Tag Archives: sostenibilidad

Contar, hacer y propagar, tres tareas del arte ante el futuro (3)

Acordado que también el arte y la cultura pueden y deben aportar valor a los Objetivos de Desarrollo Sostenibles, entendiéndolos como un horizonte bueno al que orientar a la humanidad, ¿cuáles podrían ser sus tareas? O, por decirlo de otro modo, ¿qué pueden hacer el arte y la cultura a la sostenibilidad?

Yo creo que han de avanzar en tres direcciones en paralelo.

La primera, incorporar a sus contenidos creativos la preocupación, el problema del medio ambiente, la salud planetaria, y la responsabilidad en ella de la economía y las personas. Es decir, involucrarse artísticamente en los problemas y hacer de la belleza un medio para explicar, entender, transformar… La literatura, las artes plásticas, la música, las artes escénicas ya lo están comenzando a hacer, porque la mirada de sus creadores, humana al fin, no es ciega a la realidad. Ahí está el cine y el teatro que ha dado notables obras de arte que ayudan a entender y a cambiar; ahí esta la música de la que no me resisto a mencionar a Bebe y El Chojin, presentes este año en el Kit de supervivencia con dos hermosos temas. Contar, pues, es lo primero que debe hacer el arte: mirar al espejo, pero viendo más allá.

La segunda es hacer. Hacer es la demostración ética de que la preocupación por el futuro es cierta, no impostada. Las instituciones culturales públicas y privadas, las organizaciones creativas, las empresas, compañías, el sector cultural en su conjunto, debe implementar medidas de sostenibilidad en todas las fases y procesos de su acción. Las claves elementales de reutilizar, reciclar y reducir el consumo y la huella de carbono, deben ser incorporadas a las fases de producción y creación, de gestión y de encuentro del arte con los públicos. Los materiales empleados en las creaciones y su reciclaje (exposiciones, producciones escénicas y cinematográficas…), los recursos utilizados, la cantidad y la calidad de la energía consumida…, deben ser primero preocupaciones y luego ocupaciones concretas. 

Avanzar en crear protocolos asumidos por el conjunto del sector cultural es un reto que no debe demorarse, que hay que asumir ya, implicando a todos los agentes en el compromiso de reducir su huella de carbono, empezando por los que mayor rentabilidad obtienen de la actividad cultural.

La tercera dirección que deben emprender arte y cultura es la de propagar estas nuevas responsabilidades, que lo son también del conjunto de la sociedad. La cultura es percibida como una voz a la que escuchar, una voz con un cierto liderazgo que es bueno poner al servicio de esta -y otras- causas justas. Asociarnos a otros agentes para multiplicar el esfuerzo parece el mejor camino. En ese sentido debemos plantearnos el reto de la sostenibilidad en colaboración con empresas y marcas sensibles medioambientalmente y que desde posiciones sinceras opten por caminar con el arte para difundir sus mensajes. El IV Foro Cultura & Empresa que este año se dedica a la sostenibilidad puede ser una buena ocasión para explorar posibilidades concretas.

Es el comienzo de un camino difícil y apasionante, que va a plantear en paralelo un reto añadido poco  transitado, el de la ética.

2 Comments

Filed under Sin categoría

¿Son el arte y la cultura cosas de ricos? (2)

Blog Robert Muro

Hoy penetro un poco más en la relación de la cultura con la salud del planeta.

Una de los efectos que tiene una lectura detallada de los ODS y de sus metas es que la cultura y el arte son cosas de quienes tienen resuelto todo y pueden, por ello, preocuparse de cosas como la belleza, la música, la literatura… Cosas de pijos ricos.

¿Es eso cierto? Cuando se leen detenidamente las metas concretas de los ODS no queda otra que pensar que sí. Simplemente por incomparecencia. El arte, el teatro, la poesía…, no existen; y no aparecen porque en realidad son necesidades de estómagos satisfechos. Sin educación, sin alimento, sin salud, sin seguridad…, ¿se puede uno preocupar de otras cosas?

Pienso, sin embargo, que es un mal olvido de los ODS y que la cultura debería figurar entre los objetivos y las metas con papel destacado. Porque el ser humano debe abordar su propio desarrollo de un modo integral, incorporando a la dignidad de ser humano también el acceso al arte, su comprensión, su disfrute. Si algo debiera haber aprendido la humanidad de su desarrolla hasta aquí, es precisamente eso.

