Tag Archives: PECAM

Diccionario-post de 2012

Cultura

Demasiadas palabras vacías para la cultura y para la vida nos ha dado este año malhadado. Entre ellas, alguna guapa.

21%: Nuevo impuesto que el Gobierno ha impuesto al consumo. Sabedor de lo poco importante que es para los rebosantes bolsillos de los ciudadanos, en cultura el incremento es de 14 puntos.

ABANDONO (de la Ley de Patrocinio): No se sabe el efecto sobre la cultura del dinero privado, pero se sabe que habían jurado acometer esa promesa en el año que acaba. Una más del gobierno que dice que a ellos que los registren y que qué van a hacer.

CONDE DUQUE: Lugar precioso y cuya reforma ha costado recientemente un platal, pero para el que sus responsables no encuentran uso. Las organizaciones culturales (que dicen que se les ocurren varios) se equivocan al pensar que ellas podrían hacerlo.

CONFERENCIA MARKETING: Una de las buenas noticias del año. Se volvió a celebrar en el Museo Lázaro Galdiano y agrupó a casi doscientas personas preocupadas ¡en estos tiempos! por cómo conocer y satisfacer mejor las necesidades de sus públicos.

ESPAÑA: País que contiene varias decenas de millones de ciudadanos que sufren sin rechistar apenas, que viajan en Metro mirando tristes al suelo y cuyos lideres se obstinan en convertirlo en un pueblo de bueyes. Miguel Hernández dixit.

EUROVEGAS: Trapacero invento inútil de la anterior presidente de la Comunidad de Madrid. Sobre la promesa de generar puestos de trabajo, los propietarios del suelo hacen suculentos negocios y se garantiza a sus gestores el incumplimiento de varias leyes y artículos constitucionales para asegurarles el negocio.

MARCA ESPAÑA: Término cuyos responsables son genéticamente incapaces de llenar de contenido. España es grande en el mundo y ellos se empeñan en jibarizarla por hacerla jugar en una liga que no es la suya. ¡Juguemos en la de la cultura y el ocio, el sol, un estilo de vida, el patrimonio, el idioma…!

PATROCINIO (cultural): Actividad que algunas empresas desarrollan en apoyo a la cultura y el arte, conscientes del valor que esas acciones aportan a su imagen ante la sociedad y antes sus clientes. Algunas de este año: las opuestas Coca-Cola y Mahou.

PECAM: Plan Estratégico Cultural del Ayuntamiento de Madrid, interesante proyecto cuya redacción está a punto de nacer y su desarrollo a punto de morir por falta de liquidez. (El anterior alcalde dejó en la caja kilos de telarañas)

PRIVATIZACIÓN (cultural): Corriente que cede sin reflexión los servicios públicos a empresas privadas, simplemente para que cuesten menos al erario, lo cual tiene dos consecuencias inevitables: una, enriquecer a los adjudicatarios; dos, empeorar bárbaramente la calidad del servicio cedido.

RECORTES: La cultura y el arte, pobrecillos, son los primeros de la lista en los recortes públicos (para lo que sirven), pero sanidad y educación le siguen muy de cerca. Más y más agujeros en el cinturón de los ciudadanos mientras el consumo de productos de lujo se incrementa escandalosamente.

SUPER GLUE: Sustancia empleada por muchos políticos y en general responsables públicos que es extremadamente útil si se extiende generosamente sobre la superficie de la silla o sillón e impide moverse sin él. Véase, Wert

WERT: Ministro de Cultura que hubiera hecho de perfecto malo  en una mala película del oeste. Sonríe mientras incendia relaciones, sonríe mientras recorta o sube impuestos, y mientras dice barbaridades, sonríe y sonríe mientras destruye cuanto toca. Cumple canónicamente la tercera Ley de la Estupidez humana enunciada por el maestro Carlo María Cipolla: “Hacer el mal sin obtener beneficio alguno a cambio”.

3 Comments

Filed under Cultura, General, Opinión, Reflexión

Mientras declaran la guerra, ¿quién se cree ahora el PECAM?

Traición a la cultura

Mientras el 26 de julio se presentaba con bombo y con platillo el Plan Estratégico Cultural del Ayuntamiento de Madrid, sus responsables ya habían decidido suspender toda la programación artística de música, teatro y danza en los distritos madrileños para el segundo semestre del año. La programación artística en los centros culturales, que acerca la cultura profesional y de calidad a la periferia urbana, y la democratiza, estaba compuesta aproximadamente por cerca de 120 actuaciones que afectaban a 43 compañías con un coste aproximado de 350.000,00 €.  A estas cifras hay que sumar las de la música.

La decisión unilateral de rescindir los acuerdos previamente suscritos con empresas y compañías, que se inscribe en el suicida Plan de Recortes que el gobierno central y los locales están acometiendo en loca carrera, multiplica las dificultades de supervivencia de la creación hasta lo insoportable, y hurta a los ciudadanos su derecho a la cultura y al arte. En Sopa de ganso, de los Hermanos Marx, se decía: “¡Es la guerra!”. Yo creo que simplemente es una declaración de guerra. Nada más y nada menos.

Escribí el post anterior sin conocer esta noticia, pues los responsables municipales aún habiéndola tomado ya, arteramente la ocultaron hasta después de presentar el PECAM. Pero en ese post alertaba hace una semana de que el mensaje de fondo había sido toda una loa al recorte, la “taquilla” y el neoprofesionalismo, y una renuncia a la política de proximidad.  Algunos políticos se sienten cómodos gestionando miseria, como si ese fuera su papel preferido.

La política consistente en más y más recortes, supuestamente orientada a reducir gastos, conduce inevitablemente a más paro, a menos consumo, a menos ingresos de las administraciones vía impuestos y, en consecuencia, a nuevos recortes en ciclos cada vez más cortos. Nuestros políticos no solamente son cobardes y mediocres, incapaces de liderar a una sociedad deseosa de enfrentarse unida a esta situación que no crearon; son, además –nuestros políticos-, desconocedores del axioma económico que dice que sin estímulos las políticas de recorte alargarán inevitablemente esta crisis salvaje y el sufrimiento enorme de millones de seres humanos inocentes.

El ayuntamiento de Madrid debe dar marcha atrás inmediatamente a la rescisión unilateral e ilegal de los acuerdos tomados con decenas de compañías y empresas artísticas. Si no lo hace, su credibilidad estará rozando el subcero a medio año apenas de su toma de posesión. Pero, además, se enfrentará a un sector harto, unido y que necesita y quiere vivir. Ya se sabe lo que ocurre cuando se empuja sin misericordia a la desesperación; tanto y a tantos.

2 Comments

Filed under artes escénicas, Audiencias, Cultura, General, Opinión, polémica, Políticas culturales