉN aprovecha). Y, tercero, se puede privatizar la función, es decir la política cultural, y que sean empresas privadas las que definan las necesidades ciudadanas en esta materia y decidan lo que hacer. ESTO ES LO VERDADERAMENTE GRAVE Y PELIGROSO. Y ES LO QUE SE ESTÁ HACIENDO. De matute, como dirían los castizos.

Porque, al ceder la gestión con criterios exclusivamente de ahorro o/y de rentabilidad económica, excluyendo la rentabilidad social y el control y evaluación de la gestión privada, de facto se está entregando la función de política cultural a los adjudicatarios de la gestión. Dos pájaros de un solo tiro. Seguramente los políticos que privatizan la gestión sin más criterio que la adjudicación al mejor postor, y las más de las veces en penumbra, ni siquiera son conscientes de que en realidad están renunciando a dirigir la política cultural de esos espacios cedidos a la gestión privada. ¡Tan poco saben de política cultural!

¿Puede evitarse? Sí, claro: imponiendo formatos transparentes y democráticos de contratación y adjudicación, en los que se fijen los criterios de política cultural que los adjudicatarios deben asumir. Sí, claro, imponiendo controles, auditorías y evaluaciones, que supervisen que la gestión está al servicio de la sociedad y de la política cultural marcada. (Controles que deberían llevar al levantamiento de la adjudicación si la gestión no responde a lo acordado). ¿Puede impedirse? Sí, claro, imponiendo limitaciones concretas desde las administraciones públicas a los niveles de beneficio a los que pueden aspirar los adjudicatarios. Limitaciones que se explican y justifican porque optan a gestionar un servicio público beneficioso para la sociedad.

El verdadero reto de los poderes públicos hoy no es abaratar costes en la gestión, eso lo hace cualquiera, aunque no sepa nada. El nuevo reto es establecer un papel superior de control a las administraciones públicas sobre la gestión privada de la cultura y otros servicios. El mundo del funcionariado, decimonónico y arcaico sin duda, deja paso en la actualidad y en el futuro a la mayor intervención de la sociedad civil -empresas incluidas- en su gestión. Pero las empresas han de ajustarse siempre al servicio de los intereses y necesidades de la sociedad fijados por las administraciones democráticamente elegidas. Por ello han de establecerse esos sistemas concretos de control y evaluación.

Hoy las instituciones, y los partidos, parecen incapaces de asumir sus nuevas tareas, imbuidos las más de las veces de un espíritu de recorte, corrupción y alergia a la transparencia. Son los ciudadanos más conscientes los que urgidos por la realidad del abandono cultural deben asumir esa tarea.

Necesitamos movimiento, alzar la voz, claro que sí. Pero necesitamos todavía más, señalar con el dedo la dirección hacia la que conducir el movimiento y la voz. Y cuidado, siempre hay quien se queda con su mirada fija en la punta del dedo.

(Si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “Me gusta” en nuestra página de Facebook)

1 Comment

Filed under Cultura, Gestión cultural, Opinión, Políticas culturales, Reflexión

¿Una buena idea, o un buen titular?

Este post es una mini reflexión veraniega en torno a un titular de ayer de El País, edición del País Vasco, que recoge una ¿propuesta? del alcalde Odón Elorza tras la celebración de las fiestas donostiarras. Inevitable decir que me encuentro aquí pasando unos días maravillosos de sol, mar, familia y fiestas. El titular reza así: “Elorza insta a una reflexión ciudadana para mejorar la Semana Grande.” Es magnífica la idea, de hecho debería aplicarse –no como idea sino como ejercicio práctico- para solicitar opinión a los ciudadanos sobre todas las fiestas. Qué digo sobre las fiestas, habría que aplicarla a toda la política municipal. Qué digo, en realidad habría que emplearla… sí, en toda la acción pública, que no debería ser sometida a consulta a escrutinio únicamente cada cuatro años. Los ciudadanos tienen, tenemos, mucho que decir del día a día a nuestros gestores. Algunos hasta puede que tengan propuestas de interés que ofrecer o compartir. Tan solo hay que bajar un poco a la calle, ofrecer espacios de participación y, lo más difícil, escuchar a otros. Tres cosas que configuran una compleja ginkana para la mayoría de los políticos. ¿Una buena idea, Odón, o un buen titular?

Leave a Comment

Filed under General, Gestión cultural, polémica