Nosotros, los que habitamos la parte “rica” tenemos también nuestras propias responsabilidades en el desarrollo del planeta, y en el cumplimiento de los ODS. ¿Cómo? Sencillo, cambiando lo que podamos en nuestro entorno inmediato. Cada país, cada institución, cada empresa, cada pequeño comercio; y sobre todo, cada persona, debe aportar algo concreto en la buena dirección. Y llevando el agua al molino que debo, los que apreciamos el arte debemos emplearlo al servicio de estas ideas y de estas prácticas reconfortantes con nuestro entorno. Bebe, poeta preciosa, lo dice en su Ska de la tierra: “La Tierra tiene fiebre, tiembla, llora,/ se duele del dolor más doloroso/ y es que piensa que ya no la quieren.”

El arte es la forma que ha ido empleando la humanidad para explicarse a sí misma cosas trascendentes, cosas que solamente se pueden expresar con y desde el arte. Quienes ante unos acordes de violín han sentido emociones profundas hasta la lágrima -es un ejemplo-, lo saben. Ya, ya sé que esto es una milonga para quien carece de lo elemental. Pero cada uno debe actuar sobre su medio. Y aquí, el arte y la cultura deben adquirir nuevos compromisos con el futuro, que hasta hace unos años eran simplemente impensables. Compromisos que se orientan a un nuevo horizonte, a un sueño: el de que algún día quienes no saben lo que es un violín, lloren de la felicidad apacible de conocerse un poco más a sí mismos.

Hacer consciente a la mayor parte de nuestros congéneres que hay cosas que solamente se pueden decir con el arte, y casi todas son bellas. Es nuestra tarea. 

Posibilitar a la mayoría de nuestros congéneres de ese disfrute. Que no tiene que ver con tener más o mejores cosas, sino con ofrecer, sentir y vivir más y mejores experiencias al alma.

Así que, ¿podemos hacer algo los pijos de este mundo, los pijos culturetas?

Sí. Contar la historia del mundo desde el arte. Contar el futuro del mundo con arte.

Contar, hacer y propagar: tres tareas del arte ante el futuro . Pero eso, mañana. 

4 Comments

Filed under Cultura, El Blog Cultural de Robert Muro, Opinión

A propósito de NESI. Ah, que no sabes qué es.

NESI-elmuro

El Foro Global NESI (New Economy Social Innovation) reúne a representantes y líderes de todo el mundo de los llamados Nuevos Movimientos Económicos.

Se celebró en Málaga la pasada semana y, movido por una insaciable curiosidad por lo que podrían ser señales de hacia dónde va el mundo, me inscribí. Lo cual quiere decir, que entre los casi setecientos asistentes, había al menos uno que no era líder en nada. Pero, eso sí, estuve muy atento y me fijé todo lo que pude. (Alguien podría haberme confundido con un búho, incluso.) A continuación van unas notas suaves de mi percepción sobre lo que allí pasó.

El primer golpe de vista a NESI te habla de una nutrida presencia de mujeres que aportaba una cierta alegría, colorido, energía y estilo inusuales en los encuentros de predominio masculino. Que en los descansos hubiera sesiones abiertas de baile y meditación también lo ilustra. (También había zonas de siesta, eh) Bien haría el mundo de la empresa en ceder más zonas de responsabilidad a las mujeres competentes, en vez de defender como gato panza arriba el confort de los chicos en todo aquello en lo que se juegue algo de poder, en sí tan masculino.

En lo que atañe al decorado, que tantas veces expresa algo mucho más profundo, era curioso ver el escenario, cuajado de plantas de tomates, cajas de naranjas y muebles provenientes del maravilloso mundo del palet. Esto, junto a la ausencia de trajes y corbatas, y la presencia de puestos de zumos en los que podías surtirte de plátanos, cítricos y kiwis, le daba al conjunto de NESI un familiar aire hippie y sesentayochero. La falta de prisas ayudaba. Nada es igual que entonces, claro.

Por lo que se refiere a los contenidos creo que lo más subrayable era el afán por identificar no tanto las razones como los males de las economías modernas, vale decir capitalismo, generador de diferencias radicales y de pobreza, y hacedor de males innúmeros al planeta. En su conjunto las intervenciones en el Foro abundaban en señalar los síntomas de la enfermedad social y económica contemporáneas, y muchas intervenciones ilustraban de proyectos o realidades de pequeño tamaño, pero iluminadoras como buenas linternas en noche de lobo. Por cierto que parte de esas luces lo eran por su componente ético: el móvil ético Fairphone, la banca ética de Triodos, Oxfam… El mismo componente –el ético- que salía a relucir cuando se señalaba la causa del fracaso de las organizaciones, relacionada con el sistema de gobernanza y la falta de conducta moral en las personas clave, en las cúpulas. Tessa Wernink, por ejemplo, ayudaba a encontrar diagnósticos cuando para explicar cómo habían llegado a su móvil sugería que nos hiciéramos la pregunta adecuada: ¿Qué y cómo debemos hacer para que el teléfono –o el televisor, los electrodomésticos y las máquinas en general…- dure al menos 25 años? Si lo que queremos es que sea más rápido, más guapo, más potente y que esté a la última…, el camino nos llevará aun lugar muy distinto. Y probablemente a un ciclo de vida ínfimo. Bauman dixit.

Términos como “colocracia” (democracia colaborativa), preguntas como “¿Porqué no emplear el talento creativo también en la economía y la sociedad?”, o afirmaciones como la de “Verdad (transparencia), belleza (sostenibilidad) y bondad (compromiso) son los rasgos esenciales de la empresa que es necesaria”, ilustran el enfoque, la perspectiva de NESI. Cuando al inicio de su conferencia Christian Felber, autor de “Dinero, de fin a medio”, se tiró acrobáticamente al suelo pegando su oído a la tierra, todos los allí presentes entendimos el mensaje que podía haber tardado en transmitirnos un buen rato de haber tratado de explicarlo con palabras. Entre los extremos en los que se mueve la economía mundial, que Felber enunció: proteccionismo a ultranza (que defiende a las economías desarrolladas) y libertad absoluta de comercio (que promueve el poder del mercado sin control), propuso el comercio ético, que ha de ser más libre y beneficioso en sus normas para aquellos que mejor y más respeten los derechos humanos, entendidos estos in extenso.

Por NESI pasaban temas como la economía de plata (silver economy), las construcciones sostenibles y resilientes, la soberanía alimentaria, la huella del carbono, la red de conciencia, y hasta para pedir, claramente a contrapié y fuera de cacho, el boicot a cierta gran empresa de Galicia cuyo propietario no está mal situado en la Lista Forbes. (Hasta los más suaves sacan la navaja si les mientas la tauromaquia…, o una multinacional de éxito.)

En el sustrato, de fondo común a la mayor parte de las intervenciones, habitaba en mi humilde opinión la búsqueda inicial, los primeros pasos de un largo camino todavía no maduro, aquel que se ocupa más de lo pequeño y de lo que puede cambiar, dejando el cambio grande para que sea efecto de la onda o la ola generada por lo mínimo. La palabra estrategia, con lo que tiene de mirar al futuro y construir un camino ad hoc a ese futuro, desde luego no parecía estar convocada. Es importante que cuando se trata de cambiar un mundo complejo seamos conscientes de que todos los que aportan al cambio, grosso modo, van en la misma dirección; y de que el camino ha de articularse, hacerse viable: no basta la diáspora de pequeños milagros. La revolución es posible. Lo que es más difícil es mantenerla. Y lo que hasta ahora no se ha logrado es preparar y realizar la transición adecuadamente y que garantice ese nuevo futuro, esa nueva economía.

Me extrañó no escuchar apenas nada del Cuarto Sector de la economía, que cada día reclama más peso y papel y el desarrollo de una regulación específica que lo promueva y normalice. Nada de que las leyes deben adecuarse –ni ninguna propuesta concreta- para crear un nuevo marco en el que este nuevo modelo de economía sea posible o crecedero. Las fórmulas que reciben nombres bellos e imprecisos como Economía del Bien Común, Colaborativa, Solidaria, Circular o términos como decrecimiento, empresas sociales, ciudades en transición… deben adquirir perfiles y precisión, y con ellas compromisos legales expansivos. Si no, avanzarán pequeñas cosas, pero difícilmente se harán grandes. También me extrañó la escasísima presencia de empresas medias y grandes: en estos lugares se aprende mucho del “hacia dónde”. Supongo que tendrían cosas más importantes.

En cualquier caso da gusto ver, escuchar, oler el cambio, aunque parezca pequeño. Frescos aires en un corrosivo entorno mundial de corrupción, egoísmo y dolor. Ah, traigo para terminar un breve texto de Eduardo Galeano, tan querido por el movimiento: “Son cosas chiquitas.
No acaban con la pobreza
no nos sacan del subdesarrollo,
no socializan los medios de producción
y de cambio, no expropian las cuevas de Alí Babá. Pero quizá desencadenen la alegría de hacer, y la traduzcan en actos. Y al fin y al cabo, actuar sobre la realidad
y cambiarla aunque sea un poquito,
es la única manera de probar
que la realidad es transformable.” Pues eso.

 

(si quieres recibir un aviso en el mail con cada nuevo post, puedes hacerlo escribiendo tu mail en donde pone “Suscríbete”, en la columna de la derecha. También puedes seguirnos dándole al “me gusta” en nuestra página de  facebook)

Leave a Comment

Filed under El Blog Cultural de Robert Muro, General, Opinión